Home / El experto  / La ventilación en Audífonos

La ventilación en Audífonos

y su verificación

ventilacion-de-los-audifonos-GA

Si un paciente llega a nuestro gabinete con una prescripción médica de ventilación para sus audífonos, debemos ser conscientes de que esto modificará las características acústicas de la prótesis auditiva. El diámetro de la abertura realizada en el molde con este fin, puede oscilar entre 0,5 mm y 3,5 mm, y dependerá del perfil audiométrico del paciente, del material y del tamaño del molde. Cuanto mayor sea dicho diámetro, menor será la amplificación de frecuencias graves.

El venting en un audífono o molde es un conducto que permite el paso del aire desde la zona exterior del canal auditivo a la zona interna del conducto.
Esta ventilación en moldes, micromoldes, olivas y audífonos, es un factor que los audiólogos manejan constantemente en las adaptaciones, con tres posibles intenciones:

1. El paso, sin impedimentos, de las frecuencias graves cuando la audición es normal en dichas frecuencias.
2. El control de la sensación de oclusión.
3. La ventilación del CAE en pacientes que presentan patologías otológicas que así lo requieran, concediendo al venting un papel crítico para la «salud» del oído. Estas patologías pueden ser:
• Diferentes grados de perforaciones timpáncas.
• Historial de otitis externa recurrente.
• Infección.
• Colesteatoma.
• Irritación del CAE.

Los dos primeros usos del venting son críticos para los resultados de nuestra adaptación. Sin embargo, el tercer uso expuesto, el venting como medida necesaria para que el oído ventile en ciertas patologías otológicas, es decisivo para no producir o empeorar dichas patologías. En caso de no controlar correctamente este efecto de ventilación, podemos favorecer graves problemas de salud.
Los audiólogos, en este caso, deberán seguir de forma estricta la prescripción médica al respecto. Esta, normalmente, marca la necesidad de ventilación y, en ocasiones, también acota el número de horas que pueden ser utilizados los audífonos/moldes, aun con la ventilación prescrita.

Para comenzar, se deberán seleccionar los adaptadores apropiados o solicitar a los laboratorios la ventilación requerida en los moldes y audífonos a medida, de acuerdo con las indicaciones médicas. Sin embargo, será fundamental que, una vez seleccionado o recibido el molde/audífono, el audioprotesista verifique que con ese adaptador o venting, se produce en el oído el efecto de ventilación buscado.

Las características específicas de cada CAE pueden variar de forma significativa este efecto de ventilación, no siendo extraño encontrar conductos en los que los adaptadores abiertos producen mayor oclusión de la esperada o al contrario, conductos en los que con adaptadores de potencia, no se consigue la oclusión deseada.
Pero más allá de la experiencia del audioprotesista, que puede intuir qué está pasando en el conducto del paciente al probar uno u otro adaptador o con la información que le transmite el paciente, es imprescindible contar con una herramienta de verificación objetiva de este factor.

Serán las medidas REM las que nos permitirán dicha verificación. ¿Qué medidas nos proporcionarán esta información? Obtendremos una verificación objetiva del efecto de ventilación en el CAE de cada paciente con la medición de la REUR y de la REOR, y su comparación.

Recordemos qué se mide en cada una de estas pruebas:

REUR/REUG (Real Ear Unaided Response): es la medida de la resonancia natural del conducto de cada paciente. Para realizarla, se introduce la sonda en el oído del paciente y se presenta un estímulo específico a 65 dB (los protocolos de los diferentes sistemas de medidas REM lo traen definido por defecto). La medida nos indicará de qué manera el conducto amplifica o reduce la intensidad del sonido para cada frecuencia.

En la gráfica 1 y en la tabla 1 podemos analizar cuál es la resonancia natural promedio en el conducto de un adulto. Si observamos, la resonancia natural genera la máxima amplificación entre las frecuencias 1.5Khz-6Khz. En algunas frecuencias, el sonido llega a ser amplificado hasta 15 dB.

GRÁFICA 1 – Average real-ear unaided gain (REUG) also referred to as the free field-to-eardrum transformation.

grafica-1-GA

TABLA 1 – Average REUG Values in Adult Listerners for Key Frequencies

tabla-1-GA

REOG/REOR (Real Ear Occluded Response): es la respuesta en dB SPL, medida en el canal con el audífono puesto y apagado (ocluido). Para realizarla, se introduce la sonda en el oído del paciente, se inserta el audífono/molde/adaptador en el conducto apagado y se presenta de nuevo el mismo sonido, un estímulo específico a 65 dB. Esta medida nos permite analizar cómo el molde o el audífono modifican la REUR/G.

Antes explicábamos que el CAE produce una cambio en la intensidad de ciertas frecuencias, especialmente entre 1Khz y 6 Khz, aumentándolas hasta 15 dB. Cuando insertamos un molde/adaptador/audífono, estamos modificando la resonancia natural del conducto.

Por ello, comparando la REUR /G y la REOR/G tendremos una verificación objetiva del efecto de nuestra ventilación. ¿Cómo?

Observemos la gráfica 2:

GRÁFICA 2- Max. TMSPL 135

grafica-2-GA

1. La curva que alcanza mayor altura es la REUR del paciente. Se asemeja bastante a la REUR promedio que comentábamos hace unas líneas.

2. La curva inmediatamente inferior (Open Dome) corresponde a la REOR del mismo paciente utilizando para la adaptación un adaptador standard abierto. Al ser una adaptación ABIERTA, la REUR y la REOR apenas varían.

3. La siguiente curva (Closed Dome) corresponde a la REOR del mismo paciente utilizando para la adaptación un adaptador cerrado. En esta gráfica podemos observar que al ocluirse el conducto, la resonancia natural de este varía y su amplificación natural en las frecuencias 1Khz-6 Khz se reduce considerablemente.

4. La última curva (Power Dome) corresponde a la REOR del mismo paciente utilizando para la adaptación un adaptador Power. Vemos claramente la atenuación que se produce en frecuencias medias y altas ante la oclusión total del conducto.

Teniendo como referencia estas curvas, podemos observar que si una adaptación es abierta, la REUR/G y la REOR/G apenas varían. También vemos que según vamos ocluyendo el conducto la REOR/G va variando hasta perderse por completo la amplificación natural del conducto (gráficas 3 y 4).

De esta manera, el audioprotesista que realiza una adaptación en la que por prescripción médica el oído debe estar ventilado, tras seleccionar el adaptador/venting apropiado, tendrá una herramienta de verificación del efecto real de esa ventilación.

GRÁFICA 3 – REOR con adaptador cerrado.

grafica-3-GA

GRÁFICA 4 – REOR con adaptador abierto, la resonancia natural se conserva.

grafica-4-GA

Es indudable que, en muchos pacientes, esta ventilación comprometerá el resultado de la adaptación. De nuevo las medidas REM (en este caso la REAR) nos informarán de forma objetiva de la proporción de ganancia que estamos sacrificando por efecto de la ventilación  (gráfica 5). Esta información, así como la verificación con pruebas a campo libre y la valoración funcional, nos permitirá conocer si, a pesar de esa ventilación, el paciente está obteniendo el beneficio necesario para la comunicación.

GRÁFICA 5 – REAR a 65 dB de una adaptación con molde ventilado de 3mm.

grafica-5-GA

Si el resultado es correcto y la ganancia proporcionada por los audífonos permite el acceso a la información auditiva, el audioprotesista podrá dar por correcta la adaptación.

La gráfica 5 nos muestra la REAR a 65 dB de una adaptación con molde ventilado de 3mm. REUR/REOR verifican que nos encontramos ante una adaptación abierta. Sin embargo observamos la fuga de potencia en frecuencias graves que produce la abertura de dicha ventilación para conservar la integridad del CAE.

En el caso de que, debido a la ventilación, las pruebas REM (REAR) arrojen resultados lejos del objetivo y esta pérdida de ganancia se confirme con bajos resultados en las pruebas a campo libre y en la valoración funcional, el audioprotesista deberá informar al ORL de las limitaciones que encontrará el paciente en su vida. Con estos datos, el ORL podrá valorar si es posible otro tipo de corrección.

Si no fuera posible otra opción de corrección, será fundamental que el audioprotesista explique detenidamente al paciente el motivo de las limitaciones de la adaptación y las consecuencias. Conocer esta información ayudará al paciente a aceptar mejor el resultado «no óptimo» de la adaptación.

AUTORA

sonia-bajo-autor-GA

SONIA BAJO

Audióloga y audioprotesista

Audióloga y audioprotesista en RV ALFA MAD.

Diplomada en Logopedia, UCM.

Comunicadora en Lengua de Signos.

Habilitación Tinnitus & Hyperacusis Therapy.

Experta en Acúfenos e Hiperacusia y tto. TRT.

Audiología infantil y adaptaciones en 3ª Edad.

rvalfa.com

revistagacetaudio@gmail.com

Revista Gaceta Audio

Puntúa
SIN COMENTARIOS

COMENTAR ARTÍCULO

Política de Confidencialidad y Uso de cookies

Aviso legal. Política de Privacidad y Seguridad. Para continuar es necesario ACEPTAR nuestra Política de Confidencialidad descrita en este AVISO, en vigor desde el 25/05/2018. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de Confidencialidad y cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies