Los ruidos pueden afectar a la salud cardíaca

y aumentar el estrés