Home / Audiología pediátrica  / ¿Cómo podemos evaluar la percepción del lenguaje que va desarrollando un niño ya adaptado?

¿Cómo podemos evaluar la percepción del lenguaje que va desarrollando un niño ya adaptado?

Por Leticia Gómez, audióloga de la Fundación Oír es Clave.

leticia-gomez-fundacion-oir-es-clave-GA

Nos siguen llegando muchas consultas referentes a la audiología infantil. La adaptación en niños es un tema apasionante, que interesa mucho a los profesionales del sector, por las peculiaridades que conlleva. Por eso, en este número queremos dedicar esta sección a las pruebas verbales en niños. Su realización es muy importante de cara a proporcionar la mejor adaptación posible, y para ayudar a la adquisición del lenguaje y al desarrollo cognitivo e intelectual de los más pequeños.

Consulta:

¿Cómo podemos evaluar la percepción del lenguaje que va desarrollando un niño ya adaptado?

Respuesta del experto

Al realizar una adaptación protésica en un niño, ya sea con audífonos o implantes, una vez hecha la verificación de la programación y llevando el niño de forma constante sus prótesis, toca evaluar su desempeño a través de pruebas en campo libre con cada prótesis por separado y en conjunto.
Antes de evaluar la percepción del lenguaje, comprobaremos el acceso que el niño está teniendo a los sonidos del lenguaje y del entorno hallando los umbrales. Para ello, en función de la edad y de su nivel de desarrollo, se realizará una audiometría utilizando preferentemente un estímulo diferente al tono puro, ya sea warble tone o fresh noise. Lo ideal es que los umbrales sean iguales o inferiores (mejores) a 30 dBHL a lo largo de todo el rango frecuencial. Unos resultados óptimos se situarían en lo que Madell llama “The Speech String Bean” (“la judía verde”) que estarían en la parte superior de la banana del lenguaje, teniendo así el niño un 90% de acceso a la información auditiva (Madell, J. 2015).

pure-tone-grafico-GA

Al verificar las prótesis (en este caso los audífonos) se comprueba si la programación le está dando acceso a los sonidos suaves, moderados y a los fuertes pero sin que le resulten molestos. Se analizan datos que se corresponden con lo que necesitamos en la vida diaria: oír conversaciones a nivel moderado (50 dBHL), a nivel suave (35 dBHL) y situaciones ruidosas (50 dBHL + 5 RSR).
A la hora de elegir las pruebas hay que considerar la edad cronológica y auditiva del niño, su nivel de lenguaje y su desarrollo cognitivo. En función de estos factores se elegirán diferentes estímulos pero siempre ajustándonos a su capacidad en función de lo que observemos y la información que obtengamos de la familia, el logopeda, el maestro y otras personas de su entorno. A la hora de presentar el material, va a ser más fácilmente audible para el niño una voz en directo que una grabación; responder a estímulos con formato cerrado frente a formato abierto; estímulos a una intensidad moderada frente a una intensidad susurrada o con ruido de fondo; con ambas prótesis a la vez frente a cada una por separado y en situación de ruido usando el micrófono remoto frente a la misma situación sin usarlo. Lo ideal sería que el niño llegara a solventar todas estas situaciones, si bien es el audiólogo el que decide cuándo aumentar la dificultad de las pruebas en cada caso.

entrevista-GA

Según indican Madell and Flexer (2013), en las pruebas verbales se comenzará presentando el estímulo a 50 dBHL. El resultado en las diferentes pruebas se consideraría según Madell (2017): entre el 90-100% excelente; entre el 80-89% bueno; entre el 70-79% regular y por debajo del 70% pobre. La misma autora (Madell, 2017) propone el siguiente protocolo:

• Si el resultado es inferior al 50% pasar una prueba más fácil.
• Si el resultado está entre el 50-75% se pasará también la prueba a 35 dBHL y 50 dBHL + 5 RSR.
• Si el resultado es superior al 75% pasar a la prueba más difícil a 50 dBHL.
• Si el resultado de la prueba más difícil está entre 50-75% hacerla a 35 dBHL y 50 dBHL + 5 RSR.
• Si el resultado en la prueba más difícil es inferior al 50% parar y bajar la dificultad de la prueba.

slider1

Cabe destacar que Madell no hace mención a pruebas específicas, si bien hay que tener en cuenta que en español contamos con menos material para evaluar la percepción del lenguaje que en inglés. Aun así, podemos encontrar pruebas verbales para evaluar a nuestros niños. A continuación, proporcionamos algunas orientaciones y referencias para la evaluación de niños desde los 0 meses hasta los 7 años aproximadamente:

• Umbral de detección verbal: a través del micrófono del audiómetro el audiólogo le habla al niño utilizando palabras, canciones… para detectar cuál es la mínima intensidad a la que reacciona al sonido bien sea por observación del comportamiento o con refuerzo visual.

• Detección de los seis sonidos de Ling: se observa su comportamiento o refuerzo visual cuando el audiólogo a través del micrófono del audiómetro pronuncia los seis sonidos aisladamente.

• Repetición de los seis sonidos de Ling: el niño ha de repetir los seis sonidos en el orden en el que los oye decir por el audiólogo. Si aún no puede repetirlos puede señalar imágenes que hagan referencia a cada fonema; lo cual requiere que el niño sepa previamente el sonido que se asocia a cada imagen.

• Reconocimiento de palabras cotidianas: con voz a través del micrófono del audiómetro, el audiólogo le habla al niño y éste debe señalar la palabra que escucha entre varias diferentes. En el “Protocolo para la valoración de la audición y el lenguaje, en lengua española, en un programa de implantes cocleares” (Huarte, A. et al, 1996), entre otras muchas pruebas, podemos encontrar el “Test de percepción temprana de la palabra” (ESP) en dos versiones para diferentes edades. También se pueden pasar listas cerradas de palabras cotidianas.

• Logoaudiometría infantil: se repiten listas infantiles fonéticamente equilibradas de 20 palabras cada una (Cárdenas y Marrero, 1994). El niño escucha una grabación de 20 palabras y se le explica que tiene que repetir lo que entienda. Es recomendable consultar los resultados con su terapeuta del lenguaje para saber qué errores han sido auditivos (fallo) y cuáles fonológicos (acierto).

• Reconocimiento de frases con y sin apoyo: se pueden realizar las pruebas propuestas en el Protocolo de la Clínica Universitaria de Navarra mencionado anteriormente. El niño tiene que repetir frases. Los resultados dependerán del número de palabras clave que repita de forma correcta en cada frase.

• Prueba de habla en ruido: se realiza con ambas prótesis a la vez. Algunos estudios demuestran que para conocer la funcionalidad auditiva en situación de ruido es mejor utilizar como enmascarador un ruido de habla competitivo en lugar de un estímulo uniforme (Lewis, D. 2016). Si por el nivel del lenguaje del niño aún no podemos pedirle que repita frases, podemos realizarle preguntas fáciles a través del micrófono del audiómetro con ruido hablante como enmascarador. Según estos resultados y tomando las anteriores sugerencias de Madell & Flexer (2013), podríamos considerar el cambiar la programación para situaciones de ruido (dependiendo de la edad del niño) y/o recomendar el uso de un micrófono remoto.

• Prueba de audiometría verbal en ruido PAVER: con ambas prótesis a la vez se repiten 18 frases en tres series en las que la RSR va variando entre 30 y -10 dB. En función de si el niño lleva audífonos o implantes, los resultados se pueden comparar con la media y, según los datos obtenidos, modificar o no la programación y/o recomendar el uso del micrófono remoto para los entornos acústicamente difíciles. El grupo de referencia es de niños y niñas de 7 años de edad.

Antes de terminar, nos gustaría hacer hincapié en la importancia de realizar estas pruebas y analizarlas para proporcionar la mejor adaptación posible (umbrales en “The Speech String Bean -La judía verde”), de cara a ayudar al niño en la adquisición del lenguaje, siendo éste una pieza fundamental para su desarrollo cognitivo e intelectual.

notebook

Bibliografia

– Madell, J (2015). The Speech String Bean. Recuperado de: http://hearinghealthmatters.org/hearingandkids/2015/the-speech-string-bean/.
– Madell, J. Flexer, C. (2013 ). Pediatric Audiology: Diagnosis, Technology, and Management. 2nd edition. Thieme Medical Publishers.
– Madell, J (2017). Percepción del habla. Buenos Aires. 1er Simposio Internacional IOM/AG BELL.
– Huarte, A y cols. (1996). Protocolo para la Valoración de la Audición y el Lenguaje en Lengua Española en un programa de Implantes Cocleares. Acta Otorrinolaringológica Española, volumen (47).
– Cárdenas, MR. Marrero, V. (1994). Cuadernos de Logoaudiometría. Guía de referencia rápida. Madrid: Universidad Nacional de Educación a Distancia. UNED.
– Marrero, V. Calvo, C. Maggio, M. (2015). Pruebas de Audiometría Verbal en Ruido [CD-ROM] PAVER PIP-UNED.
– Lewis, D. et al (2016). Effects of Noise on Speech Recognition and Listening Effort in Children With Normal Hearing and Children With Mild Bilateral or Unilateral Hearing Loss. JSLHR. Recuperado de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5345560/.

revistagacetaudio@gmail.com

Revista Gaceta Audio

Puntúa
SIN COMENTARIOS

COMENTAR ARTÍCULO

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies