Home / El experto  / Consejos para el cuidado del oído

Si hay otitis externa por el uso del audífono, suele ceder con gotas antibióticas locales.

Consejos para el cuidado del oído

Cuando se es usuario de audífonos conviene saber cómo debemos cuidar el oído. Si damos a nuestros pacientes algunos consejos básicos, podemos ayudarles a prevenir complicaciones. Si, además, los oídos han sido sometidos a alguna intervención, resulta de gran utilidad conocer qué soluciones podemos ofrecerle para evitar infecciones locales directamente relacionadas con los audífonos.

consejos-cuidados-de-oido2-GA

Los oídos no precisan un cuidado especial en general, ya que la piel es similar a la del resto del organismo y se renueva continuamente expulsando la cera o descamación hacia el exterior. Solo en aquellas personas en las que se acumulan los tapones de cera, es preciso realizar una limpieza periódica o usar tapones si no se tolera el agua.

En los más mayores,  las pieles pueden ser más secas o padecer alguna patología de tipo eccematosa o psoriasis, y precisan hidratación con aceites,  pomadas  o tratamientos locales con gotas para disminuir el prurito. Si se es portador de un audífono que actúa como cuerpo extraño en el conducto, estas pieles pueden no tolerarlos adecuadamente, independientemente de las alergias cutáneas, y precisar cuidados más seriados. Los tapones de cera además de la molestia física que producen, impiden la transmisión del sonido y en muchos casos simulan un aumento de hipoacusia o un mal funcionamiento de la prótesis acústica. Si hay otitis externa por el uso del audífono, suele ceder con gotas antibióticas locales. Es importante prestar especial atención en caso de padecer diabetes o algún tipo de inmunodeficiencia.

En los casos de oídos operados, dependerá del estado del tímpano. Si el conducto no ha sido alterado y el tímpano o neotímpano está íntegro, precisa los mismos cuidados que uno no operado. Si persiste una perforación timpánica, es preciso que haya una ventilación del conducto, ya sea a través de un canal de ventilación en el molde del audífono (venting) o usando una oliva que no ocluya completamente el conducto. Si esto no es así, pueden producirse infecciones locales directamente relacionadas con el uso del audífono. Si se toman estas medidas y, a pesar de ello, se siguen produciendo las otitis, deberá restringirse el uso continuado del audífono, realizar tratamientos locales prolongados, o plantearse la colocación de un implante de transmisión ósea o de oído medio, para mantener la estimulación auditiva.

Si la operación que se realizó es lo que llamamos una cavidad abierta (timpanoplastia, vaciamiento radical, etc.), se precisan aún más cuidados. En muchos casos dicha cavidad no permite que la calidad del sonido sea la adecuada para usar un audífono y las alternativas son las ya descritas. Pero en aquellos pacientes que sí los toleran, hay que mantener un mayor cuidado de estas cavidades, ya que fácilmente producen acúmulos de descamación que pueden llegar a ser auténticos colesteatomas de cavidad. Además de que la limpieza es más compleja por el acceso a una anatomía alterada, suele ser más molesta por estar más sensible.

Asimismo, el sistema del equilibrio está más expuesto y se pueden producir mareos al realizar la limpieza o el aspirado de las secreciones que, en ocasiones, aparecen bajo estos acúmulos epiteliales. En cualquier caso, estas suelen ser autolimitadas y ceden con fijación de la mirada, en unos segundos o pocos minutos.

En estos casos de secuelas otorreicas (perforaciones timpánicas), portadores de drenajes transtimpánicos, o cavidades de timpanoplastias abiertas, la limpieza debe ser cuidadosa y mediante otomicroscopia e instrumental adecuado. No se deben realizar nunca lavados de agua a presión, no solo por el riesgo de producir una infección, sino por los síntomas vestibulares, mareos, que se pueden producir.

En todos los casos, cuando se usan prótesis acústicas en los mayores, conviene hacer una revisión periódica con su otorrinolaringólogo, incluso sin padecer molestias, para mantener estos oídos en las mejores condiciones posibles.

Autor

alejandro-arguindey-autor-GA

ALEJANDRO HARGUINDEY
Otorrinolaringólogo
Director Médico de la Clínica de ORL y CCC de Madrid (IOM)
Coordinador del Servicio ORL del Grupo Hospitales HM Madrid.
Coordinador de los cursos de Cirugía Otológica y Disección del Hueso Temporal.

www.institutoorl-iom.com

revistagacetaudio@gmail.com

Revista Gaceta Audio

Puntúa
2 COMENTARIOS

COMENTAR ARTÍCULO

Política de Confidencialidad y Uso de cookies

Aviso legal. Política de Privacidad y Seguridad. Para continuar es necesario ACEPTAR nuestra Política de Confidencialidad descrita en este AVISO, en vigor desde el 25/05/2018. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de Confidencialidad y cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies