Home / El experto  / Los fundamentos de la direccionalidad

Los fundamentos de la direccionalidad

Tipos de micrófonos y patrones polares

fundamentos-de-la-direccionalidad-GA

Tipos de micrófonos y patrones polares
LOS FUNDAMENTOS DE LA DIRECCIONALIDAD
El avance técnico más revolucionario en los audífonos

El tema principal de nuestro “a fondo” este mes es bastante especial si tenemos en cuenta que versa sobre el principal objetivo que tienen los audífonos, que no es otro que nuestros pacientes entiendan y tengan una adecuada señal/ruido en cada momento y lugar. Una situación ideal que ya es posible gracias a la aparición de los sistemas de direccionalidad, que han revolucionado el mundo de la audición. ¡Vamos a conocer algo más de ellos!
Por Fernando Illán, director de Contenidos de GacetaAUDIO.

La direccionalidad es uno de los avances técnicos que más ha transformado la industria auditiva. Gracias a los avances en el procesamiento de la señal de los actuales audífonos, a la versatilidad de los micrófonos y a la incorporación de más de uno de ellos, nuestros pacientes tienen la posibilidad de elegir qué quieren escuchar y qué no; o incluso pueden dejar al audífono que él mismo elija la mejor configuración, según el entorno sonoro en el que se encuentren.
Una maravilla que pone en nuestras manos, como audiólogos-audioprotesistas, la posibilidad de ayudar a nuestros pacientes a conseguir el objetivo principal: que escuchen y oigan lo que necesitan y desean.

¿Y cómo es posible todo esto? Pues, como hemos dicho anteriormente, gracias a la unión de dos factores: la utilización de más de un micrófono y a los avances en el procesamiento del sonido en los audífonos actuales.
Para entender mejor el funcionamiento, vamos a desarrollar en este artículo algunos conceptos y a enlazarlos con nuestra profesión. Empezamos presentándoos los principales tipos de micrófonos y planteándoos los fundamentos de la direccionalidad. A partir de ahí, en las páginas siguientes los principales fabricantes de audífonos en España os presentarán sus propios avances en direccionalidad y su aplicación a sus correspondientes ayudas auditivas.

microfono-GA

Para comenzar vamos a definir qué es un micrófono y sus partes. La RAE nos da una definición muy sencilla y exacta. Un micrófono es un “aparato que transforma las ondas sonoras en corrientes eléctricas para su amplificación”.

En cuanto a su composición, las partes principales de la mayoría de los micrófonos son:

Diafragma: se puede considerar como la parte más sensible de los mismos, y consiste en una membrana que recibe las ondas de presión sonora para posteriormente transformarlas en impulsos eléctricos.

Transductor: es el dispositivo que se encarga de transformar las ondas sonoras en electricidad para que posteriormente el audífono pueda convertirlo en “ceros y unos” en su procesamiento digital. Es la pieza clave para distinguir los diferentes tipos de micrófonos según las características del propio transductor.

En este sentido, los principales tipos de micrófonos según su transductor serían:

Dinámicos: están compuestos por un diafragma, una bobina y un imán. Las variaciones del diafragma modifican la posición de la bobina dentro del campo magnético que genera el imán. Estas variaciones son las que generan la señal eléctrica.

De condensador: están formados por un diafragma y una placa con corriente eléctrica que juntos forman un condensador. Las variaciones del diafragma al recibir la presión sonora modifican el espacio entre ambas partes (diafragma y placa). Esta variación de espacio produce la señal eléctrica que posteriormente será transformada.

De cinta: son muy parecidos a los dinámicos, pero en vez de usar una bobina utilizan una fina cinta conductora de la electricidad colocada entre los polos de un imán; siendo las variaciones de esta cinta las que generan la señal eléctrica.

Ya hemos comentado que la direccionalidad en los audífonos es la prestación que más nos puede ayudar a que nuestros pacientes tengan el mejor entendimiento posible. Con dicha prestación somos capaces de personalizar todo aquello que el/los micrófono/s captan o descartan, modificando su ángulo de trabajo (patrones polares). Y con ello permitir que nuestros pacientes mantengan su nivel de entendimiento en los mejores niveles posibles, sin depender del entorno en el que se encuentren.

CARACTERÍSTICAS DE LOS PATRONES POLARES

Para conocer mejor cómo actúa la direccionalidad en los audífonos vamos a empezar definiendo qué son los patrones polares y sus características.
Un patrón polar de un micrófono sería la capacidad que tiene el mismo para captar los sonidos en función de la dirección de donde provengan. Y en función de esta capacidad, podemos diferenciarlos en:
• 
Omnidireccional: recoge el sonido de igual manera desde todas las direcciones (360º).
• 
Bidireccional: también llamado “en forma de ocho”. Procesa de igual manera los ruidos que provienen de delante como los de por detrás, rechazando los sonidos de los laterales al micrófono.
• 
Unidireccional: captura el sonido de una dirección concreta. Y según sea su patrón polar o sensibilidad para percibir mayor o menor sonido en una dirección o direcciones concretas podemos clasificarlos en cardioides, subcardioides, supercardiodes e hipercardioides.

Clasificación en función del patrón polar unidireccional 

Cardioide

SUPERcardioide

La única diferencia con los micrófonos subcardioides reside en que son capaces de eliminar más sonidos laterales (que principalmente son ruidos que molestan a la comprensión), ya que habitualmente estamos frente a la persona que nos está hablando. Como principal ventaja tiene que nos aísla del entorno sonoro no deseado, pero la desventaja sería que nuestros pacientes están sujetos a una posición concreta para tener un entendimiento óptimo.

Subcardioide

HIPERcardioide

Su característica principal es que son capaces de rechazar los sonidos laterales con mayor grado que los supercardioides pero captando mayor información posterior, incrementando las ventajas y desventajas del uso que tienen los micrófonos supercardioides.

Súpercardioide

cardioide

Es el más común. Se llama así por su representación gráfica que se asemeja a la forma de un corazón. Son micrófonos sensibles a los sonidos que vienen desde el frente y menos a aquellos que viene por detrás.

Hipercardioide

SUBcardioide

Son más direccionales que los micrófonos omnidireccionales pero menos que los cardioides. Tienen un poco menos de sensibilidad para captar los sonidos traseros que para los delanteros.

SU PROYECCIÓN EN EL GABINETE

Después de haber dado un breve repaso sobre los principales conceptos que influyen en la direccionalidad de los audífonos, sólo nos queda encontrar una utilidad a todo esto para poder proyectarlo en nuestra labor diaria, y en nuestra profesión. Y la verdad es que se nos abre un abanico con muchas opciones… Intentaremos, a continuación, resumir lo más significativo.
• 
Disponer de más de un micrófono
Los audífonos actuales tienen, si así lo deseamos, la posibilidad de colocar más de un micrófono. Esto nos permite conocer la localización del sonido con mayor exactitud debido al retardo que existe a la hora de captar los sonidos de un micrófono a otro (igual que hace nuestro cerebro al tener dos oídos); y con esta información actuar en consecuencia.
• Posibilidad de cambiar el patrón polar de los micrófonos
Los audífonos digitales actuales tienen la capacidad de modificar el patrón polar de los micrófonos a nuestro antojo e incluso de forma automática en función del entorno sonoro del paciente. Con esto conseguimos que, en milésimas de segundo, los audífonos procesen y descarten la información necesaria para que nuestros pacientes capten la mayor cantidad de información sonora posible a la hora de entender una conversación.
• Reducción de ruido
La palabra ruido tiene una connotación negativa y por eso nuestro afán en reducirlo lo máximo posible. Algo en lo que se ha avanzado muchísimo en la actualidad… Gracias a la direccionalidad podemos reducir muchísimo esta queja tan habitual de nuestros pacientes. Y hacerlo manejando las siguientes premisas: la intensidad del sonido y las frecuencias que lo componen. De esta manera, el audífono puede identificar si la fuente de sonido es ruido o no, reduciendo lo que mejor convenga según el entorno en el que se encuentre el paciente.
• Memoria de los audífonos
Los audífonos actuales son capaces de memorizar los entornos sonoros de nuestros pacientes y adelantarse a dichas situaciones modificando los patrones polares para mantener sus mejores condiciones de audición.
• Conectividad inalámbrica

Por último, y para finalizar este artículo, no queremos dejar de hablar de lo que está suponiendo la conectividad inalámbrica binaural entre audífonos. Algo que está llevando a esta prestación a límites inimaginables. Ahora los audífonos pueden transmitir información de un oído a otro y, de esta manera, podemos obtener mayor información del entorno sonoro de nuestros pacientes y actuar en consecuencia con una respuesta de milisegundos. Pero no sólo eso sino que nuestros pacientes pueden elegir de forma discreta, rápida y sencilla la manera en la que están más cómodos en cada una de sus situaciones sonoras.

Como siempre decimos, nuestra profesión está en constante movimiento y prueba de ello es la direccionalidad. Todo avance en tecnología y procesamiento de la señal se ve reflejado en las prestaciones de audífonos ya existentes, dándoles una vuelta de tuerca más. La pregunta sería: ¿dónde está el límite?

revistagacetaudio@gmail.com

Revista Gaceta Audio

Puntúa
SIN COMENTARIOS

COMENTAR ARTÍCULO

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies