Home / A fondo  / Enfoque multidisciplinar en el tratamiento del acúfeno

Enfoque multidisciplinar en el tratamiento del acúfeno

El tinnitus y su variable psicológica

La mayoría de nosotros hemos percibido en algún momento sonidos que no proceden de ninguna fuente externa, conocidos como acúfenos o tinnitus. Según datos de Davies & Rafie (2000), el 10% de la población general refiere la presencia de acúfeno, siendo incapacitante en un 1-3% de los casos. Cuando ocurren de forma temporal y rápidamente desaparecen, no les damos importancia; pero comienzan a ser una preocupación cuando no se desvanecen y la persona se obsesiona con su presencia. En muchos de estos casos, su tratamiento requiere un abordaje multidisciplinar, basado en tratamiento médico, audiológico y/o psicológico.

La mayoría de individuos que perciben acúfenos de forma crónica, sin necesidad de acudir a ningún especialista, se adaptan al sonido de manera que este trastorno no es un impedimento para seguir su vida con normalidad. No quiere decir que en ellos la intensidad del acúfeno sea menor, pues no existe una relación directa entre el grado de molestia y la intensidad del mismo. De hecho puede ocurrir que, al tratar alguna patología más severa, se esté a la vez eliminando indirectamente el origen del acúfeno (pérdida auditiva temporal, alteraciones en la ATM, ansiedad, depresión…).

Cuando se desconoce la causa del acúfeno, como ocurre en la mayoría de los casos, y no se puede abordar su tratamiento directamente desde el origen, lo normal es intentar al menos reducir los efectos negativos que provocan en la vida de la persona que los presenta. En estos casos o bien se refiere al paciente para que sea valorado por un equipo multidisciplinar a fin de determinar cuál es la mejor opción para esa persona (tratamiento médico, audiológico, psicológico o varios de los anteriores); o bien se utilizan instrumentos para el manejo del acúfeno que animan a los pacientes a decidir cómo quieren tratar su tinnitus eligiendo entre las distintas opciones.

El papel del psicólogo  

Aunque hasta hoy ningún tratamiento ha demostrado ser totalmente eficaz contra los acúfenos, dentro del abordaje multidisciplinar, el psicológico juega un papel fundamental. Cuando el acúfeno genera pensamientos obsesivos sobre el mismo y genera consecuencias en la vida cotidiana, es habitual derivar a estos pacientes a someterse a la Terapia Cognitivo Conductual (TCC). Eso sí, no todos los pacientes que perciben acúfenos se benefician de esta terapia, sino que será el terapeuta el profesional que valore la idoneidad de la TCC para esa persona en cuestión. Según numerosos estudios como el de Andersson, Vretblad, Larsen & Lyttlens (2001), el uso de esta terapia ha demostrado un incremento de la tolerancia al acúfeno y una reducción de la molestia en los pacientes.

Por otro lado, existe variabilidad en cuanto a los efectos que los acúfenos provocan en los individuos, pero en general puede aparecer (de menor a mayor severidad) dificultad para la concentración y el trabajo, irritabilidad, cambios en la personalidad, pérdida de confianza, inhibición social, alteraciones de memoria, problemas para conciliar el sueño, ansiedad, depresión e incluso llegar hasta el suicidio. Y es que parece muy clara la influencia del acúfeno en el estado emocional de la persona; lo que podría explicar el hecho de que sean más frecuentes en el oído izquierdo ya que el hemisferio derecho es el dominante al analizar las emociones.

¿En qué consiste la TCC?  

La TCC es un tipo de tratamiento psicoterapeútico que ayuda a los pacientes a entender que los pensamientos y sentimientos influyen en su comportamiento. Esta terapia fue originalmente desarrollada para la depresión pero posteriormente se fue aplicando en el tratamiento de otras alteraciones como el insomnio, el dolor crónico y la ansiedad. En el caso de los acúfenos el objetivo no es reducir la intensidad del mismo, sino que persigue que la persona se adapte a los sonidos y así reducir o eliminar los efectos mencionados en el párrafo anterior que le impiden llevar una vida con normalidad. El terapeuta trata que la persona comprenda los mecanismos de atención y de memoria que están implicados en la percepción del acúfeno y, a través de ejercicios, reducir la atención que el paciente presta a estos sonidos internos. Conjuntamente paciente y psicólogos trabajan los pensamientos, sentimientos y comportamientos perjudiciales que se manifiestan por los acúfenos, tratando de cambiarlos desde una visión positivista.

Al aplicar la TCC el profesional tiene que hacer una valoración lo más integral posible de la persona y conocer el grado de molestia de los acúfenos. En este sentido, se han descrito numerosos test para valorar el nivel de molestia o incapacidad del paciente debido al acúfeno y algunos de ellos son: Tinnitus Severity Questionnaire (Axelsson, Coles, Hazell, Lutman, 1989); Tinnitus Reaction Questionnaire (Wilson, Henry, Bowen Haralacumbous, 1991); Tinnitus Handicap-Support Questionnaire (Erlandson, Hallberg, Axelsson, 1992) y Tinnitus Handicap Inventory (Newman, Jacobson, Spitzer, 1996). El profesional, además de considerar el estado físico y mental en el que se encuentra la persona, tiene que valorar los distintos instrumentos y elegir los que va a administrar en cada momento. También ha de contar con la motivación del paciente para que siga las indicaciones de la terapia y así conseguir los mejores resultados posibles.

A la reestructuración cognitiva frente al acúfeno, objeto de la terapia, se sumarán técnicas de relajación y exposición a las situaciones difíciles de forma gradual (por ejemplo, cuando hay silencio absoluto es cuando muchos pacientes perciben el acúfeno más acusado y ésta sería una de las situaciones a las que enfrentarse). Por otro lado, hay cambios en el estilo de vida que pueden mejorar la percepción del acúfeno, así como también existen algunos factores que podrían aumentarlo y por ello debieran evitarse: exposición a ruidos fuertes, ingesta excesiva de alcohol, tabaco y otras drogas, exceso de cafeína y algunos medicamentos de los que sería recomendable consultar al médico especialista. Por último, entre otras recomendaciones, a muchos pacientes les resulta de gran ayuda el poder hablar con personas que están en su misma situación o incluso hacer terapia de grupo compartiendo experiencias. Existen numerosas asociaciones y otras entidades específicas para personas que tienen acúfenos, por lo que animamos a los afectados a que se acerquen a las mismas ya que podrán ser informados por profesionales y pacientes que comparten la misma lucha.

revistagacetaudio@gmail.com

Revista Gaceta Audio

Puntúa
SIN COMENTARIOS

COMENTAR ARTÍCULO

Política de Confidencialidad y Uso de cookies

Aviso legal. Política de Privacidad y Seguridad. Para continuar es necesario ACEPTAR nuestra Política de Confidencialidad descrita en este AVISO, en vigor desde el 25/05/2018. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de Confidencialidad y cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies