Num. #55
Num. #54
Num. #53
Num. #52
Num. #51
Num. #50

Ver Gaceta Plus

El Artículo

A fondo

Pérdida auditiva, un problema global

La OMS ha puesto el foco en la urgencia de abordar la pérdida de audición a través de un informe que revela que en el mundo hay más de 430 millones de afectados y con unas previsiones de crecimiento alarmantes. Es el momento de aportar soluciones efectivas para revertir las cifras y disfrutar de una mejor calidad de vida en la Tercera Edad. En 2021, la Organización Mundial de la Salud publicó el informe «World Report on Hearing» 1. El informe se publica con el propósito de destacar ante los gobiernos la carga que, a nivel global, ocasiona la pérdida de audición, así como para fomentar la promoción de soluciones dirigidas a abordar eficazmente este problema. Sus objetivos se estructuran en cuatro áreas específicas: — Establecer la pérdida de audición a lo largo de la vida como una prioridad de salud pública entre los responsables políticos; — Llamar la atención sobre las soluciones existentes para prevenir y rehabilitar la pérdida de audición, así como sobre los desafíos que plantea su prestación y acceso;  — Documentar las pruebas científicas y las experiencias de los países sobre los enfoques para crear servicios integrados de atención auditiva y otorrinolaringológica centrados en las personas, prestados a través de los sistemas nacionales de salud;  El informe revela que alrededor de 430 millones de personas en todo el mundo viven con discapacidad auditiva, indicando que más del 60% de los casos se debe a causas prevenibles. — Formular recomendaciones y establecer objetivos que estimulen la adopción de medidas a nivel nacional para mejorar el acceso a la atención de los oídos y la audición, mediante la integración de un conjunto de medidas agrupadas bajo el acrónimo «HEARING», «ESCUCHAR» en español. El acrónimo «ESCUCHAR», se forma a partir de las siguientes premisas: • Enfermedades del oído: prevenirlas y tratarlas.  • Soluciones de comunicación para cada condición. • Comunidad empoderada y participativa.  • Uso racional de los dispositivos de audio y reducción del ruido. • CHequeo auditivo a lo largo de la vida.  • Acceso a las tecnologías.  • Rehabilitación. El informe revela que alrededor de 430 millones de personas en todo el mundo viven con discapacidad auditiva, indicando que más del 60% de los casos se debe a causas prevenibles, al encontrarse el origen en factores como infecciones, lesiones, exposición a ruido excesivo y enfermedades crónicas. Prevé, de acuerdo a las tendencias demográficas y de población, una prevalencia alta y creciente de la pérdida auditiva en todo el mundo a lo largo de la vida. Calcula que el número de personas con pérdida auditiva puede aumentar más de 1,5 veces durante las próximas tres décadas y que para 2050, más de 700 millones de personas experimentarán un nivel moderado o alto de pérdida auditiva. La Organización Mundial de la Salud, enfatiza la evolución del indicador AVD, «Años Vividos con Discapacidad», atribuible a la pérdida auditiva.  La pérdida de audición asociada con el envejecimiento se posicionó como la tercera causa más significativa de AVD a nivel mundial y la principal razón para los adultos mayores de 70 años. El criterio AVD es una medida utilizada en epidemiología y salud pública que cuantifica el número de años de vida saludable perdidos debido a la discapacidad. Se calcula multiplicando el número de personas afectadas por una discapacidad por la duración promedio de esta. Esta métrica ayuda a evaluar el impacto de la discapacidad en la carga de enfermedad de una población y a priorizar intervenciones de salud pública. Con relación a la discapacidad auditiva, el informe arroja luz sobre la severidad del problema: la pérdida de audición asociada con el envejecimiento se posicionó como la tercera causa más significativa de AVD a nivel mundial y la principal razón para los adultos mayores de 70 años. Como dato relevante, la Organización Mundial de la Salud (OMS) remarca la evolución de estas cifras: en 2019, el número global de años vividos con discapacidad atribuible a la pérdida auditiva era de 43,5 revelando un aumento del 73% desde 1990. El informe analiza el impacto de la pérdida auditiva en dos ámbitos: el personal y el económico, estrechamente relacionados. El impacto de la pérdida auditiva en una persona está determinado no solo por la gravedad y el perfil de la pérdida, sino también, en gran medida, por si la pérdida auditiva se aborda mediante intervenciones clínicas o de rehabilitación efectivas, y el grado en que el entorno responde a las necesidades de la persona. Si no se trata, tiene un impacto negativo en muchos aspectos de la vida: comunicación, desarrollo del lenguaje y el habla en los niños, cognición, educación, empleo, salud mental y relaciones interpersonales. La pérdida auditiva puede causar baja autoestima, a menudo se asocia con el estigma y puede afectar significativamente a las familias y a los compañeros de comunicación de las personas que viven con la afección.  Desde el plano económico, la OMS indica que, a nivel mundial, la pérdida de audición no tratada supone un coste anual de más de 980.000 millones de dólares. Analizado desde el plano económico, la OMS indica que, a nivel mundial, la pérdida de audición no tratada supone un coste anual de más de 980.000 millones de dólares. Esto incluye los costes relacionados con la atención sanitaria, la educación, las pérdidas de productividad y los gastos sociales. El propio informe analiza y promueve medidas para mitigarlos, mediante el uso de intervenciones eficaces en función de los costos. «La audición es un componente clave de la capacidad intrínseca humana; es el sentido en el que más se confía para comunicarse y relacionarse con los demás. Cualquier disminución de la capacidad auditiva en cualquier momento del curso de la vida, si no se aborda de manera oportuna, puede afectar negativamente al funcionamiento diario. […] la pérdida auditiva no tratada genera impacto negativo en las personas afectadas, sus familias y la sociedad en su conjunto.». En resumen, el «World Report on Hearing» destaca la necesidad urgente de acciones a nivel global para prevenir la pérdida de audición, mejorar el acceso a servicios de salud auditiva y promover la inclusión de las personas con discapacidad auditiva en la sociedad. En referencia a esto, en 2023 se publicó el estudio «Eurotrak 2023 Spain»2, elaborado por la ANA, en colaboración con EHIMA (Asociación Europea de Fabricantes de Audífonos). Es un estudio de satisfacción sobre los problemas auditivos, realizado en personas usuarias y no usuarias de audífonos. Estos datos extraídos de Eurotrak pueden ser correlacionados con el estudio de la OMS. En especial, en este artículo, se va a prestar especial atención a datos relevantes para nuestra responsabilidad como audiólogos. Eurotrak recoge la opinión de los usuarios sobre el impacto del uso de audífonos en aspectos como: — Relaciones en el hogar.  — Capacidad general para comunicarse de manera más efectiva en la mayoría de las situaciones.  — Capacidad para participar en actividades grupales.  — Sensación de seguridad.  — Vida social.  — Confianza en sí mismo.  — Sentido de independencia.  — Sentimientos sobre sí mismo.  — Salud mental/emocional.  — Relaciones en el trabajo.  — Habilidad mental.  — Éxito en el trabajo.  — Salud física. El 96% de los propietarios de audífonos indicaron que sus audífonos mejoran su calidad de vida al menos en algún momento. Los resultados señalan una mejora significativa en todas estas áreas de suma relevancia para la calidad de vida del individuo y su autonomía. El 96% de los propietarios de audífonos indicaron que sus audífonos mejoran su calidad de vida al menos en algún momento. Este hecho también impacta en la vida de las personas cercanas: la situación mejora cuando la persona con pérdida auditiva comienza a usar audífonos. Eurotrak también analiza los posibles ahorros de costes sociales debidos al uso de audífonos. El 96% de los propietarios de audífonos que trabajan, afirman que su competitividad laboral mejora con el uso de audífonos. Reconocen que los audífonos aumentan las posibilidades de conseguir un ascenso, obtener el trabajo adecuado y mejorar su salario. Con relación a la salud, el estudio indica que las personas con discapacidad auditiva que son usuarios de audífonos tienen menor riesgo de estar deprimidos, en comparación con los no usuarios. Además, los propietarios de audífonos se sienten menos agotados por la noche y su calidad de sueño también parece mejorar. En el estudio de la OMS se señala que la pérdida auditiva no tratada puede ser responsable de más del 8% de los casos de demencia entre los adultos mayores, con una contribución de riesgo potencial ligeramente mayor en los países de ingresos altos, aumentando significativamente el riesgo relativo de deterioro. Los aspectos adversos asociados a la hipoacusia no tratada son claros y son la causa de la elaboración del informe, abordándose de forma recurrente en estudios y publicaciones. Llama la atención por ello algunos aspectos reflejados en Eurotrak 2023 Spain. En España, solo el 39% de las personas con pérdida auditiva autodeclarada se adapta audífonos. Analizando el camino que siguen los pacientes hasta la adaptación, se observa que el 79% de las personas con hipoacusia acuden al médico de cabecera o al ORL para asesoramiento sobre el tema. ¿Qué ocurre tras estas consultas? Médicos de medicina general: — Derivan al 65% de los pacientes al ORL. — Derivan a un 25% de los pacientes a centros audiológicos. — Recomiendan a un 18% la adaptación de audífonos. — Recomiendan no hacer nada al 8% de los pacientes que acuden a su consulta buscando asesoramiento sobre el abordaje de su hipoacusia. ORL: — Derivan a un 39% a centros audiológicos. — Recomiendan la adaptación de audífonos a un 40% de los pacientes. — Recomiendan no hacer nada al 28% de los pacientes que acuden a su consulta buscando respuestas sobre el abordaje de su hipoacusia. En el estudio de Alonso et al. 20233 sobre «Factores de adherencia o rechazo al uso de audífonos», los autores destacan el papel de los médicos y profesionales de la salud en la promoción de la adherencia al uso de audífonos, describiéndola como crucial. «Los estudios han demostrado que una mejor adherencia se asocia con consultas médicas más frecuentes y un seguimiento más estrecho por parte de los profesionales sanitarios. Proporcionar información detallada y un seguimiento regular aumenta la motivación de los pacientes para buscar información, probar los dispositivos y, en última instancia, utilizarlos».  Abdellaoui et al. encontraron que un tercio de los pacientes con pérdida auditiva relacionada con la edad no completaron el seguimiento de su prescripción de audífonos con los servicios de otorrinolaringología, citando razones como limitaciones económicas o falta de motivación. Alonso et al. destacan que, a la hora de proporcionar recomendaciones, los médicos deben tener en cuenta la motivación de los pacientes, su entorno inmediato, su conocimiento sobre su discapacidad y sus ingresos, ya que estos factores influyen en su decisión, así como en sus criterios de elección de dispositivo y posteriores compras. Los otorrinolaringólogos desempeñan un papel muy importante, ya que prescriben el uso de audífonos y sirven como evaluadores iniciales. Si bien su papel puede ser limitado en el período de seguimiento, su participación es fundamental en el proceso de toma de decisiones de adquisición de un audífono. Kaplan-neeman et al. enfatizan la importancia de que los médicos informen a sus pacientes de que se puede lograr una mayor satisfacción con el dispositivo usándolo durante más horas cada día. En general, los profesionales de la salud, especialmente los otorrinolaringólogos, desempeñan un papel fundamental en la educación y el apoyo a los pacientes durante todo el proceso de adopción y uso de audífonos. Las consultas periódicas, la comunicación efectiva y el monitoreo continuo pueden contribuir a aumentar la adherencia y mejorar los resultados de los pacientes. De acuerdo a Eurotrak, los factores más relevantes en la decisión de adaptarse fueron la opinión del ORL o del médico de cabecera y el empeoramiento en su audición. Los audiólogos reconocemos la importancia de la opinión y la intervención del ORL en el proceso de toma de decisiones que viven los pacientes para abordar sus problemas auditivos siendo su prescripción, la motivación clave para comenzar el proceso.  El efecto negativo que conlleva el que, de las personas que consultan a los especialistas para que se les guíe en el abordaje de su discapacidad auditiva, el 8% de pacientes en medicina general y 28% en servicios ORL, no reciban la recomendación, necesitándola. De la misma manera, somos conscientes de los efectos desmotivadores que resultan de la falta de una prescripción clara cuando la pérdida puede ser tratada. Discursos como «si no te ves mal, puedes esperar», «mientras te manejes», desfavorecen la toma de decisiones y suelen generar que el paciente demore la intervención para solucionar su problema auditivo, con las consecuencias adversas a todos los niveles. Es por ello importante, entender el efecto negativo que conlleva el que, de las personas que consultan a los especialistas para que se les guíe en el abordaje de su discapacidad auditiva, el 8% de pacientes en medicina general y 28% en servicios ORL, no reciban la recomendación, necesitándola. Existen otros factores que retrasan la adaptación de audífonos (económicos, estigma, etc.). Al menos este, la falta de prescripción clara, es fácil de solucionar. Comparando la discapacidad auditiva con otras discapacidades, sería difícil entender que en la discapacidad visual o física se dejara al criterio del paciente sobre cómo se maneja la prescripción de soluciones o que el 28% de los pacientes recibieran la indicación de no hacer nada, pudiendo beneficiarse de estas. Poniendo el foco en la persona, sería deseable, habida cuenta de cómo la hipoacusia no tratada aumenta el criterio AVD, que esta situación nunca se diera y el paciente recibiera siempre la indicación más beneficiosa independientemente de factores como el estigma o los aspectos económicos. De acuerdo a los datos de Eurotrak, el 67% de los pacientes ya adaptados piensan que deberían haberse decidido antes, por lo que todos los especialistas debemos ayudar a que se tome la decisión en el momento adecuado. Referencias 1.www.who.int/health-topics/hearing-loss 2. EuroTrak-Spain_2023_Report.pdf (ehima.com) 3. Marcos-Alonso etal.«Factorsimpactingthe use orrejectionofhearingaids-a systematicreview and meta-analysis». J clinmed. 2023 jun 13;12(12):4030. Doi: 10.3390/jcm12124030. Pmid: 37373724; pmcid: pmc10299666. Sonia BajoAudióloga / Audioprotesista CV Autor Técnico Superior en Audiología Protésica.Diplomada en Logopedia.Habilitación Tinnitus & Hyperacusis Therapy MC.Experta en Acúfenos e Hiperacusia, tratamiento TRT, en RV Alfa Centros Auditivos.Docente en el Máster de Audiología Universidad Europea Miguel de Cervantes.

A fondo

Hiperacusia, tinnitus, misofonía y fonofobia (Primera parte)

La relación entre misofonía, tinnitus, hiperacusia y fonofobia no está completamente establecida, existen algunas conexiones y superposiciones entre estos trastornos auditivos como síntomas y características. Sin embargo, es importante destacar que son trastornos distintos. En raras ocasiones, se presentan individualmente, siendo lo más frecuente, encontrar en la clínica la aparición simultánea de varios de estos problemas a la vez. Hiperacusia El término hiperacusia se originó por primera vez en el trabajo de Henry B. Perlman en 1938. También es conocida (y confundida) como algiacusia o misofonía, aunque realmente no es lo mismo. El matiz que diferencia el término algiacusia de la hiperacusia es que la primera supone sentir dolor físico ante un sonido de determinada intensidad, por lo que sería más un síntoma de la hiperacusia. La hiperacusia también debemos diferenciarla de fonofobia, que es un término en la esfera de la psicología que se define como una aversión fóbica a «ciertos sonidos concretos», que aparece incluso cuando estos presentan una intensidad moderada, ya que la molestia depende del tipo de sonido y no tanto de la intensidad como en la hiperacusia. En algunos pacientes coexisten ambas entidades simultáneamente. El matiz que diferencia la algiacusia de la hiperacusia es que la primera supone sentir dolor físico ante un sonido de determinada intensidad, por lo que sería más un síntoma de la hiperacusia. En la actualidad el concepto de hiperacusia engloba varios síntomas relacionados con la molestia ante el sonido, pero su sintomatología es diferente. La definición más utilizada para la hiperacusia es la siguiente: trastorno auditivo que consiste en la hipersensibilidad a los ruidos o sonidos moderadamente intensos (Jiménez, 2008). Las frecuencias afectadas y el nivel de tolerancia a la intensidad del sonido varían según cada persona. Quienes la padecen reaccionan de forma negativa a sonidos que otros individuos no identifican como irritantes o ni siquiera los consideran molestos. Mientras una persona sin problemas de hiperacusia tiene un umbral de disconfort auditivo (UCL) de 120 dB, un sujeto con hiperacusia se encuentra por debajo de los 100 dB. La percepción de la molestia se relaciona más con el sistema límbico y las emociones que con problemas concretos del sistema auditivo (Domínguez et al., 2009). Etiología Numerosas patologías de origen periférico han sido relacionadas con la hipersensibilidad al sonido según los mecanismos que la generan. Los mecanismos fisiopatológicos implicados en la hiperacusia abarcan alteraciones en la amplificación y la regulación de las células ciliadas externas cocleares o bien se extienden hacia desórdenes en el procesamiento central del sonido, implicando niveles subcorticales. El sistema límbico y el sistema nervioso se estimulan únicamente de forma secundaria, justificándose así la reacción psicoemocional de la hiperacusia. Contrariamente la fonofobia muestra una actividad neural sonora normal en la vía auditiva, con una reacción intensa anormal del sistema límbico y el autónomo (Domínguez et al., 2009). Causas estudiadas y aceptadas en el caso de la hiperacusia relacionadas con patología del Sistema Nervioso Central (SNC) son: migraña, depresión, síndrome de estrés postraumático, traumatismo craneoencefálico, enfermedad de Lyme, síndrome de Williams, síndrome de dependencia de benzodiacepinas, síndrome de fatiga crónica postviral, disfunción de serotonina, síndrome de Tay-Sachs (gangliosidosis), esclerosis múltiple y síndrome de hipertensión intracraneal benigna. Otros autores también se han referido a enfermedades asociadas o subyacentes, entre las cuales mencionan las de origen endocrino, infeccioso, producto de medicación, por deficiencia de minerales/vitaminas o genético/congénito (Herráiz et al., 2006). Respecto a las infecciones destacan la enfermedad de Lyme, neurosífilis, fiebre tifoidea y las alteraciones producto de medicación que involucran intoxicación aguda por fenitoína, por abstinencia a antidepresivos y por benzodiacepinas. Dentro de la deficiencia de minerales o vitaminas se ha descrito el magnesio y la piridoxina, mientras que las causas genéticas o congénitas abarcan el síndrome de Williams, síndrome de Cri Du Chat, síndrome de Cogan, síndrome de Fanconi, espina bífida o enfermedad de Tay-Sachs, entre otros.  En el caso de personas con audición normal que presentan hiperacusia, se propone como posible factor causal un defecto en el sistema eferente olivococlear medial, que impide una correcta regulación de la ganancia de amplificación coclear. La hiperacusia podría estar dada por una alteración en la capacidad de modular la ganancia central. Otra causa en casos de audición normal (para frecuencias de 125 a 8000 Hz) es que se puede obtener valores normales en estas frecuencias, pero no ser lo ordinario para altas frecuencias (más allá de 8000 Hz), indicando una alteración y modificación de los procesos auditivos, lo que puede generar la hiperacusia.  Cualquier tipo de pérdida auditiva neurosensorial puede causar hiperacusia que persista en el tiempo, dado que las alteraciones en la amplificación y regulación de las células ciliadas externas pueden provocar un aumento de la señal auditiva. Un sonido de moderada intensidad sería amplificado en exceso por la motilidad de las células ciliadas externas (CCE) que sobre estimularía la acción de las CCI provocando una molestia auditiva.  En el caso de personas con audición normal que presentan hiperacusia se especula como posible causa un defecto en el sistema eferente olivococlear medial que impide una correcta regulación de la ganancia de amplificación coclear. La hiperacusia también podría ser una disfunción de la plasticidad del cerebro tras una pérdida auditiva periférica: a medida que aumenta un estímulo, la actividad de las fibras nerviosas individuales y el número de fibras nerviosas de activación se incrementan también, por lo que ocurre lo mismo con la percepción de sonoridad. A veces, las neuronas corticales que reciben el aporte de fibras nerviosas de frecuencia específica son ocupadas tras un daño auditivo por las regiones vecinas del cerebro, lo que provoca una mayor actividad en esa área. Como consecuencia, se produce un aumento en la percepción del estímulo sonoro, lo que podría explicar el «control anormal de ganancia del sonido» que se traduce en hiperacusia.  Se han descrito también mecanismos que generan hiperacusia cuya clave estaría en el papel regulador del sistema eferente, sin una implicación de movimientos de las CCE ni otra lesión en el sistema auditivo periférico. Una alteración en este sistema haría que la función inhibitoria del sonido se realizara incorrectamente.  Por último, existen pacientes que no pueden incluirse en ningún grupo anteriormente mencionado ya que no hay una causa justificada para la hiperacusia. Presentan molestias reales, con sensaciones desagradables y, en muchos casos, modifican su vida social, laboral y personal para evitar la exposición a sonidos molestos o incómodos . En estos pacientes se produce una activación errónea del sistema límbico que a su vez activa otras regiones del cerebro involucradas en la percepción subjetiva del sonido. Estos casos son los que generan la mayor parte de las consultas sobre la hiperacusia (Angulo et al., 2018). Valoración clínica Muchas patologías auditivas provocan síntomas parecidos a la hiperacusia por lo que se debe realizar un diagnóstico diferencial antes de iniciar su tratamiento. El síndrome del tensor del tímpano o el síndrome otomandibular pueden producir además la sensación de ocupación, presión en el oído, cierto grado de distorsión sonoro e hiperacusia. Diferenciamos entre Tinnitus subjetivos, solo escuchados por la propia persona, que suelen estar asociados a algún tipo de hipoacusia; y los Tinnitus objetivos o somatosonidos, que son producidos por el organismo y conducidos hasta el oído. La evaluación médica inicial, por tanto, no se diferencia de la exploración otológica habitual. Realizar una anamnesis más exhaustiva que la simplemente limitada a la patología otorrinolaringológica, puede ayudar a detectar otras enfermedades generales que afecten a la musculatura, reumatológicas o endocrinológicas, involucradas en la etiología de la hiperacusia. Este punto es importante porque en el apartado anterior se ha podido ver cómo la hiperacusia está clínicamente asociada a múltiples etiologías. Tinnitus El término se utiliza para describir cualquier tipo de sonido o fenómeno perceptivo que nazca en los oídos o cabeza y que son audibles solo por la persona afectada, sin existencia de un sonido con fuente sonora externa. Es una actividad eléctrica aberrante dentro del sistema auditivo central (Henry et al., 2008). El tinnitus puede tener diferentes características e intensidad dependiendo del caso.  — Tinnitus subjetivos (solo es escuchado por la propia persona). No es atribuible a otoemisiones cocleares espontáneas o provocadas. En la mayoría de los casos están asociados a algún tipo de hipoacusia y, por tanto, su origen sería una disfunción en el sistema auditivo, pero también aparecen en pacientes con audición normal. No obstante, lo que se considera audición normal acorde a los resultados de una audiometría clásica, puede presentar claros indicios de alteración si se realiza una audiometría de alta frecuencia (Herráiz et al., 2002). — Tinnitus objetivos o somatosonidos son producidos por el organismo y conducidos hasta el oído. Son sonidos que escucha el propio paciente, pero en algunos casos pueden ser percibidos incluso desde el exterior (usando un estetoscopio cerca de la oreja, la cabeza o el cuello de la persona), aunque en condiciones normales no deberían escucharse. Los más comunes de este tipo de tinnitus son los pulsátiles circulatorios, los mioclonos de la musculatura palatina o peritubárica y los ruidos articulatorios. En ocasiones, se pueden presentar pacientes en la clínica indicando que oyen sonidos del exterior que nadie más puede escuchar. Los identifican como sonidos fácilmente perceptibles y con una fuerte convicción de que estos (que pueden ser música o voces) existen, pero que cuando se lo cuentan a la persona que en ese momento se encuentra junto a ellos no les confirman la misma experiencia. Este hecho se llama alucinaciones auditivas y pertenece a la rama de la psiquiatría (Bentall, 2014). Etiología La principal similitud de base entre hiperacusia y tinnitus es que ambas patologías tienen un componente común que es la existencia de una alteración o daño en el sistema auditivo, lo cual genera una actividad neural anormal, siendo esto la principal diferencia con la misofonía y la fonofobia (Baguley et al., 2016).  El tinnitus puede ser producido por: golpes, taponamiento de los oídos, enfermedades y situaciones de estrés. La causa más directa del tinnitus temporal es la exposición a sonidos fuertes en un tiempo determinado, transformándose en tinnitus persistente al cual concedemos mayor consideración en este trabajo por la afectación en la salud del paciente cuando este no cesa (Jastreboff et al., 2001).  La mayoría suele tolerar bien el tinnitus, y solo para un 1 o 2% de la población supone un problema significativo, pudiendo llegar a ser tan fuerte que el paciente es incapaz de oír una conversación normal.  El acúfeno está causado por la vibración de los tejidos que rodean al oído o por errores en el sistema auditivo. A veces, es atribuible a anomalías vasculares como presión alta en la cabeza y cuello, obesidad, diabetes, problemas de tiroides, o a contracciones musculares en los músculos del oído medio o en los que rodean a la mandíbula como la articulación temporomandibular (ATM), e incluso los problemas de bruxismo pueden agudizar el tinnitus (Bruxner, 2016). Algunos acúfenos se deben a señales generadas, en ausencia de ruidos, en los nervios implicados en el sistema auditivo. Afectan a personas de cualquier edad y, por lo general, suelen ser permanentes. Los acúfenos suelen ir acompañados de sordera (incluido en niños con pérdida severa de audición), pero también aparecen en personas con una audición normal. También puede presentarse como trastorno neurosensorial (percepción distorsionada de las señales sonoras). La principal similitud de base entre hiperacusia y tinnitus es que ambas patologías tienen un componente común que es la existencia de una alteración o daño en el sistema auditivo. Algunas veces, una alergia o anemia también puede estar implicada en el problema del tinnitus. Un golpe o lesión en la cabeza (como un traumatismo craneoencefálico -TCE-, o traumatismo encéfalo craneano -TEC- o embolia encefalocraneal -EEC-) puede generar, a personas sanas que no tienen ninguna percepción de tinnitus, el inicio de la generación de este. En el caso de los acúfenos subjetivos pueden percibirse en uno o en ambos oídos, en la cabeza o de manera incierta. Aunque la lesión se localice en el sistema auditivo periférico o en algún punto de la vida auditiva, la percepción es siempre central (Peña, 2008). En raras ocasiones, el tinnitus es signo de un problema serio, como un tumor o un aneurisma. Según Møller y colaboradores (2011), hay evidencia de que la pérdida auditiva en 4000 Hz (llamado escotoma en 4000), se asocia con una mayor probabilidad de tener acúfenos.  Señalando el efecto adverso de los medicamentos sobre el tinnitus, estudios recientes indican que el uso de medicamentos que contienen quinina o quinidina puede aumentar la sintomatología de estos. Los antibióticos en general, el ácido acetilsalicílico (aspirina) u otros fármacos, también pueden causar ruidos en los oídos. El consumo de alcohol, cafeína o el tabaquismo puede empeorar el tinnitus si la persona ya lo padece. Recientemente se ha descubierto que el acúfeno es causado por varias partes del cerebro y no solo por aquellas que se encargan de la audición (Zeng, 2013). Por último, simplemente la edad avanzada del paciente, puede ser la causa principal de la existencia del tinnitus. Evaluación clínica Al igual que en la hiperacusia, realizar una anamnesis más exhaustiva puede ayudar a detectar otras enfermedades involucradas en la etiología del tinnitus. Destacar que la acufenometría es una técnica de valoración y medida objetiva del acúfeno cuya relevancia de la información obtenida varía en función del tratamiento que se implemente (Herráiz et al., 2002). La fonofobia es una forma específica de la misofonía que se produce por el pensamiento irracional de miedo a los sonidos y a los daños que estos pueden provocar en el sistema auditivo. Fonofobia Fonofobia, ligirofobia, acustifobia (akou oír y phobos miedo) o acusticofobia es un miedo intenso e incontrolable a ruidos como gritos, disparos, truenos, silbidos, obras o llantos. Estos sonidos no tienen que ser necesariamente fuertes. Basta con que la persona alcance a oírlos para que se produzca una reacción de desagrado desproporcionada en el sujeto con este trastorno mental. La fonofobia es una forma específica de la misofonía que se produce concretamente por el pensamiento irracional del miedo a los sonidos y los daños que estos pueden provocar en el sistema auditivo, como aumentar los tinnitus si existen y/o causar dolor físico (algiacusia). Los síntomas de la fonofobia son subjetivos, es decir, que dependen solo de las sensaciones de cada paciente. Suele suceder que estos síntomas persisten incluso después de que la persona se haya alejado del sonido que le presenta el malestar, debido a que el recuerdo de dicho ruido permanece en la memoria del sujeto durante algunos minutos (American Psychiatric Association, 2013). La fonofobia se engloba en la esfera psicológica (es un trastorno neurológico), ya que la molestia dependerá de las experiencias previas del paciente con dicho sonido (normalmente experiencias negativas), el contexto del mismo o el propio perfil psicológico del paciente. Etiología Es importante no confundir la fonofobia y la hiperacusia. La principal diferencia para tener claro ante qué patología estamos es que la fonofobia no es un trastorno, sino que comparte ciertos síntomas con otros desórdenes de ansiedad, mientras que la hiperacusia sí que tiene claros indicios de que es un trastorno auditivo (es una amplificación anormal de la actividad neural evocada por el sonido en la vía auditiva, que sufre una activación secundaria del sistema límbico y vegetativo). No hay alguna explicación certera de por qué algunos sujetos presentan este trastorno. Está relacionado con una hipersensibilidad en las vías auditivas, pero lo complejo del asunto radica en que los sonidos que provocan el malestar son asociados a emociones negativas. Una experiencia negativa que haya tenido la persona en el pasado (trauma) podría generar la fonofobia. Al asociar un sonido específico con el suceso traumático del pasado, ocurre el malestar. En este caso la patología primaria sería el trastorno de estrés postraumático, que estaría ocasionando los síntomas de la fonofobia como enfermedad de fondo (comorbilidad) (Ferreira et al., 2013). Sin embargo, no siempre sucede así. Existen casos donde la fonofobia no está asociada a ningún trauma conocido y la relación del sonido con las emociones negativas es irracional. Se podría confirmar que sufrir hiperacusia o tinnitus puede desencadenar a su vez misofonía o fonofobia, lo cual dependerá del grado de afectación psicológico que le genere la propia hiperacusia o el tinnitus (Fassbinder et al., 2018). La fonofobia está relacionada con una hipersensibilidad de las vías auditivas, pero lo llamativo es que los sonidos que provocan el malestar son asociados a emociones negativas. Valoración Clínica El procedimiento de valoración clínica para la fonofobia sería similar al caso de la misofonía realizando una buena anamnesis del caso, con un estudio multidisciplinar y teniendo en cuenta que la fonofobia es una forma específica de la misofonía que se produce concretamente por el pensamiento irracional del miedo a los sonidos y los daños que estos pueden provocar en el sistema auditivo (Angulo et al., 2018). Guillermo EscuderoAudiólogo / Audioprotesista CV Autor Director técnico en Centro Auditivo Picarral.Técnico superior en Audiología Protésica.Máster en Audiología Clínica y Terapia de la Audición. Escuela de formación Superior SAERA (Castellón)

A fondo

El sistema vestibular, el gran ignorado

Según recientes estudios, el sistema vestibular tendría más relevancia de la que se le ha concedido hasta la fecha. Sabemos que es el encargado de regular el equilibrio y el movimiento, pero las últimas investigaciones han identificado una red vestibular cortical mucho más extensa que podría tener una influencia directa sobre las funciones neurocognitivas. El sistema vestibular se compone de los órganos vestibulares periféricos en el oído interno y extensas proyecciones asociadas del sistema nervioso central. Su formación comienza aproximadamente en la tercera semana de gestación y se diferencia hacia la quinta semana, cuando se desarrollan utrículo, sáculo y canales semicirculares. El sistema empieza a funcionar antes del nacimiento, ya que durante el desarrollo fetal se han registrado respuestas a cambios de orientación y estímulos vestibulares. Según recientes estudios, esta red vestibular está tan ampliamente extendida que podría influir en múltiples funciones neurocognitivas. La información vestibular se ha considerado siempre como un input especializado para comportamientos básicos de orientación, como ajustes óculo-motores, control postural y orientación de la mirada. Sin embargo, en las últimas dos décadas, se ha identificado una red vestibular cortical mucho más amplia y generalizada, que va más allá de los circuitos reflejos de bajo nivel enfatizados por trabajos previos. Según recientes estudios, dado que esta red vestibular está tan ampliamente extendida, podría, en principio, influir en múltiples funciones neurocognitivas. Estas interacciones cognitivas incluyen la memoria, la atención, las imágenes mentales, la propiocepción e, incluso, la cognición social, es decir, aquellos procesos cognitivos y emocionales mediante los cuales interpretamos, analizamos, recordamos y empleamos la información sobre el mundo social. Un interesante estudio desarrollado por Russo et al. (2024), relaciona la percepción rítmica vestibular, táctil y somatosensorial con el desarrollo del lenguaje en la infancia. Según los autores, las primeras experiencias rítmicas ocurren ya durante la gestación. De todas las modalidades sensoriales, parece claro que las percepciones táctil, vestibular y somatosensorial juegan un papel crucial en el desarrollo del procesamiento temprano, aunque se ha profundizado muy poco en su influencia en el progreso del lenguaje. Por este motivo, estos investigadores de la Universidad de Padua (Italia) evalúan la influencia de estas habilidades en la adquisición del lenguaje en una muestra de 45 niños con una media de edad de 1,8 años. La primera conclusión a la que llegan es que la percepción vestibular, táctil y somatosensorial experimenta cambios relacionados con la edad y con la estimulación del entorno (cultural). A partir de aquí, se estudia si estas aptitudes tienen alguna influencia en el desarrollo temprano de destrezas fonológicas y prosódicas, cuyas características se examinan registrando los cambios en el diámetro de la pupila ante diferentes tipos de estimulación. Los autores han encontrado una más que probable relación entre el rendimiento en las tareas rítmicas y en las tareas lingüísticas. Además, el estudio aporta evidencias de la relación entre el procesamiento del ritmo y el procesamiento musical y del lenguaje. En otro estudio publicado en Alpha Psychiatry en 2023 se relaciona también la función vestibular con los «Trastornos Específicos de Aprendizaje», concluyendo que una inadecuada función vestibular se encuentra en el origen de algunos síntomas frecuentemente observados en los niños con este diagnóstico, como la inestabilidad postural, la falta de equilibrio o las alteraciones en la motricidad fina y gruesa. Revisando la literatura sobre el tema, otros trabajos parecen relacionar la disfunción vestibular con trastornos psiquiátricos y un reciente meta-análisis destaca la posible existencia de disfunciones vestibulares en niños con discapacidad intelectual, con déficit de atención e hiperactividad (TDAH), trastornos de espectro autista (TEA) y trastornos específicos de aprendizaje. Estudios de imagen realizados en humanos y animales han demostrado que la información vestibular alimenta las redes corticales que sirven a los sistemas viso-espaciales imprescindibles para el procesamiento, la memoria espacial e incluso las destrezas numéricas y que las disfunciones en estas conexiones neuronales podrían estar asociadas a una menor capacidad cognitiva. La sintomatología de una disfunción vestibular puede tener diversas manifestaciones dependiendo de su etiología, la más característica es el vértigo con o sin nistagmo. Paralelamente, la relación entre la disfunción vestibular y el deterioro cognitivo también ha sido objeto de estudio en los últimos años. Habilidades como la concentración y la memoria a corto plazo parecen tener relación, según los expertos, con patologías vestibulares de diversos tipos, especialmente en la tercera edad. Además, la vinculación entre la disfunción vestibular y la cognición conduce a nuevas áreas de investigación, dado que aún no está claro cómo se relacionan las disfunciones vestibulares y las disfunciones cognitivas. Una disfunción en el sistema vestibular tiene un impacto significativo en la calidad de vida. Los estudios epidemiológicos han demostrado que más del 35% de las personas mayores de 40 años han experimentado problemas vestibulares en alguna ocasión. Aunque los mecanismos exactos que vinculan el sistema vestibular con la cognición siguen siendo, como se ha mencionado, difíciles de describir, los investigadores han identificado varias vías. La disfunción vestibular puede conducir a la degeneración de las regiones de la red vestibular cortical y afectar negativamente a la plasticidad sináptica y la neurogénesis en el hipocampo, lo que en última instancia contribuye a la atrofia neuronal y la muerte celular, generando déficits de memoria y viso-espaciales. Además, el alcance del deterioro cognitivo varía según el tipo específico de enfermedad vestibular.  Así las cosas, parece evidente que el sistema vestibular merece más atención de la que tradicionalmente se le ha concedido, tanto en lo relativo al diagnóstico de sus alteraciones, como a su rehabilitación.  El diagnóstico de las alteraciones vestibulares incluye evaluaciones clínicas y pruebas especializadas, no sin antes realizar una completa anamnesis que debe incluir antecedentes personales y familiares, sintomatología y características de la misma (frecuencia de los episodios, duración y factores desencadenantes). La sintomatología de una disfunción vestibular puede tener diversas manifestaciones dependiendo de su etiología. La más característica es el vértigo con o sin nistagmo. Se define típicamente como una sensación de movimiento de características rotacionales sostenida, que aumenta con los desplazamientos de la cabeza y asocia movimiento aparente del entorno visual. Los pacientes generalmente prefieren acostarse en la cama con los ojos cerrados. Puede tener un inicio abrupto o gradual, con duración variable de minutos a días, aunque el pico de máxima intensidad ocurre habitualmente dentro de las primeras veinticuatro horas. No suelen existir factores desencadenantes o síntomas que anticipen el cuadro, aunque algunos pacientes con patologías tipo Ménière son capaces de predecir el momento de aparición de las crisis. Esta sintomatología vestibular, por su conexión con el sistema nervioso autónomo, desencadena manifestaciones vegetativas como náuseas, vómitos, sudoración fría, palpitaciones, etc. Otro de los síntomas propios de la disfunción vestibular es el desequilibrio postural y/o la inestabilidad en la marcha. El paciente sufre una deriva corporal global con tendencia a desplazar el cuerpo hacia el vestíbulo afecto (si es unilateral), con intentos de rectificación hacia el lado sano, tanto estática como dinámicamente. Se produce dificultad o imposibilidad para mantener el centro de gravedad del cuerpo dentro del área de estabilidad con los pies juntos. Sin embargo, puede mantener el equilibrio sentado o ponerse de pie sin ayuda con los pies separados, porque el cerebro aún puede utilizar la información visual y somatosensorial. Este desequilibrio es intenso en los primeros momentos y se corrige posteriormente, bien por recuperación del daño o por compensación central. Asimismo, pueden presentarse síntomas perceptivos, como ilusiones de frenada o aceleración, o síndrome de desembarco. Al margen de las exploraciones físicas pertinentes, es conveniente realizar pruebas de imagen, como la Resonancia Magnética o la Tomografía Axial Computerizada (TAC), y un estudio auditivo completo, para proceder a continuación a la evaluación específica de la función vestibular, realizando diferentes pruebas: a) Pruebas físicas, para valorar la estabilidad del paciente: Test de Romberg, Test de los índices de Barany, Test de marcha simulada, etc. b) Pruebas oculomotoras, como la Electronistagmografía (ENG), la Videonistagmografía (VNG) o el test de agitación cefálica, para medir los movimientos oculares involuntarios en respuesta a la estimulación vestibular. c) Pruebas en sillón rotatorio.  d) Pruebas calóricas, que consisten en introducir aire o agua a diferentes temperaturas en el conducto auditivo para estimular el oído interno y medir la respuesta en movimientos oculares. d) Pruebas de posturografía dinámica computerizada, que evalúa la capacidad para mantener el equilibrio en diferentes condiciones (desplazamiento del fondo, movimiento de la base de apoyo, etc.). e) Pruebas electrofisiológicas: VEMP (Potenciales Evocados Miogénicos Vestibulares), cuyo objetivo es evaluar y medir la función de los músculos y nervios relacionados con el equilibrio mediante respuestas musculares a los estímulos sonoros. Habilidades como la concentración y la memoria a corto plazo parecen tener relación con patologías vestibulares de diversos tipos, especialmente en la tercera edad. Dada la relación descrita en estos estudios entre el sistema vestibular y ciertas habilidades cognitivas, la detección de una disfunción vestibular debe conducir necesariamente a trabajar en su tratamiento y rehabilitación, con el doble objetivo de minimizar su sintomatología y reducir al máximo sus efectos colaterales en determinadas destrezas cognitivas. Generalmente, la rehabilitación vestibular consta de una serie de ejercicios que deben realizarse en la clínica, con supervisión por parte del terapeuta, y completarse en casa, bajo la vigilancia de familiares o cuidadores en el caso de los niños o de pacientes de la tercera edad. La mayor parte de los especialistas recomiendan en los niños una rehabilitación activa que permita al sistema nervioso central obtener claves sensoriomotoras normales para regular la función vestibular y facilitar la plasticidad neural. Algunos ejemplos de estos ejercicios podrían ser caminar o rebotar sobre una pelota mientras se está sentado, bailar, caminar sobre piezas separadas (como cruzando un río), correr sorteando obstáculos, atravesar un «túnel» arrastrando el cuerpo o caminar sobre una barra de equilibrio. Todos estos ejercicios implican cierto riesgo de caídas en niños con un sistema vestibular disfuncional, por lo que el terapeuta deberá primero ejercitar reflejos de protección y reacciones anticipatorias. Esto puede practicarse, por ejemplo, haciendo al niño sentarse en una pelota y empujando la pelota para provocar una pérdida de equilibrio y una corrección de la postura. De este modo, aunque el input del sistema vestibular no sea el adecuado, las percepciones somatosensoriales y las reacciones reflejas en situaciones predecibles pueden compensar y reducir el riesgo de caídas. En lo relativo a la tercera edad, un estudio publicado por Ribeiro et al. (2023), arroja resultados que asocian mejoría en algunas habilidades cognitivas, e incluso en ciertos síntomas emocionales y depresivos, en pacientes que realizan rehabilitación vestibular. La particularidad de la rehabilitación en este grupo de edad es que se focaliza especialmente en evitar el riesgo de caídas, que constituye una de las mayores preocupaciones en esta población. La rehabilitación vestibular consta de una serie de ejercicios que deben realizarse en la clínica, con la supervisión del terapeuta, y en casa, con la vigilancia de familiares o cuidadores. Por lo demás, y considerando que los ejercicios deben ser más pausados que en los niños, las actividades de rehabilitación se programan con vistas a mejorar el equilibrio y la estabilidad, reducir la sintomatología vegetativa y aumentar la confianza en las actividades cotidianas y la coordinación en general. De este modo, ejercitar la fijación de la mirada en un punto cuando el cuerpo está en movimiento, caminar en diferentes superficies o realizar giros y cambios de dirección de la marcha, junto con una gran variedad de ejercicios que pueden programarse por ordenador, pueden contribuir a mejorar sensiblemente la función vestibular. Como se ha comentado en el presente artículo, numerosos artículos publicados en la última década parecen reforzar la hipótesis del vínculo existente entre la función vestibular y la función cognitiva. Los mecanismos concretos de esta conexión aún deben ser estudiados en profundidad en el futuro. Lo que sí parece claro es que las implicaciones del sistema vestibular en las destrezas cognitivas son mayores de las que se le atribuían hace tan solo unas décadas y por tanto, su estudio, diagnóstico y rehabilitación debe ocupar un lugar preferente. Bibliografía: DEMIR, I., CENGIZ, D. U., DEMIR, A. Ç., ÇOLAK, S. C., BIRISIK, S. D., & ÖZCAN, Ö. Ö. (2023). Vestibular Evaluation of Children Diagnosed with Specific Learning Disorder. Alpha Psychiatry, 24(5), 211. GONZALEZ-SANCHEZ, Myriam et al. (2021). Síntomas y signos de la hipofunción vestibular unilateral y bilateral. Rev. ORL [online]. 2020, vol.11, n.1 [citado 2024-05-05], pp.7-17. Disponible:<http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S244479862020000100002&lng=es&nrm=iso>. ISSN 2444-7986.  https://dx.doi.org/10.14201/orl.21625. GUO, J., WANG, J., LIANG, P., TIAN, E., LIU, D., GUO, Z., ... & ZHANG, S. (2024). Vestibular dysfunction leads. Myriam GonzálezAudióloga / Audioprotesista CV Autor Licenciada en Pedagogía y Máster de Logopedia.Técnico Superior en Audiología Protésica.Especializada en Audiología Infantil y Evaluación de los trastornos del PAC en RV Alfa Centros Auditivos.Docente en el Máster de Audiología de la Universidad Europea Miguel de Cervantes

El Experto

El experto

Una década de aprendizaje y crecimiento profesional

El sector de la Audiología ha crecido a un ritmo vertiginoso durante los últimos diez años. La entrada de la tecnología digital ha provocado que se modifique completamente la forma de fabricar los audífonos. Vicent Espert, óptica y audióloga, comenzó su carrera profesional con ALAIN AFFLELOU hace diez años. En un principio, trabajó como optometrista en una sucursal, decidiéndose, posteriormente, dar el paso de una franquicia de óptica a ampliar su servicio con audiología. Espert analiza, desde su experiencia personal, cómo ha evolucionado el sector durante los últimos años y echa una mirada hacia el futuro para anticipar los cambios que se experimentarán en este mercado. Además, comparte el papel de acompañamiento y guía que ha tenido ALAIN AFFLELOU en la evolución de toda su carrera.  Describe brevemente tu trayectoria desde que llegaste a ALAIN AFFLELOU Desde que llegué a la compañía, he estado aprendiendo mucho sobre Óptica, Audiología y sobre el servicio al cliente. Ha sido un viaje de aprendizaje y crecimiento profesional. ¿Qué te ha aportado desarrollarte profesionalmente en AFFLELOU? Me ha proporcionado experiencia y me ha permitido mejorar mis habilidades de comunicación, servicio al cliente y trabajo en equipo. He tenido la oportunidad de colaborar con profesionales experimentados y aprender de su buen hacer. En general, mi desarrollo en ALAIN AFFLELOU ha sido enriquecedor y ha contribuido a mi crecimiento personal y profesional. ¿En qué momento, como óptica, decides ampliar tu formación en el campo de la Audiología protésica? Decido ampliar mi formación en Audiología cuando noto la importancia de la salud auditiva en la vida de las personas y cómo una atención especializada puede marcar la diferencia en su bienestar. Además, al trabajar en ALAIN AFFLELOU, veo la oportunidad de expandir mis habilidades y conocimientos para brindar un apoyo más completo a nuestros clientes. ¿Qué ofrece esta compañía a los audiólogos? AFFLELOU ofrece acceso a tecnología de vanguardia y programas de formación continuos para mantenernos actualizados.  ¿Qué retos tienen los audiólogos que se acaban de graduar en comparación con quienes llevan más tiempo en el campo? Los audiólogos recién graduados se pueden enfrentar a desafíos como la adaptación al entorno laboral, la familiarización con la tecnología, los procedimientos específicos de la empresa y la construcción de su base de clientes. Por otro lado, los audiólogos con más experiencia afrontan retos diferentes, como mantenerse actualizados en las últimas tecnologías y prácticas. Ambos grupos pueden beneficiarse de la colaboración e intercambio de conocimientos, ya que los recién graduados aportan nuevas energías, mientras que los perfiles más senior ofrecen orientación y experiencia. ¿Cuál ha sido el mayor reto que has vivido durante tu carrera como audióloga? Mi mayor reto es mantener los altos niveles de satisfacción del cliente. «ALAIN AFFLELOU me ha proporcionado experiencia y me ha permitido mejorar mis habilidades de comunicación, servicio al cliente y trabajo en equipo». En tu opinión, ¿cuáles son los mayores avances que se han vivido en el campo de audiología durante los últimos años en AFFLELOU? ALAIN AFFLELOU ha estado adoptando tecnologías de vanguardia en sus servicios de audiología, como audífonos digitales avanzados, sistemas de prueba auditiva automatizados y equipos de diagnóstico de última generación. Se han desarrollado protocolos personalizados para satisfacer las necesidades de los pacientes y se ha enfatizado en la formación continua del personal para asegurar la actualización en los avances y técnicas en este campo, lo que garantiza un servicio de alta calidad. Volviendo a tu gran paso en el que te conviertes en empresaria, ¿cómo describirías esta experiencia? Esta experiencia ha sido muy gratificante, ya que te permite materializar tus ideas y contribuir al crecimiento personal, aunque también puede llegar a ser exigente y requerir un compromiso y dedicación constante para alcanzar el éxito. ¿Cómo te ha acompañado/ayudado ALAIN AFFLELOU en este proceso? Ha sido un verdadero compañero en mi viaje empresarial, proporcionándome conocimientos, recursos y oportunidades para crecer y prosperar. ¿Has tenido éxito? Sí, considero que he tenido éxito, puesto que mi proyecto va creciendo día a día. Como empresaria, ¿cómo ha sido el proceso hasta convertirte en multi-franquiciada? El proceso ha sido sencillo, puesto que en todo momento he ido de la mano de la marca. Ha sido un camino emocionante y duro, pero, sobre todo, satisfactorio, porque me acerca más a mis clientes proporcionándoles las ayudas necesarias. Y como empresaria del sector audiológico, ¿cómo ves el presente y el futuro del área, tanto a nivel sectorial como en AFFLELOU? En la actualidad, hay una mayor conciencia sobre la importancia de la salud auditiva y una demanda creciente de servicios y productos. Mirando hacia el futuro, podemos anticipar un mayor avance en la tecnología, con dispositivos más evolucionados y personalizados para satisfacer las diversas necesidades de los usuarios. Además, con el envejecimiento de la población y la creciente exposición al ruido, es muy probable que veamos un aumento en la demanda de los servicios de audiología.

El experto

Objeto extraño en el oído:primeros auxilios

Un cuerpo extraño en el oído puede provocar dolor, infección y pérdida auditiva. Por lo general, un adulto nota si hay algo en su oído. Es posible que los niños tengan síntomas como dolor de oído, mal humor o llanto. Si hay un objeto atascado en el oído: — Informarse sobre cuándo buscar ayuda. Si hay sangrado, dolor intenso, supuración o signos de infección, se debe solicitar atención médica inmediatamente. Si se sabe que el objeto es una pila, es conveniente buscar ayuda enseguida. Si no se ve el objeto con facilidad y se intentó sacar más de una vez, hay que detenerse y acudir a un centro sanitario. El retraso en solicitar atención experta o los intentos reiterados de extraerlo sin éxito, pueden provocar una infección y daños en el oído. Si hay sangrado, dolor intenso, supuración o signos de infección, se debe solicitar atención médica inmediatamente. — Nunca pellizcar ni empujar el objeto. Si se usan otros elementos para retirar el objeto atascado haciendo palanca, este podría ser empujado aún más adentro del oído lo que supondría un mayor daño. — Usar pinzas pequeñas. Si el objeto está a la vista y se puede agarrar con facilidad, quitarlo suavemente con pinzas pequeñas. — Usar agua. No se debe lavar el conducto auditivo si se cree que el tímpano está perforado ni si hay tubos de ventilación colocados. Utilizar una pera succionadora de goma y agua tibia para quitar el objeto del conducto con agua. No usar agua para quitar pilas, comida ni material vegetal. — Usar aceite o alcohol para los insectos. Si el objeto es un insecto, inclinar la cabeza de modo que el oído afectado quede orientado hacia arriba. Verter alcohol o aceite tibio, no caliente, en el oído. El aceite puede ser aceite mineral, aceite de oliva o aceite para bebés. El insecto debería salir flotando con el líquido.  — Nunca usar líquidos si el tímpano está perforado ni si un niño tiene tubos de ventilación colocados. Si se ven signos de perforación en el tímpano, dolor, sangrado o secreción, solicite atención médica inmediata. Si no se puede desalojar el objeto con facilidad en el primer intento, se debe buscar ayuda. También, si la persona sigue sintiendo dolor, hay secreción del conducto auditivo, tiene problemas de audición o percibe que hay algo más atascado en el oído, hay que solicitar atención médica. Fuente: https://middlesexhealth.org

El experto

DANAVOX lanza su nuevo MicroRIE: DANAVOX Brisa

DANAVOX Brisa es el MicroRIE más pequeño que la marca haya fabricado hasta ahora, en un sector, en el que el tamaño del producto importa. Es clave para los audioprotesistas, y, por lo tanto, lo es también para DANAVOX. A finales de 2023, DANAVOX celebró su 80º aniversario, mostrando a los audioprotesistas de toda España que la marca, relanzada en 2021, está más joven y tiene más energía que nunca. En los últimos tres años, la nueva DANAVOX ha demostrado su compromiso con la innovación, uno de los factores que la han posicionado no solo en España, sino también en otros mercados internacionales como China, India o Latinoamérica.  DANAVOX aporta ventajas sustanciales a los profesionales independientes de la Audiología como la exclusividad territorial, precios cerrados, la última tecnología del grupo GN o un robusto soporte de marketing. Además, DANAVOX cuenta ya, desde finales de 2023, con una web en la que pueden hallar todo el material necesario para desarrollar su labor, como el software de adaptación, las fichas técnicas, la tarifa o una gran variedad de campañas de marketing desarrolladas específicamente para ellos.  La pujanza de la marca, su expansión y progresión en el mercado español y, sobre todo, su apuesta por el producto de última generación, han estado presentes en una ExpoÓptica que ha sido más ExpoAudio que nunca. Así, la feria de Óptica y Audiología más importante de la Península Ibérica ha sido el marco perfecto para la presentación del nuevo DANAVOX Brisa, el MicroRIE más pequeño del mercado.  En Audiología, el tamaño importa. Favorece las ventas de los audioprotesistas y, por lo tanto, es clave para DANAVOX. Por eso, la marca ha hecho un enorme esfuerzo tecnológico para aunar en un mismo diseño el RIE más pequeño con unas prestaciones sin parangón, especialmente para la escucha en entornos ruidosos. La nueva ayuda auditiva DANAVOX Brisa cuenta con el nuevo sistema CROS (Contralateral Routing of Signals), idóneo para personas que no tienen audición en uno de sus oídos. Un segundo sistema BiCROS (Bilateral Contralateral Routing of Signals), permite que esta tecnología sea también de gran utilidad para personas con un oído perdido, pero que además tienen pérdida auditiva en el otro.  DANAVOX Brisa es, también, el primer audífono compatible con Bluetooth® LE Audio, incluida la transmisión de audio Auracast™, o lo que es lo mismo,el futuro de la conectividad de baja energía. Se estima que para 2030, existirán ya 3000 millones de dispositivos con Bluetooth® Low Energy (LE) Audio, así como 2,5 millones de lugares públicos con Auracast. DANAVOX ha hecho un enorme esfuerzo tecnológico para aunar en un mismo diseño el RIE más pequeño de la marca con unas prestaciones sin parangón. «Todo el equipo de DANAVOX ha mostrado las ventajas que la marca ofrece a los profesionales independientes en ExpoÓptica, así como también ha presentado la nueva estrella de la marca, la familia DANAVOX Brisa, que se estrena con el MicroRIE más pequeño y de mayores prestaciones que la marca haya fabricado jamás», señala Alfonso Ríos, director comercial de DANAVOX.

Entrevista

Entrevista a Annemarie van Neck

PRESIDENTA DE EMEA PARA WS AUDIOLOGY Responsable de todas las actividades comerciales en Europa, Oriente Medio y África en WS Audiology desde 2022 ¿Podrías presentarte y hablarnos de tu función como presidenta de EMEA para WS Audiology? Soy ciudadana holandesa y vivo en Dinamarca con mi familia. He trabajado en el sector de las ciencias de la vida durante más de 20 años y me incorporé a WS Audiology en 2022. Como presidente de EMEA, soy responsable de todas las actividades comerciales en Europa, Oriente Medio y África. ¿Cómo describirías el panorama actual del mercado de audífonos en la región EMEA desde tu perspectiva? La región EMEA ha experimentado un crecimiento constante durante muchos años. Esperamos que esta tendencia continúe. La demografía y los esfuerzos concertados para reducir el estigma asociado a los audífonos seguirán impulsando el crecimiento. Además, existen distintos niveles de penetración del negocio de audífonos en la región, lo que también ofrece oportunidades de crecimiento para el sector. «España es un mercado que todavía tiene margen de crecimiento en términos de penetración y uno de los esfuerzos clave debe ser aumentar la concienciación sobre la importancia del cuidado de la audición» ¿Cómo valoras el posicionamiento actual de la compañía en el mercado español de audífonos y cuáles son los objetivos a corto y largo plazo para mejorar su posición en este mercado? WS Audiology es uno de los líderes del mercado español de audífonos. Tenemos una estrategia multimarca y multicanal, por lo que contamos con una filial propia con WSA Spain que gestiona Signia, Rexton, Audio Service y marcas propias; y unajointventure con Widex Audífonos que gestiona Widex. Esto nos ha permitido crecer con bastante fuerza en los últimos 5 años y nos sitúa en la posición perfecta para capitalizar futuros desarrollos de cada una de las marcas. España es un mercado que todavía tiene margen de crecimiento en términos de penetración y uno de los esfuerzos clave debe ser aumentar la concienciación sobre la importancia del cuidado de la audición para conseguir un sonido maravilloso para todos. ¿Cuál es la visión estratégica de la empresa para el mercado de audífonos en la región EMEA y cómo se alinea con los objetivos globales de la empresa? La visión estratégica para la región EMEA y para la empresa global está muy alineada. Trabajamos en torno a cinco pilares estratégicos: impulsar nuestra estrategia multimarca y multicanal, centrarnos en canales y mercados de rápido crecimiento, garantizar el acceso de los consumidores, mejorar la experiencia del cliente y acelerar la innovación, y ser un líder digital en el sector de los audífonos. Si tuviera que resumir lo que esto significa para nuestros clientes, diría que estamos centrados en la innovación de productos y servicios y en mejorar la experiencia que tienen nuestros clientes cuando interactúan con cualquier parte de la empresa. Creo que con las innovaciones que hemos traído a España en los dos últimos meses, estamos cumpliendo esas ambiciones. Javier Poveda, General Manager WS Audiology Spain y Annemarie van Neck, presidente de EMEA y responsable de todas las actividades comerciales en Europa, Oriente Medio y África de WS Audiology. ¿Cuáles son los principales retos y oportunidades a los que se enfrenta actualmente el sector de los audífonos en la región EMEA? En prácticamente todos los países, la escasez de audioprotesistas, comúnmente denominados audiólogos, es un problema real. En algunos países, la oferta y la demanda de formación de audiólogos no están equilibradas, mientras que en otros mercados hay muy pocas personas que quieran acceder a la profesión. Entonces, ¿Qué puede hacer WS Audiology? En realidad, mucho. Tenemos que asegurarnos de que nuestros productos y servicios permitan a nuestros clientes concentrar el escaso tiempo disponible de los audiólogos en atender a sus clientes, y nos comprometemos a hacerlo. ¿Qué enfoque aplica la empresa a la innovación y el desarrollo de productos en la región EMEA, especialmente en respuesta a las necesidades y demandas del mercado local? Seguimos invirtiendo en nuestra tecnología de audífonos en todas nuestras marcas. Seguimos trabajando para resolver los principales problemas audiológicos de las personas con pérdida auditiva. Las recientes innovaciones de nuestras marcas Signia, Widex y Rexton, que se han lanzado en el mercado español en los últimos meses, demuestran nuestro compromiso. Estas innovaciones han aportado un gran valor añadido a nuestros usuarios. Y aún queda trabajo por hacer; contamos con un gran grupo de compañeros dedicados a I+D que trabajan incansablemente para resolver retos esenciales para nuestros usuarios. ¿Cómo afronta la empresa la competencia en el mercado de audífonos de la región EMEA y cuál es su ventaja competitiva? Nuestra ventaja competitiva es nuestra estrategia multimarca y multicanal. Esto significa que podemos trabajar con una amplia gama de clientes y satisfacer muchas necesidades diferentes, tanto de clientes como de usuarios. Este es el núcleo de WS Audiology, y nos beneficiamos de esta estrategia cada día, a medida que nuestras marcas crecen en la región y en todo el mundo. «Nuestra ventaja competitiva es nuestra estrategia multimarca y multicanal. Esto significa que podemos trabajar con una amplia gama de clientes y satisfacer muchas necesidades diferentes»

Entrevista

Analizamos el mercado 2023 con José Luis Otero

Entrevistamos a José Luis Otero, Director General en GN ReSound Una vez más hablamos de mercado español de Audiología, audífonos y todo el conjunto de periféricos que lo rodean.  Si tenemos en cuenta el primer semestre del 2023, hemos visto que el mercado ha seguido creciendo, no solamente en audífonos, sino en una parte fundamental, que muchas veces no tenemos en cuenta, y que representa quizá el 20% de los ingresos de nuestro negocio. Estamos hablando de todo lo que rodea al audífono: cargadores, equipos de comunicación, periféricos, conectividad… todo eso está creciendo, no solo en unidades, también en facturación, en volumen de negocio.  Si pensamos en el tercer trimestre, que es el que acabamos de terminar, os diré que el mercado ha tenido un incremento muy por encima del habitual y que las perspectivas para el cierre del año son muy halagüeñas. Es obvio que vendemos un producto de alta tecnología y estamos cambiando el sesgo social del mismo: de prótesis a sistema de comunicación; de inconveniente a solución. Estamos tocando los dos extremos, en función del usuario y sus características, más que en función de sus necesidades auditivas. Por un lado, nos encontramos con la personalidad tecnológica, que disfruta enseñando su audífono, presumiendo de él y haciéndolo visible. Para ellos hemos diseñado productos que son imposibles de diferenciar de un auricular de música. En el otro extremo, tenemos a los usuarios que prefieren mantener su audífono oculto, con la enorme variedad de soluciones que podemos ofrecerle. Llegamos a un público más joven, con otras necesidades de comunicación y con una mentalidad innovadora y estas preferencias se ven claramente reflejadas en el actual crecimiento del mercado. Estas tendencias se reflejan claramente en el mercado y su evolución. Llegamos a un público más joven, con otras necesidades de comunicación y con una mentalidad innovadora. Estas preferencias se ven claramente reflejadas en el actual crecimiento del mercado, su evolución en valor y unidades, y en el número de puntos de venta existentes, cada vez mayor.  Siguiendo con el análisis del año, pero al margen de los datos, creo que ha sido un año interesante en cuanto a la diferencia entre lo esperado y lo sucedido. Si leyéramos este artículo hace doce meses estaría cargado de referencias a la venta online, a los OTC, al cambio del mercado… Pues, ha pasado un año y todo sigue igual. Es importante que tengamos en cuenta que siendo un mercado tecnológico, estamos claramente ante un sector de «recomendación», donde el prescriptor es el audioprotesista y sin él es muy difícil acceder al usuario final. Mientras los especialistas sigan haciendo su buena labor y los fabricantes nos ocupemos de desarrollar productos a la altura de las necesidades del usuario, parece difícil que el mercado dé un gran vuelco. Es cierto que todo evoluciona, y el nuestro lo está haciendo de forma natural y controlada, que parece la mejor manera de tener satisfechos a nuestros usuarios. Brindo por el 2024, espero que nos traiga tantas alegrías, innovación y estabilidad como las que hemos tenido hasta ahora.

Entrevista

GN apuesta por españa como su sede de fabricación para Europa

Entrevista a Julio García, Director de Operaciones de GN España Creemos firmemente que es una ventaja poder fabricar en España, ya que nos acerca más a nuestros clientes; nos permite controlar nuestra propia producción, sin salir del país. Cuántos años llevas trabajando en el Grupo GN y qué destacarías. Me incorporé a GN en el año 2000 como responsable de informática, en 2005 me ofrecieron dirigir el laboratorio y 18 años después siguen contando conmigo, con el aliciente de que ahora vamos a asumir todas las reparaciones, reajustes y fabricaciones de Europa.  ¿Qué destaco de mi trabajo? Nuestro trabajo hace que muchas personas puedan volver a escuchar, comunicarse, integrarse en la sociedad, y eso es lo que me motiva, pensar que cada día ayudamos a muchísimas personas a solventar su pérdida auditiva; sin duda para mí y para todo mi equipo, es lo más importante ¿Desde cuándo fabrica el Grupo GN en España? El laboratorio en España lleva en funcionamiento desde 1992, pero fue en 2005 cuando el grupo GN compró la empresa, que en aquel momento era Beltone. Todos los integrantes del laboratorio siguieron trabajando en él por lo que mantuvimos el knowhow y, actualmente, muchos de ellos siguen con nosotros, aportando una gran experiencia difícil de adquirir en nuestra industria. Nuestro trabajo hace que muchas personas puedan volver a escuchar, comunicarse, integrarse en la sociedad, y eso es lo que me motiva. ¿Qué ventajas tiene hacer la fabricación en España?  Creemos firmemente que es una ventaja poder fabricar en España ya que nos acerca más a nuestros clientes. Nos permite controlar nuestra propia producción, sin salir del país, por lo que cualquier cambio, cualquier urgencia que tengan nuestros clientes, se le puede dar la máxima prioridad. Sabemos en cada momento en qué estado se encuentra el audífono y esto nos permite ofrecer un servicio más eficaz. Además, nuestros clientes tienen la posibilidad de hablar directamente con nuestros técnicos, sin intermediarios. No estamos hablando solo de alta tecnología, estamos hablando de acercarnos a las personas, a los profesionales, para que el usuario final esté satisfecho con sus audífonos en el menor tiempo posible.  Para terminar, diría que, poder generar trabajo en nuestro país es un gran valor añadido. ¿Cuántas personas trabajan actualmente en el laboratorio de GN? Actualmente, entre todos los departamentos que están involucrados en la fabricación o reparación de un audífono o molde, somos más de 110 personas. Desde 2022, hemos incrementado nuestra plantilla en un 35%.  ¿Qué ofrecéis al mercado que otros fabricantes no proporcionan? ¿Qué os diferencia? Está en nuestra cultura de empresa inculcar unos valores centrados en el usuario y en el profesional. Si a esto le sumamos el hecho de fabricar en España, con personal con más de 25 años de experiencia, alta tecnología y un gran servicio enfocado a nuestros clientes, tenemos la fórmula diferenciadora: cultura de empresa, fabricación en España para asegurar un gran servicio y experiencia. Este mismo año, además de hacer reajustes y reparaciones para más de 25 países de la Unión Europea y no comunitarios, vamos a empezar con la fabricación de audífonos para Alemania, Francia e Italia. Además de los nuevos audífonos a medida recargables y los CIC, ¿qué más hacéis en el laboratorio? Cualquier audífono a medida, independientemente del color o tamaño, también hacemos moldes y micro-moldes, reparamos BTE y sus accesorios correspondientes, sin olvidarnos de las varillas auditivas. ¿Está previsto que sigáis ampliando la producción y con ello aumentando el número de puestos de trabajo? Correcto. Este mismo año, además de hacer reajustes y reparaciones para más de 25 países diferentes de la Unión Europea y países no comunitarios, vamos a empezar con la fabricación de audífonos para Alemania, Francia e Italia, entre otros, incluyendo el modelaje de las carcasas. La idea es seguir creciendo y, a finales de 2023, tener gran parte de esta fabricación transferida a nuestras instalaciones. ¿Por qué ha sido elegida España, dentro del grupo GN, para la producción de los audífonos? Porque nadie tenía más experiencia que nosotros dentro del grupo, somos el laboratorio más competitivo y, a su vez, el que más calidad ofrece. Esto se debe a la «no rotación» de personal y a la experiencia acumulada a lo largo de los años. Ante la tendencia del mercado en general fabricando fuera de España/Europa para abaratar costes, ¿por qué GN toma esta decisión? Creo que en este tema podríamos debatir ampliamente. No estoy del todo de acuerdo con la frase «fabricar fuera es más barato». Si bien es cierto que la mano de obra puede ser más barata que en España, para soportar esta afirmación hay que meter más variables en la fórmula: gastos aduaneros, plazos de entrega, «re-trabajos», calidad, confianza de un producto fabricado fuera de España o tiempo de reacción frente a una prioridad, entre otros. Teniendo en cuenta todas estas cosas yo me pregunto ¿es de verdad más barato fabricar fuera de España? Llevamos más de un año diseñando un nuevo concepto de fabricación con el que poder ofrecer la más alta calidad y los mejores plazos de entrega a nuestros clientes. En definitiva, hemos sido capaces de seguir ofreciendo un servicio diferenciado con un equipo altamente cualificado y con unos sistemas de producción de última generación al mismo precio que nuestros competidores. Somos flexibles, eficaces y rápidos. No necesitamos irnos fuera, el grupo confía en la productividad de GN en España.  ¿Podemos hablar de una transformación del laboratorio del Grupo GN? Efectivamente, llevamos más de un año diseñando un nuevo concepto de fabricación con el que poder ofrecer la más alta calidad y los mejores plazos de entrega a nuestros clientes.  Estamos incorporando la última tecnología en todos los procesos y, a la larga, espero que podáis notar esta transformación tecnológica hacia un futuro conjunto de garantía y estabilidad. ¿Cómo beneficia, desde el punto de vista del audioprotesista, trabajar con una marca que fabrica en España? Las personas que nos han visitado cuando estaban cursando sus estudios de audioprotesista e incluso las que han hecho sus prácticas con nosotros, cuando han visto o experimentado el proceso de fabricación en primera persona, se han dado cuenta de lo importante de cada detalle. El hecho de que la fábrica esté en España les permite tener un conocimiento de primera mano y más profundo de las prótesis y así, a la hora de adaptar, les beneficiará porque podrán ofrecer a sus pacientes el dispositivo adecuado y no un aparato que al final vayan a olvidar en sus mesillas por no poder usarlo. Hemos sido capaces de seguir ofreciendo un servicio diferenciado con un equipo altamente cualificado y con unos sistemas de producción de última generación al mismo precio que nuestros competidores; somos flexibles, eficaces y rápidos. Desde esta publicación aprovecho para invitar a cualquier audioprotesista que nunca haya visitado nuestras instalaciones y que quiera hacerlo, para explicarle, con gusto, todo el proceso de fabricación. De cara a mis pacientes, ¿qué beneficios les puedo ofrecer? Yo, como hijo, yerno y marido de usuarios de audífonos os garantizo que la tranquilidad que les da saber que tienen la fábrica en España y que el tiempo de respuesta se puede reducir, incluso, que puede ser de un día para otro, solo con esto, ya no necesitan más.

Noticias / Noticias I+D+I

Cinco razones para elegir ReSound Nexia

ReSoundNexia está preparado para Bluetooth low energy Audio, que junto con Auracast, introduce nuevas experiencias de audio. ¿Cómo te imaginas el futuro de las personas que tienen pérdida auditiva? ¿Por qué adaptar ReSoundNexia a tus pacientes es la mejor opción? Miguel Ángel Aranda, Senior Product Marketing Manager de ReSound, nos da cinco razones por las que debes adaptar ReSoundNexia. 1. Mejor valorado para escuchar en entornos ruidosos Podríamos contarte muchas cosas pero mejor que lo escuches por ti mismo en este vídeo. Verás la diferencia entre escuchar con el programa «Oír en ruido» y sin él. 2. Más pequeño que nunca Es el modelo recargable de ReSound más pequeño hasta la fecha y con un nuevo diseño que proporciona a tus clientes la máxima comodidad. 3. Control personalizado  Podrás responder a las llamadas de teléfono desde el audífono, además de ajustar el volumen y cambiar de programa. También cuenta con compatibilidad con CROS/BICROS para personas con pérdida unilateral. 4. ReSoundNexia está preparado para Bluetooth low energy Audio, que junto con Auracast, introduce nuevas experiencias de audio. Podrán conectarse a varios dispositivos electrónicos al mismo tiempo y transmitir audio en sus audífonos cuando quieran, en casa o en lugares públicos. 5. Nuevo TV-Streamer+, el primer transmisor de audio de ReSound que funciona con Auracast. Si quieres saber más sobre por qué debes adaptar ReSoundNexia, escanea el QR y Miguel Ángel Aranda te lo cuenta.


Noticias / Noticias I+D+I

HearLink 50, tecnología auditiva impulsada por IA

Ahora, más que nunca, la tecnología auditiva avanzada prácticamente ha llegado a un punto en el que las personas con pérdida auditiva pueden integrar sus audífonos en su estilo de vida con tanta facilidad como llevar gafas. Características como la detección del entorno, las funcionalidades automáticas, la inteligencia artificial y las aplicaciones con interacciones personalizadas permiten a los usuarios de audífonos tener una relación positiva entre su audición y su vida cotidiana. Philips Hearing Solutions actualiza constantemente sus protocolos de procesamiento de sonido SoundMap y conectividad SoundTie para mejorar la experiencia auditiva de los usuarios de audífonos. HearLink 50 representa una tecnología auditiva impulsada por IA centrada en la persona, que ofrece una experiencia auditiva mejorada. Los nuevos avances incluyen SoundGuide, que utiliza datos de movimiento para optimizar la claridad del habla en diferentes entornos, y LE Audio, un estándar de conectividad Bluetooth® que ofrece ventajas únicas, como llamadas manos libres y transmisión de audio en lugares públicos. Los nuevos receptores miniFit Detect admiten un ancho de banda de frecuencia más amplio, de <100 a 10.000 Hz, lo que proporciona una experiencia auditiva más completa para el entretenimiento y la música. Además, identifican el lado izquierdo o derecho para facilitar los reemplazos de receptores. La tecnología SoundMap 3, junto con SoundGuide, permite una mejor experiencia auditiva al detectar la entrada acústica y de movimiento. Por ejemplo, los micrófonos direccionales enfatizan las señales de una dirección y reducen las de otras, pero pueden ser menos efectivos en situaciones dinámicas. SoundGuide aborda este desafío al adaptarse al movimiento del usuario, proporcionando más ayuda para detectar el habla desde diferentes direcciones según el comportamiento del usuario. Otra mejora significativa es AI-NR, sistema de reducción de ruido impulsado por IA que se ha mejorado para atenuar de manera más eficiente el ruido, especialmente en frecuencias bajas y medias, mientras se preserva la claridad del habla, manteniendo la adaptación al movimiento de SoundGuide. Philips Hearing Solutions actualiza constantemente sus protocolos de procesamiento de sonido SoundMap y conectividad SoundTie para mejorar la experiencia auditiva de los usuarios de audífonos. Trabajando en 24 bandas de frecuencia, el sistema aplica diversos patrones polares en varias regiones de frecuencia para cancelar múltiples fuentes de ruido, siempre que las señales difieran en ubicación y contenido espectral. Hay disponibles hasta tres opciones de control (bajo, medio, alto) para personalizar la cantidad de ayuda que el usuario necesita en caso de ruido. La tecnología SoundTie 3 permite una conexión fluida con dispositivos inteligentes, incluyendo iPhone y dispositivos Android, utilizando LE Audio para una transmisión de audio confiable y de alta calidad, así como llamadas manos libres. La función Philips Journal, en la app Philips HearLink 2, permite a los usuarios establecer objetivos de uso diario y realizar un seguimiento de su progreso, consiguiendo empoderarles para que tengan el control de su experiencia auditiva. En resumen, HearLink 50 representa una tecnología auditiva impulsada por IA centrada en la persona, que ofrece una experiencia auditiva mejorada en una variedad de entornos y situaciones, con una amplia gama de opciones de conectividad y un seguimiento personalizado del progreso del usuario. Este es solo un resumen del último White Paper sobre Philips HearLink 050, puedes recibir el documento completo escaneando el código. También puedes encontrar opiniones de otros expertos si quieres conocer más sobre Philips Hearlink 050, te recomendamos ver la reseña realizada por un audioprotesista independiente: Philips da un puñetazo en la mesa. Probamos el 050 y lo analizamos a fondo, en su canal de Youtube @sanchoramirezcentroauditivo, que ya suma más de 22000 visualizaciones, disponible escaneando el siguiente código: Enlaces de los códigos QR https://youtube.com/watch?v=_2fB1G2B_sQ%3Fsi%3DcEVr_F5L3tivOg55 https://form.123formbuilder.com/6666943/descarga-white-paper-philips-hearlink-050

Suscríbete a la revista

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir la revista digital.

Te puede interesar

Nuevas perspectivas en el tratamiento de la neuropatía auditiva

A finales del pasado siglo, algunos médicos y audiólogos como Starr, Picton, Hood y otros, empezaron a utilizar el término «neuropatía auditiva» (NA), para definir un déficit auditivo con características particulares. Para la identificación de este tipo de hipoacusias, fue de vital importancia el descubrimiento de las Otoemisiones Acústicas (OE) por el inglés David Kempf en los años 70, que se convirtieron en una importante herramienta de cribado y de diagnóstico diferencial. A lo largo de los años, los especialistas fueron sugiriendo otras denominaciones, como «desincronía auditiva» o «pérdida auditiva neural». En la Conferencia Internacional de Como (Italia), en el año 2008, se acuñó el término «Desorden del Espectro de la Neuropatía Auditiva» (DENA), dada su heterogeneidad y sus diferentes manifestaciones, así como su naturaleza y origen multifactorial. El origen de las neuropatías auditivas se encuentra en una desincronización neural de las vías auditivas (West et al, 2020). Por este motivo, los pacientes se caracterizan por mantener la integridad funcional de las células ciliadas y, por tanto, de la función coclear -que puede corroborarse con la presencia de otoemisiones acústicas y microfónicos cocleares-, junto con severas alteraciones en los registros de potenciales evocados, hasta el punto de que puede resultar imposible obtener registro alguno de la actividad neural evocada a nivel del VIII par y tronco cerebral. Estos pacientes suelen presentar además hipoacusia permanente o fluctuante, de grado variable, ausencia de reflejo acústico y severas dificultades en la inteligibilidad del habla, habitualmente en discordancia con los umbrales auditivos. El origen de las neuropatías auditivas se encuentra en una desincronización neural de las vías auditivas. La neuropatía auditiva suele ser bilateral, aunque se han descrito también casos de neuropatía unilateral. Respecto a su prevalencia, una reciente revisión sistemática sobre su diagnóstico en niños (Gomes et al., 2023), señala que la diversidad registrada en lo relativo a la edad de diagnóstico, etiología y resultados obtenidos en pruebas subjetivas y objetivas de función auditiva, ha conducido a que la prevalencia de esta patología haya sido frecuentemente subestimada. Además, parece haber una considerable discrepancia en términos de prevalencia entre los diferentes estudios, si bien parece comúnmente aceptado un valor de aproximadamente el 10% en niños con pérdida auditiva permanente (Feim et al., 2013). Se han definido diferentes causas que podrían justificar los resultados electroacústicos, electrofisiológicos y conductuales previamente descritos en los pacientes con neuropatía auditiva, que conducen al diagnóstico de una hipoacusia retrococlear. Se cree que estos hallazgos pueden deberse a alteraciones presinápticas o postsinápticas. Las disfunciones presinápticas parecen afectar principalmente a las Células Ciliadas Internas (CCI) y a las sinapsis Ribbon (primeros neurotransmisores en la zona activa de la sinapsis, portadores de 100 o más vesículas sinápticas). En lo que respecta a las disfunciones postsinápticas, parecen condicionar una disminución en la actividad del nervio auditivo y pueden producirse por alteraciones en las dendritas y axones de las neuronas, desmielinización de la vía auditiva o daños en las células del ganglio espiral. La neuropatía auditiva suele ser bilateral, aunque se han descrito también casos de neuropatía unilateral. Respecto a los factores de riesgo o etiológicos más comúnmente asociados a la neuropatía auditiva, se encuentran la hiperbilirrubinemia, algunos agentes infecciosos, enfermedades neurodegenerativas o neuropatías sensoriomotoras hereditarias, enfermedades desmielinizantes, edema o parálisis cerebral, enfermedades autoinmunes, neuropatía isquémica hipóxica en prematuros, etc. No obstante, en la clínica se han descrito también casos de causa idiopática. Junto con todas estas posibles causas, las mutaciones genéticas parecen estar en el origen de una buena parte de las neuropatías auditivas. Actualmente, se han identificado varios genes relacionados con la neuropatía auditiva entre los que se encuentran OTOF, AIFM1, DIAPH3, OPA1 y FDXR (Human Gene Mutation Database: HGMD). De todas estas mutaciones genéticas, una de las más estudiadas por su prevalencia e importancia es la mutación del gen OTOF, que produce una pérdida auditiva prelocutiva, con herencia autosómica recesiva. OTOF es un gen situado en el brazo corto del cromosoma 2, y codifica una proteína compuesta por 1.230 aminoácidos que se denomina otoferlina. Esta proteína se encuentra presenta en la cóclea, en el vestíbulo y también el cerebro. La otoferlina parece estar muy relacionada con la transmisión sináptica de las CCI, por lo que su disfunción ocasionaría un bloqueo en esta transmisión, así como una reducción de las neuronas del ganglio espiral. Por el contrario, las Células Ciliadas Externas (CCE), a nivel basal de la cóclea, podrían preservar su morfología. Por lo tanto, la lesión primaria de una neuropatía auditiva secundaria a una mutación en el gen OTOF se encontraría en la funcionalidad de las CCI en las zonas activas presinápticas.  Gracias a los avances experimentados en la biotecnología y la investigación genética, actualmente se ensayan numerosas terapias génicas que podrían revolucionar la medicina tal y como hoy la conocemos. Uno de estos ensayos, cuyos resultados preliminares han sido publicados recientemente, es el DB-OTO, una investigación sobre terapia génica basada en AAV (virus adeno-asociados), cuyo objetivo es tratar la neuropatía auditiva provocada por la disfunción de la otoferlina. El ensayo partió de un centro de investigación de biotecnología norteamericano (Decibel Therapeutics), que recientemente, fue absorbido por Regeneron, una empresa líder en biotecnología aplicada a la medicina, con el compromiso de continuar con los programas de terapia génica para el tratamiento de la pérdida auditiva. Es importante destacar la importancia de este estudio, en primer lugar, porque es el primer ensayo en humanos multicéntrico, y en segundo lugar, porque la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios aprobó la participación de nuestro país en la investigación en noviembre de 2022, a la que se sumó la del Reino Unido en enero de 2023. La compañía pretende proporcionar y publicar datos fiables de este ensayo en el primer cuarto de 2024. Hace un par de meses, la MIT Technology Review ha publicado también un caso de aplicación exitosa de esta terapia en China (Regalado y Yang, 2023). ¿En qué consiste DB-OTO?  Es una terapia génica selectiva de células, basada en virus adeno-asociados (AAV), cuyo objetivo es proporcionar audición fisiológica y duradera a pacientes con hipoacusia profunda congénita causada por mutaciones en el gen de la otoferlina. El tratamiento pretende inocular a los pacientes una copia funcional de este gen defectuoso, utilizando un virus modificado, no patogénico, que se introduce en la cóclea mediante una inyección bajo anestesia general, un procedimiento similar al utilizado para los implantes cocleares. En esta terapia génica, el gen de la otoferlina introducido es controlado por un promotor Myo 15, que restringe la expresión de este gen a las células que habitualmente expresan la otoferlina. La prevalencia en niños es motivo de discrepancia entre los diferentes estudios, aunque parece aceptado un valor de aproximadamente el 10% en niños con pérdida auditiva permanente. Paralelamente se están desarrollando otros estudios de terapia génica para las hipoacusias provocadas por la disfunción en la otoferlina, todos ellos mediante virus adeno-asociados, entre los que se encuentra el OTF-GT de Sensorions y el AK-OTOF de Akouos. En nuestro país, los centros sanitarios implicados en el estudio por el momento son el Hospital Universitario Insular Materno-Infantil de Las Palmas de Gran Canaria, el Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, y la Clínica Universidad de Navarra. A ellos se suman tres centros sanitarios de Estados Unidos, en California, Nueva York y Seattle, y dos en el Reino Unido, en Londres y Cambridge.  Los criterios de inclusión varían ligeramente entre los diferentes países, con el denominador común de pacientes que presenten mutaciones patógenas o probables patógenas en ambos alelos del gen OTOF e hipoacusia neurosensorial profunda (SNHL ≥90 dB HL), basada en mediciones conductuales y fisiológicas (PEATC) de la función del oído interno. La edad de inclusión también varía entre unos países y otros, de forma que en EEUU pretende incluirse en la muestra a niños hasta 18 años de edad, mientras que en el Reino Unido y España, los niños deben tener 24 meses de edad o menos en el momento en que el padre o tutor legal firma el formulario de consentimiento informado. Para la intervención, sin embargo, se procede de forma unificada en la primera fase, administrando una única inyección intracoclear en uno de los oídos (en el caso de que el otro oído esté implantado), otra dosis más alta en la segunda fase del experimento en el mismo oído, una vez probada la seguridad de la dosis inicial, y finalmente terapia génica en ambos oídos (siempre que sea posible), con la dosis óptima seleccionada, una vez comprobada la inocuidad de DB OTO en las dos primeras fases.  Una vez realizado el procedimiento, se estudiarán los efectos en los próximos cinco años, considerando, en primer lugar, los efectos adversos sistémicos y locales que pueden emerger con posterioridad al tratamiento, y valorando también, en segundo lugar, mediante la realización de audiometrías conductuales, los cambios que puedan registrarse en los umbrales auditivos en el oído tratado, no solo en las frecuencias de tono puro evaluadas, sino también en el umbral de conciencia del habla «Speech Awareness Treshold» (SAT), y en el umbral de recepción del habla. Dado el interés despertado por este estudio desde sus inicios, Regeneron ha optado por publicar algunos resultados preliminares hace algo menos de dos meses. En su publicación, la empresa anuncia conclusiones positivas, seguras y eficaces en su primer paciente, un niño de menos de dos años de edad, afectado de hipoacusia profunda congénita por mutación en el gen OTOF. Según esta publicación, y como consecuencia de la primera inyección intracoclear de DB-OTO, el niño experimentó mejora en sus respuestas auditivas en la sexta semana post-tratamiento, que se registraron tanto en audiometrías conductuales como en potenciales evocados auditivos de tronco cerebral (PEATC). Por otra parte, no se registraron efectos secundarios nocivos del tratamiento en la sexta semana.  Gracias a los avances experimentados en la biotecnología y la investigación genética, actualmente se ensayan numerosas terapias que podrían revolucionar la medicina tal y como hoy la conocemos. La publicación de MIT Technology Review arroja resultados similares. Una niña de seis años de edad que reside con su familia en Dongguan, China, parece haber conseguido oír por primera vez, en palabras de su madre, después de someterse a esta terapia génica, liderada en este caso por Yilai Shu, cirujano y científico de la Fudan University de Shangai. Aparentemente, el estudio chino incluye a unos 10 niños que actualmente estarían en seguimiento. Shu presentó sus resultados con los primeros cinco niños tratados en China en el último Congreso de la European Society for Gene and Cell Therapy, celebrado en Bruselas a finales de octubre. Según sus datos, cuatro de los niños recuperaron audición en el oído tratado, y uno de ellos no lo hizo, quizá debido a una inmunidad preexistente al tipo de virus que se inoculó para transmitir nuevo ADN al organismo.  Por otra parte, Shu considera, a la vista de los resultados obtenidos, que el tratamiento puede ganar en potencia y eficacia, si bien la audición de estos niños mejoró de forma significativa (de no oír nada con intensidad inferior a 95 dB, a oír sonidos en 50-55 dB, prácticamente la intensidad de conversación). Todo lo descrito hasta el momento en este artículo no es más que la punta del iceberg; los expertos aíslan diariamente más y más genes relacionados con la hipoacusia, los estudios genéticos se realizan con gran precisión y rapidez, y las compañías y grupos de investigación relacionados con terapias génicas y biotecnología multiplican sus esfuerzos para hacer que las terapias génicas en seres humanos se hagan realidad más pronto que tarde. Los resultados de estos primeros experimentos ya están sobre la mesa. Evidentemente, los estudios descritos en este artículo se encuentran en una fase inicial y no mostrarán resultados realmente concluyentes y extrapolables hasta el año 2030, aproximadamente. Pero las perspectivas son alentadoras; este tratamiento pionero parece mostrar sus primeros resultados positivos en casos de neuropatía auditiva con una etiología concreta, pero con toda probabilidad se realizarán en los próximos años (y de hecho ya se han iniciado), réplicas de este ensayo que tratarán de aplicar terapias génicas en otras muchas patologías de origen genético, que sin duda alguna, tendrán repercusiones sin precedentes en el ámbito de la medicina. Referencias BRITISH SOCIETY OF AUDIOLOGY. Recommended Procedure: Assessment and Management of Auditory Neuropathy Spectrum Disorder (ANSD) in Young Infants.British Society of Audiology Professional Guidance Group. (2019).Bathgate (UK): British Society of Audiology. From https://www.thebsa.org.uk/. CAÑETE S, Óscar. Neuropatía auditiva, diagnóstico y manejo audiológico. Rev. Otorrinolaringol. Cir. Cabeza Cuello [online]. 2009, vol.69, n.3. GOMES, Maria & BARBOSA, Ana & TEMPLADO, Sheila & TOMÉ, David. (2023). Early diagnosis of Auditory Neuropathy in children: a systematicreview. Rev SALUS - Revista Científica da Rede Académica das Ciências da Saúde da Lusofonia. 5. Myriam GonzálezAudióloga / Audioprotesista CV Autor Licenciada en Pedagogía y Máster de Logopedia. Técnico Superior en Audiología Protésica. Especializada en Audiología Infantil y Evaluaciónde los trastornos del PAC en RV Alfa Centros Auditivos.Docente en el Máster de Audiología de laUniversidad Europea Miguel de Cervantes.

Escuchar bien ¿la mejor ayuda para comenzar la vida?

Una audición sana es insustituible para que los niños puedan desarrollarse mental y socialmente de forma normal. Por lo tanto, los padres tienen la tarea de detectar y tratar la pérdida de audición lo antes posible. Incluso en el caso de los niños con audición normal, se debe prestar atención a un manejo cuidadoso de la propia audición para prevenir la pérdida de audición posterior debido a la contaminación acústica excesiva. Detección auditiva para recién nacidos: oír bien desde el principio La pérdida de audición es el trastorno sensorial congénito más común. Cuanto antes se trate, mayores serán las posibilidades de curación y las probabilidades de que los niños afectados se desarrollen de forma saludable sin que se vean afectados por su pérdida de audición. Para poder garantizarlo, los recién nacidos tienen derecho legal al llamado cribado auditivo neonatal. Este examen, realizado inmediatamente después del nacimiento, determina si un niño oye bien, lo que es crucial para el desarrollo de la primera infancia y, sobre todo, para la adquisición del idioma. El cribado auditivo del recién nacido se mide mediante la audiometría del tronco cerebral. Para ello, se pegan unos pequeños electrodos en la frente, el cuello y las mejillas del bebé o se utiliza un aparato con electrodos integrados. Si el dispositivo mide una reacción cerebral al sonido, el oído medio, el caracol auricular, el nervio auditivo y la parte inferior de la vía auditiva están intactos.  Este examen es indoloro para el bebé e incluso se puede realizar cuando está dormido.  Los padres escuchan para sus hijos Precisamente porque los bebés aún no pueden confirmar por sí mismos si escuchan algo o no, se requiere una mayor atención de los padres sobre posibles señales de alarma en los primeros meses de vida. Por ejemplo, si el niño no se dirige a una fuente de ruido, como puede ser un sonajero, o no reacciona a las palabras que se le dedican directamente, los padres deben examinar la audición de su hijo. Incluso más tarde, la atención auditiva sigue siendo una tarea importante de los padres al educar a sus hijos mayores en un manejo responsable de las situaciones que comprometan su audición, evitando el ruido excesivo. A más tardar en la adolescencia, los progenitores deben informar a los niños sobre el daño que provoca en sus oídos el exponerse a música fuerte durante horas sin protección auditiva y qué auriculares son los adecuados para escuchar música con su teléfono inteligente. También deben hablar con ellos sobre el tema de la pérdida de audición para que estén sensibilizados sobre cómo tratar con personas con discapacidad auditiva de todas las edades. Los recién nacidos tienen derecho legal al llamado cribado auditivo neonatal que determina si un niño oye bien, lo que es crucial para el desarrollo de la primera infancia. Lista de verificación De 0 a 6 meses. Si los niños no buscan contacto visual en los primeros seis meses de vida o no reaccionan a fuentes de ruido o situaciones de sonidos fuertes, puede ser un signo de pérdida de audición. El balbuceo también es una prueba reveladora, ya que los bebés prueban su voz en los primeros meses de vida emitiendo este tipo de sonidos. De 6 a 12 meses. Si el balbuceo se deja después de unos seis meses, esto también puede indicar una pérdida de audición. Otros indicios preocupantes en esta línea podrían ser la falta de gestos o si el niño no extiende la mano hacia las cosas. De 12 a 18 meses. Durante este período, los niños suelen hablar palabras individuales, comunicarse con gestos y expresiones faciales y señalar cosas, personas u otros seres vivos. Una vez más, si el pequeño no lo hace, la pérdida de audición puede ser la causa. De 18 a 24 meses. Si tiene un vocabulario de menos de 50 palabras o habla entre los 24 y los 30 meses todavía de forma incomprensible y sin oraciones de al menos dos palabras, los oídos podrían estar afectados de alguna forma. Si nos encontráramos en uno o varios de estos supuestos, no hay que asustarse. Una visita al otorrinolaringólogo da la seguridad necesaria y aclara si el niño realmente tiene pérdida de audición. El especialista determinará qué pruebas auditivas se deben realizar para ayudar en el diagnóstico. Audífonos para niños pequeños Un desarrollo normal dentro de la fase sensible de la maduración de la audición después del nacimiento solo es posible a través de una estimulación acústica suficiente. Por esta razón, para todos los trastornos auditivos, la adaptación del audífono debe realizarse en los primeros meses de vida. La adaptación en la infancia difiere significativamente de la de los adultos en muchos aspectos. Para registrar con precisión el tipo, el grado y el curso del trastorno auditivo, son necesarios procedimientos de prueba auditivos exhaustivos y extensos antes de que se pueda comenzar con la adaptación. Estos incluyen procedimientos como la audiometría refleja y conductual, así como mediciones que registran el rendimiento del oído medio, el oído interno y la vía auditiva. Todos estos procedimientos se pueden utilizar ya en la infancia. La prescripción de audífonos, generalmente, se realiza para ambos oídos. No obstante, existen otras opciones además de las prótesis auditivas tradicionales. Alternativas a los audífonos para niños Si un niño sufre una pérdida de audición severa o está al borde de la sordera y el tratamiento con audífonos no es suficiente, entonces un implante coclear (CI) es una buena opción. Los pequeños con pérdida auditiva cuyas células ciliadas en la cóclea, en el oído interno, están ausentes o dañadas, con un implante coclear pueden oír bien porque salvan la parte dañada del oído interno que ya no funciona. Incluso para los niños que padecen entumecimiento congénito y en los que no hay un nervio auditivo o está defectuoso, existen soluciones como los denominados implantes de tronco cerebral. Además de los implantes auditivos, los dispositivos de conducción ósea también pueden ser una alternativa adecuada. En estos el sonido se transmite a través del hueso del cráneo directamente al oído interno. Se llevan detrás de la oreja y generan vibraciones en lugar de sonido, lo que evita el oído externo y medio. Para los niños con malformaciones externas, como en la aurícula, los dispositivos de conducción ósea son, a menudo, la única forma de permitir la atención auditiva. Entre varios modelos, los hay que se pueden usar como una práctica diadema. La atención por parte del profesional de la audición incluye el asesoramiento sobre la selección, la adaptación y entrega de audífonos y accesorios para niños, así como la realización del seguimiento posterior (incluido toda la información necesaria, los ajustes, etc.), reparaciones y mantenimiento. A más tardar en la adolescencia, los progenitores deben hablar con los niños sobre el daño que provoca en sus oídos el exponerse a música fuerte y sensibilizarles sobre cómo tratar con personas con discapacidad auditiva. Riesgo de exposición al ruido de los escolares Ya en la infancia, la contaminación acústica cotidiana puede tener graves consecuencias. Según un estudio del Centro Médico de la Universidad Erasmus de Rotterdam, una exposición excesiva al ruido conduce a la pérdida de audición en uno de cada siete escolares.  El nivel de ruido diario al que están expuestos los niños en su vida escolar cotidiana es alto, no solo debido a la música demasiado fuerte de los auriculares y los reproductores de MP3, sino también en las aulas donde se alcanzan máximos de 85 decibelios, un nivel de ruido que puede causar daños duraderos si se mantiene durante un período de tiempo largo. A menudo, en las escuelas se debe a la mala acústica de las aulas antiguas, que resuenan muy fuerte. Pero incluso los grandes frentes de ventanas y las paredes lisas pueden reflejar el sonido y exceder el límite recomendado. Prevenir la pérdida de audición en los niños Para evitar daños auditivos, se debe prestar más atención a la prevención del ruido en la vida escolar cotidiana para promover la concentración y un mayor rendimiento. Varias instituciones ya ofrecen proyectos para reducir el ruido en las escuelas. Sin embargo, esto no resulta fácil por lo que debemos tratar de que, al menos, el hogar ofrezca un entorno tranquilo en el que los oídos puedan recuperarse. La elección de los auriculares utilizados por los niños también es importante. Su nivel de presión sonora debe limitarse a 85 decibelios. Los auriculares sin la marca GS pueden alcanzar hasta 110 decibelios, es decir, tan solo 10 decibelios por debajo del umbral del dolor. Además, los auriculares sobre la oreja son más adecuados para la audición infantil y existen modelos con cancelación activa de ruido ambiental que lo absorben con micrófonos pequeños y lo controlan, de forma que se puede escuchar música sin ser molestado y con un volumen más bajo, incluso en el autobús escolar. Es importante tomar conciencia de que el cuidado del sentido de la audición a través de la prevención del ruido debe comenzar lo suficientemente temprano.

¿Qué papel juega la familia en la terapia auditiva?

Es por todos conocida la importancia del trabajo interdisciplinar para el éxito en la intervención y evolución de nuestros pacientes. Trabajar en contacto con otros profesionales es enriquecedor, en esos intercambios de información, todos ganamos. Se deben diseñar programas individualizados, centrados en el niño, teniendo en cuenta que en el entorno cotidiano es donde se desarrollan las habilidades. Como terapeuta que trabaja la hipoacusia y las dificultades que resultan de un desorden de procesamiento auditivo, las derivaciones y opiniones de otros profesionales como audiólogos, psicólogos, neurólogos, otorrinolaringólogos, orientadores, terapeutas ocupacionales, etc., además de recurrentes, constituyen una imperante necesidad que, por fortuna, es parte intrínseca del día a día. El poder de la coordinación ha sido demostrado en multitud de estudios, pero ¿qué sucede con las familias? El objetivo de este artículo es incitar a la reflexión ¿de qué manera contribuyen padres, cuidadores y hermanos?, ¿participan en este trabajo en equipo? Esta cooperación es fundamental, pues no se trata únicamente de contestar preguntas en una anamnesis inicial, ni de ser acompañantes que esperan en una sala mientras su hijo, madre o hermano realiza su sesión semanal dentro de una consulta; tampoco de ser los encargados de aportar informes (cuya claridad puede resultar elusiva) de un profesional a otro. La participación activa de la familia en la terapia es esencial para la mejora de los pacientes que presentan desafíos. El diagnóstico de hipoacusia en un núcleo familiar es un jarro de agua fría, un golpe de realidad que da comienzo a una dura etapa donde conviven el duelo y la puesta en marcha de la familia que inicia la búsqueda de centros y de especialistas que la ayuden. Se deben diseñar programas individualizados, centrados en el niño y en su familia, teniendo en cuenta que en el entorno cotidiano es donde se desarrollan las habilidades. Los padres, en las sesiones, aprenden técnicas y estrategias que ponen en práctica en sus rutinas. La Asociación Americana del Habla, Lenguaje y Audición (ASHA) aconseja a las familias que se concentren en las interacciones diarias con su hijo. Hablar, cantar, jugar y leer libros juntos son formas sencillas pero enormemente efectivas de mejorar las aptitudes sociales y de comunicación. Estas actividades son las que, de hecho, enriquecen el desarrollo del cerebro del niño. Unos padres empoderados adquieren conocimientos sustanciales sobre la tecnología auditiva; sus hijos van a ser portadores de prótesis auditivas durante el resto de su vida, por lo que los progenitores requieren información sobre el mantenimiento de los mencionados dispositivos, uniendo a esto la percepción sobre la importancia del uso de la conectividad. Nuestra labor como profesionales es promover los procesos donde las familias ganan la información y la experiencia necesarias para la toma de decisiones. Así, terminan por alcanzar conocimientos sobre audiología y audición, tales como aprender a interpretar una audiometría, entender cómo es la burbuja auditiva de sus hijos o saber si tiene acceso a la escucha incidental. Con mi experiencia he podido comprobar que son las familias las que solicitan a los audiólogos que se realicen pruebas verbales a distintas intensidades, siendo conscientes de la importancia de la audibilidad en todas las frecuencias del habla, interiorizando los beneficios que aporta el uso de micrófono remoto cuando la situación de escucha no es favorable. Nuestra labor como profesionales es promover estos procesos donde las familias ganan información y experiencias necesarias para la toma de decisiones. En la práctica clínica, se comprueba cómo estos cuidadores fomentan el desarrollo comunicativo del niño en todas las interacciones, crean ambiente de aprendizaje y se aseguran de que la comunicación familiar sea accesible para el niño. La logopedia va mucho más allá de hacer repetir a los niños colores en tarjetas o realizar onomatopeyas de animales: debe haber aprendizaje significativo, y esto sucede cuando sus responsables toman parte en el proceso. La familia es uno de los motores de la intervención, y no solo en el caso de los infantes, los niños de más edad, adolescentes y adultos que se enfrentan a diferentes retos y precisan de terapia logopédica, necesitan a su entorno en forma presente e implicados durante todo este trámite y su evolución. Independientemente de la edad, la familia brinda un entorno de apoyo emocional, lo que es crucial para la seguridad y la motivación del paciente. Los niños y preadolescentes que acuden a la consulta tras un diagnóstico de trastorno de procesamiento auditivo, generalmente, son alumnos que presentan problemas de aprendizaje, que experimentan una gran discordancia entre el esfuerzo que realizan y los resultados que obtienen. Ante esta circunstancia se pone de manifiesto la perplejidad de los padres que, con frecuencia, han acudido, de manera previa, a varios especialistas y que llegan, generalmente, sin comprender qué le sucede a su hijo y que, además, tienen muchas dudas sobre la terapia que va a comenzar, algo que, como terapeutas, debemos dilucidar explicando en qué consiste el procesamiento auditivo y cómo afecta al desempeño en el lenguaje, la comunicación y el aprendizaje. ¿Cómo podríamos llevar esto a cabo de la manera más efectiva? Promoviendo la participación de los padres en las sesiones. He podido observar durante años de práctica profesional, que ya en las primeras semanas, los padres comprueban que de forma común sus hijos presentan dificultades para entender en situaciones de ruido, no discriminan fonemas acústicamente similares, no son capaces de recordar lo que escuchan, etc. Es vital que entiendan lo que está pasando y la clave pasa por saber cómo ayudar a sus hijos, algo que se realiza idóneamente en las sesiones, donde adquieren e implementan métodos de juego, comunicación y lectura. Por último, mencionar a los pacientes adultos, personas con audífonos o implantes, que se enfrentan a sesiones de entrenamiento auditivo en las que trabajan para ayudar a paliar los efectos adversos que provoca una pérdida auditiva. En estos casos, sin lugar a dudas, se aconseja, de igual modo, rotundamente, la involucración de la familia. Que los familiares comprendan qué es la hipoacusia, las dificultades que conlleva y los efectos negativos que esta genera en la seguridad y autoestima del paciente, les ayudará a capacitarse para poner práctica estrategias que puedan ayudarles. Como conclusión, la intervención logopédica no se limita a las sesiones programadas en la consulta, sino que resulta transcendente la relación entre el especialista y la familia, que debe estar basada en el respeto, en la confianza mutua y la comunicación abierta. Independientemente de la edad, la familia brinda un entorno de apoyo emocional, lo que es crucial para la seguridad y la motivación del paciente. Cuando la familia se convierte en un socio activo en la terapia, se abre la puerta a un futuro de comunicación exitosa.

Verificación y validación como garantía de éxito en una adaptación

¿Son la verificación y la valoración parte de tu protocolo de adaptación? Según L. Jorgensen*, estas medidas son necesarias para proporcionar el más alto nivel de atención protésica. En el siguiente artículo hablamos de COSI, un cuestionario de validación sencillo y personalizado a través del cual los audiólogos pueden mejorar sus estrategias de asesoramiento y venta. *Jorgensen LE. Verification and validation of hearing. 1 Benjamin-McKie, Angela (2006). The Use of Illustrations as an Adjunct to Administration of the COSI with Aging Patients. Seminars in Hearing, 27(4), 330–336. doi:10.1055/s-2006-954861. 2 Hallenbeck, S. Going for the Goal: Relating COSI Goals to Features and Benefits Steve Hallenbeck. www.audiologyonline.com El objetivo de la adaptación de audífonos es reducir la percepción de discapacidad resultante de la pérdida de audición. En Audiología coexisten dos procesos que permiten conocer si este objetivo se ha conseguido: la verificación y la validación de las adaptaciones protésicas. Ambos son necesarios y no excluyentes pues evalúan el resultado de la adaptación poniendo el foco en dos aspectos fundamentales diferenciados. A menudo, estos procesos se confunden. Para S. Hallenbeck la verificación responde a la pregunta: ¿está funcionando la tecnología?; la validación, por su parte, lo haría a: ¿proporciona la tecnología adaptada el beneficio esperado? La verificación responde a la pregunta ¿está funcionando la tecnología?; la validación, por su parte, lo haría a ¿proporciona la tecnología adaptada el beneficio esperado? El proceso de verificación es de carácter objetivo e incluye la evaluación de aspectos físicos, electroacústicos y psicoacústicos de los audífonos. Se lleva a cabo a través de medidas en oído real y pruebas a campo libre. El proceso de validación analiza la eficacia de la adaptación. Nos ayuda a conocer si la amplificación proporciona al paciente beneficio, en relación a su capacidad para percibir y comprender el habla. La verificación garantiza de forma objetiva que el dispositivo cumple con las especificaciones y funciona según lo previsto, mientras que la validación pone el foco en la perspectiva y la percepción del paciente sobre el éxito del tratamiento. Proporciona una garantía de calidad de que se satisfacen sus necesidades. Ambas herramientas se consideran elementos fundamentales de un protocolo de buenas prácticas para la selección y adaptación de audífonos, pues numerosos estudios concluyen que implementar estas mediciones en la práctica clínica reduce el número de visitas de ajuste, el número de audífonos devueltos y aumenta la satisfacción del paciente. ParaL. Jorgensen*, estas medidas son necesarias para proporcionar el más alto nivel de atención protésica. Como avanzábamos en las primeras líneas, la validación de una adaptación protésica es una medida subjetiva que permite conocer el beneficio, la satisfacción y la disminución de la discapacidad que percibe el paciente con el uso del audífono. La principal herramienta del proceso de validación son los cuestionarios. Hasta 1997, en Audiología se contaba con una batería considerable de cuestionarios de validación para detectar las consecuencias de las dificultades auditivas. Estos utilizaban listas preestablecidas de situaciones susceptibles de presentar dificultad. Se pedía al paciente que identificara aquellas situaciones que fueran problema para él y que determinara la dificultad antes y después de la adaptación. Este tipo de cuestionario se denomina de validación indirecta. Fig. 1 Localización del módulo de cuestionario en la página principal de la ficha de paciente de NOAH. Son genéricos, no proporcionan información sobre el grado de importancia de la situación para el paciente y, en ocasiones, no reflejan toda la variedad de posibles situaciones problemáticas vividas por los usuarios. Ante este escenario, en ese año, Dillon et al. en colaboración con National Acoustic Laboratories, desarrollaron COSITM (Client Oriented Sacale Of Improvement). COSITM es una herramienta clínica que permite documentar las necesidades auditivas del paciente. A diferencia de los anteriores cuestionarios, los ítems no están predefinidos, sino que centra el objetivo en el propio paciente, en sus necesidades. Se enmarca dentro de los cuestionarios denominados de validación directa. El proceso de verificación es de carácter objetivo e incluye la evaluación de aspectos físicos, electroacústicos y psicoacústicos de los audífonos. Es fácil integrarlo en el proceso de anamnesis pues ayuda a indagar de forma personalizada la manera en que la pérdida auditiva dificulta la vida del paciente. Su alta fiabilidad test- retest, lo hace especialmente interesante para el uso en la rutina clínica en Audiología (Dillon et al 2010). De cómodo acceso, pues lo podemos encontrar en el módulo «Cuestionario» de NOAH, queda registrado en la ficha del paciente permitiendo su revisión de forma rápida tras la adaptación. Pero hay otras ventajas añadidas al uso del cuestionario COSITM. Su implementación en la fase inicial, rellenarlo y determinar las situaciones en las que quiere oír mejor, genera que el paciente reflexione y analice sus dificultades. Este proceso, en ocasiones, les permite tomar más conciencia de la existencia de una discapacidad. Las situaciones auditivas consideradas por los pacientes como importantes gracias a COSITM son categorizadas, cuantificadas y priorizadas. Esta información será relevante para el audiólogo en la toma de decisiones  respecto a las características de la prótesis recomendada, accesorios y ajuste de las herramientas del audífono. El proceso de asesoramiento sobre la gama o accesorios va a verse reforzado con la aportación de este registro, pues la justificación de las características del modelo propuesto se basará en las situaciones descritas como problemáticas por el propio paciente. La administración del cuestionario COSI se realiza en dos fases, una inicial de «identificación de situaciones de escucha problemáticas» y una segunda de «seguimiento y evaluación de la mejora» en dichas situaciones, tras la adaptación. Fase INICIAL. «Identificación de situaciones específicas de escucha» (Identification of Specific Listening Situations). En la primera fase, implementada durante la anamnesis, se insta al paciente a reflexionar y describir las cinco situaciones más relevantes en las que requiere mejorar su audición a través de la adaptación de audífonos. En esta fase, se debe alentar al paciente a ser «específico». Imaginemos un paciente que expresa una situación típica: «quiero oír mejor cuando hay ruido de fondo». Ante esta respuesta hay muchas interpretaciones posibles, tantas como situaciones ruidosas (en la calle, en la oficina, en un restaurante, etc.) y el audiólogo no podrá resolver esas situaciones con las mismas herramientas.Por el contrario, si nos detalla «quiero entender mejor los domingos en las comidas familiares cuando nos juntamos en el restaurante», nos dará una respuesta más específica y aportará información más concreta de la necesidad del paciente.  Una vez identificadas las cinco situaciones más importantes en las que el paciente espera mejorar su audición deben ser clasificadas en orden de relevancia del 1 al 5, siendo la situación clasificada como número 1 la más importante. Esta clasificación puede ser de utilidad cuando se está eligiendo la opción de rehabilitación más apropiada. El audiólogo debe ser consciente de su papel de guía para que el usuario sea capaz de enumerar cinco situaciones personalizadas utilizando las preguntas correctas: La validación pone el foco en la perspectiva y la percepción del paciente sobre el éxito del tratamiento y proporciona una garantía de calidad en cuanto a que se satisfacen sus necesidades. Ejemplo 1  – «No entiendo a los niños. – ¿A qué niños no entiende y en qué situación suele encontrar esa dificultad? – No entiendo a mi nieto Rubén cuando viene a verme». Al indagar específicamente en la situación, el registro en COSITM será diferente: «No entiendo a los niños» vs «No entiendo a mi nieto Rubén». Ejemplo 2  – «Me cuesta entender en bares y acabo aislándome. – ¿En qué contexto suele ir a los bares y con quién? – Tomo café con mis amigas tres tardes a la semana». El registro que finalmente hará en COSITM pasará de ser «No entiendo en bares» a «No entiendo cuando tomo café con mis amigas». Algunos pacientes pueden tener dificultades para definir 5 situaciones. Los expertos indican que si esto ocurre, es preferible tomar el tiempo para determinar 2 o 3 situaciones personalizadas, antes que forzar un registro de cinco genéricas. Fig. 2 Ejemplo de registro inicial de COSI, 5 situaciones clasificadas en orden de importancia del 1 al 5. Fase II. «Evaluación de la mejora y habilidad de escucha final» (Assessment of Improvement and Final Listening Ability). Tras la adaptación de los audífonos se vuelve a revisar el registro COSI, una vez se da por finalizado el proceso. El audiólogo debe interrogar al paciente acerca del grado de cambio en la habilidad para escuchar en cada una de esas cinco situaciones especificadas en la Fase I. La hoja de registro final conlleva dos registros: «Valoración del Cambio» El paciente deberá contestar a la siguiente frase por cada una de las situaciones: «gracias a mis nuevos audífonos yo ahora oigo…». — Peor. — No hay diferencia. — Ligeramente mejor. — Mejor. — Mucho mejor. «Capacidad final» En segundo lugar, se pide al paciente que califique su habilidad final para oír en las 5 situaciones específicas. «Oigo satisfactoriamente…». — 10% Casi nunca. — 25% De vez en cuando. — 50% La mitad de las veces. — 75% Muchas veces. — 95% Casi siempre. Imaginemos un usuario que, previo a la adaptación de audífonos, ha expresado su necesidad de corregir los efectos de su hipoacusia, pues necesita escuchar a su hijo si llora en la cuna y entender a su jefe unos metros más allá de su mesa, que tiende a hablar con voz suave y girado hacia el lado contrario. Finalizado el proceso de verificación de forma satisfactoria, es decir, habiendo logrado una coincidencia entre el objetivo prescrito para corregir su hipoacusia y lo medido en pruebas REM, ¿podríamos asegurar que el usuario oye a su bebé en la cuna o entiende a su jefe en las circunstancias descritas? Con el proceso de verificación se confirmará que se han alcanzado los objetivos de ganancia prescritos, pero no sabremos si las necesidades del paciente han sido satisfechas si no realizamos el proceso de validación. El uso de COSITM al finalizar la adaptación para valorar los resultados, abrirá la posibilidad de proponer soluciones si la validación no es satisfactoria. Estas soluciones pueden pasar por cambiar la gama del audífono si la escogida no soluciona las situaciones relevantes, proponer accesorios de conectividad que permitan llegar donde los audífonos no pueden ayudar más, equipos de FM o aplicar una intervención más allá de la adaptación, como la indicación de entrenamiento auditivo y rehabilitación. Fig. 3 Registro COSI una vez finalizada la adaptación. Finalmente, permitirá cerrar esa última visita con un refuerzo positivo. No es inusual encontrar pacientes inicialmente reacios a la adaptación que tras un período de prueba nos transmiten «estoy mejor, pero no me ayuda tanto como esperaba». Repasar con ellos las situaciones señaladas inicialmente y la realidad actual genera un espacio de toma de conciencia de las ventajas de los audífonos: aumenta el grado de satisfacción cuando constatan la mejoría en esas situaciones. Hasta 1997, en Audiología se contaba con cuestionarios de validación que utilizaban listas preestablecidas de situaciones genéricas susceptibles de presentar dificultad. Con relación a la importancia de cuestionarios como COSITM en el proceso de adaptación H. Adams concluye que, la validación implica medir el grado en que se han alcanzado los objetivos del tratamiento desde la perspectiva del paciente. Diferencia entre los cuestionarios de validación indirecta, como HHIE y APHAB, y las medidas de validación directa. De acuerdo a Adams, los primeros miden el beneficio percibido, pero es posible que no capturen completamente la importancia relativa que los pacientes atribuyen a situaciones de comunicación específicas descritas en los cuestionarios. Sin embargo, las medidas de validación directa como COSITM están diseñadas para identificar las situaciones de comunicación que causan la mayor frustración a los pacientes y las que están más ansiosos por resolver. Al evaluar el grado en que estas situaciones críticas se perciben como resueltas después del tratamiento, estas medidas proporcionan una validación del éxito de la intervención.  En conclusión, tras tomar conciencia de la necesidad de incorporar procesos de verificación y validación en nuestros protocolos, COSITM se plantea como un cuestionario de validación de sencilla aplicación y excelente utilidad tras familiarizarse con los registros y una vez se aprende a realizar las preguntas guiadas. Además, se ha desarrollado una versión adaptada a niños, denominada COSI-C. Esta versión no está incluida en el módulo de cuestionario de NOAH, pero es de descarga abierta en la página web de NAL: https://www.nal.gov.au/wp-content/uploads Las situaciones auditivas consideradas por los pacientes como importantes gracias a COSITM son categorizadas, cuantificadas y priorizadas, y esta información ayudará al audiólogo en la elección de la prótesis recomendada. Sonia BajoAudióloga / Audioprotesista CV Autor: Técnico Superior en Audiología Protésica. Diplomada en Logopedia. Habilitación Tinnitus & Hyperacusis Therapy MC. Experta en Acúfenos e Hiperacusia, tratamiento TRT, en RV Alfa Centros Auditivos. Docente en el Máster de Audiología Universidad Europea Miguel de Cervantes.