Home / Consultorio profesional  / Los Audífonos sin prescripción

Los Audífonos sin prescripción

¿Una cuestión de precio?

audifonos-sin-prescripcion-medica-GA

Por Javier Santos, estudiante de doctorado en Vanderbilt University y editor de Auris Scientia.

Nos están empezando a llegar a Redacción algunas dudas que reflejan la preocupación creciente de que los audífonos empiecen a venderse sin necesidad de prescripción. Para aportar algo más de luz a esta cuestión, hemos querido hacernos eco de un interesante post publicado en el blog de divulgación Auris Scientia, que recoge una estupenda base científica.

Consulta

¿Audífonos sin prescripción, sí o no? ¿Su compra es sólo una cuestión de precio?

Los amplificadores personales y los audífonos sin prescripción son un enemigo temido en la industria de la corrección auditiva. No sólo eso sino que es tema de discusión sobre cuáles son los límites del autodiagnóstico y del autotratamiento de las personas con hipoacusia.

En Estados Unidos se acaba de aprobar que la Agencia Federal de Medicamentos (FDA) regule la inclusión de los amplificadores personales como una opción de tratamiento para hipoacusias leves y moderadas. Los amplificadores personales son mucho más económicos que los audífonos adaptados por un profesional, lo que permitiría a muchas personas acceder a productos de corrección auditiva.
Por otro lado, la falta de personalización y supervisión de un profesional podría hacer que el resultado de los amplificadores personales no sólo no fuera óptimo, sino que su uso podría llegar a ser perjudicia para el usuario.

En MarkeTrak VIII (Kochkin, 2012) se recopiló la opinión de 4.345 estadounidenses con pérdida de audición que no utilizaban audífonos sobre qué factores, de una lista de 53, facilitarían el que adquirieran audífonos en los siguientes cuatro años. Valoraron en una escala del 1 al 5 (significando 1 poco probable y 5 muy probable) los 53 factores. Los resultados indicaron que el que el coste de los audífonos estuviera cubierto al 100% por su aseguradora médica sería el factor que con mayor probabilidad haría que adquirieran audífonos en menos de cuatro años. Estos resultados se refuerzan cuando se compara el porcentaje de personas con discapacidad auditiva que adquieren audífonos en Estados Unidos (30,2% según Abrams y Kihm, 2015), con el de Inglaterra (40,4% según EuroTrak UK 2015), país en el que el 83% de los usuarios de audífonos encuestados en 2015 los habían adquirido sin coste a través del Sistema Nacional de Salud (EuroTrak UK 2015). Por lo tanto, pareciera ser que la compra de audífonos está influenciada por el coste de la adaptación.

Sin embargo, en la encuesta de Kochkin sólo la mitad de los encuestados con hipoacusia leve indicó que si los audífonos no tuvieran coste para ellos los compraría “con mucha probabilidad” (frente a un 66% de los encuestados con hipoacusia moderada-severa). Y sólo un 37% lo haría si los audífonos costaran 500 dólares o menos. Si el precio de los audífonos fuese el factor más importante, estos porcentajes deberían ser más altos. Lo cierto es que la percepción de la discapacidad auditiva es también un factor determinante para las personas con hipoacusia a la hora de decidir utilizar audífonos o no (Kochkin, 2009, 2012). La encuesta EuroTrak realizada en Italia en 2015 informó que solamente un 33% de las personas con hipoacusia no usuarias de audífonos indicaba no haberlos adquirido debido a su precio, a pesar de que en 2015 el 57% de los usuarios de audífonos de este país afirmó que habían recibido algún tipo de ayuda económica para costear sus audífonos (EuroTrak Italy, 2015). En cambio, el 58% de los no usuarios de audífonos afirmó no haberlos adquirido porque no los consideraba necesarios.

Según datos de 2011, Italia es el país de nuestro entorno más parecido a España en cuanto a ventas de audífonos anuales por cada mil habitantes (Godinho, 2015). Desconocemos las motivaciones para no adquirir audífonos en España y la accesibilidad a ayudas económicas en adultos, por lo que sería arriesgado inferir que el precio sea o no un factor determinante en nuestro país.

Es importante tener en cuenta estos datos para determinar cómo puede adaptarse el negocio de la corrección auditiva a la cada vez mayor oferta de productos de corrección auditiva que no requieren prescripción. Al analizar las motivaciones de las personas que no compran audífonos, no parece que la irrupción de opciones más económicas influencie en gran medida el mercado de la corrección auditiva. Aun así, ¿podrían los audiólogos aprovechar esta tecnología y motivaciones? La percepción clásica de los amplificadores personales es la de un audífono retroauricular, de aspecto obsoleto y con poca calidad de sonido. Es cierto que las opciones más económicas no ofrecen las prestaciones necesarias para rehabilitar la presbiacusia y que su tecnología no ha evolucionado en los últimos años (Zoe Yee &McPherson, 2015). Sin embargo, en el mercado existen también amplificadores personales cada vez más sofisticados que podrían ser de utilidad para muchas personas.

Los riesgos del autodiagnóstico y autocorrección auditiva son el exceso o la falta de amplificación debido a que los usuarios no sean capaces de realizar un diagnóstico adecuado y de elegir el amplificador correcto. Diversos estudios han puesto de manifiesto que los pacientes no son capaces de realizar un autodiagnóstico preciso, especialmente aquellos de mayor edad (Kim et al., 2017; Kiely, Gopinath, Mitchell, Browning, Anstey., 2012; Nondahl, Cruickshanks, Wiley, Tweed, Klein, Klein., 1998). Aquí es donde podría jugar un papel importante el audiólogo, y es que para reducir estos riesgos, los profesionales de la audición podrían asesorar a los usuarios sobre estos dispositivos proporcionando información básica sobre la discapacidad auditiva y las diferencias entre estos productos y los audífonos.

Ya existen en Estados Unidos clínicas que ofrecen amplificadores personales e incluso audífonos de gama básica pre-programados y sin servicios incluidos en el precio. Son precisamente estos servicios de ajuste, mantenimiento y seguimiento los que realmente incrementan el precio de los audífonos (Thomas. 2017). Esta puede ser una opción mucho más saludable y controlada mediante la que haya más personas que puedan acceder a productos de corrección auditiva. Un servicio eficaz de recomendación y administración de amplificadores personales o audífonos sin prescripción podría proporcionar acceso a ayudas auditivas a millones de adultos (Humes et al. 2017). Conocer la tecnología de estos equipos y asesorar sobre ella a las personas con hipoacusia puede ayudar tanto a las personas que no pueden permitirse un audífono como a aquellas personas que, por no reconocer su pérdida de audición, nunca adquirirían audífonos debido a su coste; y todo esto bajo la supervisión y el asesoramiento de un profesional.

REFERENCIAS

Abrams, H. B., & Kihm, J. (2015). An Introduction to MarkeTrak IX: A New Baseline for the Hearing Aid Market: MT9 Reveals Renewed Encouragement as Well as Obstacles for Consumers with Hearing Loss. The Hearing Review.

Chan, Z. Y., & Mcpherson, B. (2015). Over-the-Counter Hearing Aids: A Lost Decade for Change. BioMed Research International, 2015, 1-15.

EuroTrak Italy. (2015). EuroTrak Italy 2015. Obtenido a través de http://www.ehima.com/wp-content/uploads/2016/02/EuroTrak_2015_ITALY.pdf

EuroTrak United Kingdom. (2015). EuroTrak UK 2015. Obtenido a través de http://www.ehima.com/wp-content/uploads/2016/02/Euro-Trak_2015_UK.pdf

Godinho, L. (2015). What is the most efficient reimbursement scheme in Europe? Audio Infos.

Humes, L. E., Rogers, S. E., Quigley, T. M., Main, A. K., Kinney, D. L., & Herring, C. (2017). The Effects of Service-Delivery Model and Purchase
Price on Hearing-Aid Outcomes in Older Adults: A Randomized Double-Blind Placebo-Controlled Clinical Trial. American Journal of Audiology,
26(1), 53.

Kiely, K. M., Gopinath, B., Mitchell, P., Browning, C. J., & Anstey, K. J. (2011). Evaluating a Dichotomized Measure of Self-Reported Hearing Loss
Against Gold Standard Audiometry. Journal of Aging and Health, 24(3), 439-458.

Kim, S. Y., Kim, H., Kim, M., Park, B., Kim, J., & Choi, H. G. (2017). Discrepancy between self-assessed hearing status and measured audiometric
evaluation. Plos One, 12(8).

Kochkin, S. (2009). MarkeTrak VIII: 25-year trends in the hearing health market: hearing loss population now at 34.25 million Americans. The
Hearing Review.

Kochkin, S. (2012). MarkeTrak VIII: The Key Influencing Factors in Hearing Aid Purchase Intent: What Factors Would Most Likely Lead Non-
Adopters to Purchase Hearing Aids? The Hearing Review.

Nondahl, D. M., Cruickshanks, K. J., Wiley, T. L., Tweed, T. S., Klein, R., & Klein, B. E. (1998). Accuracy of Self-reported Hearing Loss. International
Journal of Audiology, 37(5), 295-301.

Thomas, K. P. (2017). Are Direct-to-Consumer Marketing and Over-the-Counter Sale of Hearing Aids Beneficial to Patients with Hearing Loss?
North Carolina Medical Journal.

revistagacetaudio@gmail.com

Revista Gaceta Audio

Puntúa
SIN COMENTARIOS

COMENTAR ARTÍCULO

Política de Confidencialidad y Uso de cookies

Aviso legal. Política de Privacidad y Seguridad. Para continuar es necesario ACEPTAR nuestra Política de Confidencialidad descrita en este AVISO, en vigor desde el 25/05/2018. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de Confidencialidad y cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies