Devolución de audífonos

23/03/2022 | Comparte:
Autor/a: Sonia Bajo. AUDIÓLOGA Y AUDIOPROTESISTA.

Devolución de audífonos tras el período de prueba

Existen múltiples factores por los que los pacientes, tras un período de prueba de los audífonos, los devuelven. Los datos extraídos de los estudios sobre el tema indican que la tasa de devolución oscila entre el 4-8% si bien algunos llegan a situar esta tasa en el 16%. La prueba de un audífono implica un coste en horas de trabajo y recursos. Estos costes son asumidos por el centro audiológico mermando los beneficios que las adaptaciones exitosas aportan. Otro costo adicional, no menos importante, es el deterioro de la confianza en este tipo de soluciones auditivas.

©Natus

Algunos de los motivos de devolución no dependen de la intervención del audiólogo; por ejemplo, la reticencia por el estigma aun cuando la prueba fue satisfactoria. Otros (esperemos que los menos) derivan de fallos en la selección y/o proceso de adaptación de los audífonos. Gracias a la formación que los laboratorios ofrecen sobre sus productos y a los avances tecnológicos en las herramientas objetivas y subjetivas de adaptación, cada vez encontramos menos errores de este tipo.

Pero en este artículo vamos a centrar nuestra atención en aquellas devoluciones en las que ni el estigma, ni los motivos económicos, ni los errores de programación son la causa de la devolución. En porcentaje, no son los motivos que más se aluden al devolver los audífonos.

Jong et al. y Kasewurm estudiaron las razones principales de las devoluciones hallando que el motivo principal era «una mejora auditiva por debajo de lo esperado y dificultades para el uso de los audífonos debido a la amplificación de los ruidos (propia voz, sonidos de ambiente…)».

¿Cómo es posible este resultado negativo tras el correcto trabajo del audiólogo? Si se ha realizado un estudio completo, cumplido el protocolo de adaptación incluyendo pruebas de verificación objetivas (REM) y una valoración funcional satisfactoria, ¿qué parte del proceso ha fallado para que el paciente sienta que su audición no mejora lo esperado y/o no lo quiera usar por la cantidad de ruido que escucha cuando lo utiliza?

«A menudo las devoluciones se producen por la manera en que nos hemos comunicado e interactuado con los pacientes», apunta Gyl Kasewurn. «Estableciendo una comunicación correcta con el paciente, podemos prevenir un buen número de devoluciones y al mismo tiempo tener pacientes más satisfechos. Las devoluciones se verán significativamente reducidas haciendo un ajuste apropiado de las expectativas del paciente […] y proporcionando el mejor counseling posible tras la adaptación».

Pero ¿a qué se refiere cuando dice «la manera en que nos hemos comunicado con el paciente»?
De acuerdo a los datos de T. Jung et al. el motivo más frecuente (32%) por el que se devuelven los audífonos es su «ineficacia». No consiguen lo que se espera de ellos: no cumplen las expectativas.
Es fundamental, para que no se produzcan devoluciones, gestionar las expectativas de forma correcta. Para conseguirlo, tal y como apunta Kasewurn será necesario establecer una comunicación efectiva con el paciente, más allá de las protocolarias preguntas de anamnesis como, por ejemplo, momento de aparición de la hipoacusia, antecedentes familiares o si tiene dificultades para oír por teléfono.

Si queremos gestionar las expectativas del paciente debemos conocerlas y dirigir las interacciones durante las visitas iniciales a este fin. Nuestro objetivo al adaptar un audífono, no debe ser tan solo restablecer su audición. Nuestro propósito deberá centrarse en resolver los problemas que la pérdida auditiva genera en su vida con todas las herramientas que tenemos en nuestra mano: prótesis auditivas, accesorios de conectividad, entrenamiento auditivo y asesoramiento al paciente y su familia sobre estrategias de comunicación para generar entornos auditivos favorables.

Con este fin, parece buena idea incluir dentro de la entrevista inicial con el paciente preguntas similares a estas:
— ¿Cómo le gustaría/espera que los audífonos le ayuden?
— ¿Qué situaciones que provoca su hipoacusia desea que puedan resolverse con la adaptación de audífonos?
— ¿Qué situaciones auditivas de su día a día elude por causa de su dificultad para oír?
— ¿Cuáles son las situaciones auditivas más importantes que quiere solucionar?
Conociendo las respuestas a estas preguntas podremos ajustar expectativas proporcionando «a priori» la información necesaria para que el paciente entienda cuáles se van a cumplir, qué otras van a necesitar de ayudas complementarias (por ejemplo, accesorios de conectividad) incluso cuáles no va a ser posible resolver, explicando siempre con claridad los motivos por los que no se van a poder solucionar. Esta información debe estar sustentada en un estudio audiológico exhaustivo que nos proporcione la información necesaria para conocer las respuestas a estas preguntas.

No habrá decepción respecto al resultado obtenido si el paciente antes de la adaptación entiende hasta dónde va a poder llegar con los audífonos y qué impide que se puedan solucionar otras situaciones. También asumirá como parte del proceso, la propuesta de accesorios de conectividad si antes de la adaptación le hemos explicado porqué es probable que aun con audífonos necesite esa ayuda extra.

Muchos pacientes acuden a la consulta del audiólogo pensando que la simple compra del audífono va a solucionar sus problemas auditivos y piensan que esa solución va a ser rápida e instantánea. Si la gestión de expectativas no se realiza de forma correcta y permitimos que el paciente se vaya a casa con sus nuevos audífonos y estas ideas no gestionadas, es más probable que sienta que los audífonos no le permiten «mejorar lo esperado», especialmente en hipoacusias donde la discriminación máxima posible no llega al 100%.

En resumen, si queremos que los pacientes no devuelvan los audífonos «por no sentir la mejoría esperada», tenemos que proporcionar la información necesaria para que sus expectativas se ajusten a la realidad de sus posibilidades auditivas.

La segunda razón aludida como motivo de devolución fueron «las dificultades para el uso de los audífonos debido a la amplificación de los ruidos» (23,4%). De nuevo ante esta evidencia cabe analizar qué hay detrás de esta percepción del paciente. Si hemos realizado una adaptación correcta, verificada objetivamente con medidas REM, si los audífonos están ajustados de acuerdo con los métodos prescriptivos seleccionados, ¿por qué el paciente siente que oye demasiados ruidos, hasta el punto de desestimar el uso de audífonos? La respuesta más común a esta pregunta es sencilla: no se ha ofrecido al paciente un correcto asesoramiento sobre el proceso de «aclimatación» que vivirá hasta adaptarse a su «nueva audición».

¿A qué llamamos proceso de aclimatación? P. Dawes lo define como «la mejora con el tiempo del resultado con audífonos, a medida que los usuarios aprenden a hacer un uso óptimo de los patrones alterados de la entrada auditiva».
El cerebro de las personas con hipoacusia necesita tiempo para adaptarse a todos los sonidos que ha olvidado debido a la deprivación auditiva. Esto incluye el sonido de su propia voz y buena parte de sonidos ambientales que nos rodean especialmente los de alta frecuencia.

Dawes define el proceso de adaptación a los audífonos como un proceso de «afinación atencional». El cerebro de una persona normoyente ignora los sonidos de fondo audibles constantemente presentes en su día a día. En las personas con hipoacusia de larga duración esos sonidos de fondo son inaudibles o muy suaves.
Tras la adaptación de un audífono por primera vez se restaura la audibilidad y el usuario vuelve a percibir estos sonidos de fondo. El cerebro presta una atención consciente a estos sonidos «que enmascaran» las señales que interesan al paciente (enmascaramiento informativo). Este proceso de aclimatación ineludible, debe ser explicado al paciente con detalle.

©Natus

Con el paso del tiempo (período de adaptación o aclimatación) el cerebro del paciente aprenderá a realizar un cribado de los sonidos que constantemente le llegan y a ignorar el ruido de fondo. Una vez esto suceda:
— Las tasas de reconocimiento de habla mejorarán.
— La percepción de su propia voz se normalizará.
— Será autoconsciente de la reducción paulatina de la molestia que le producían inicialmente esos sonidos.
— Los sonidos de fondo dejarán de ser foco de atención consciente y pasarán a un segundo plano.
— El paciente notará más eficacia en discriminación con ruido de fondo.


Volviendo sobre la cita inicial de Gyl Kasewurn: «A menudo las devoluciones se producen por la manera en que nos hemos comunicado e interactuado con los pacientes. Estableciendo una comunicación correcta con el paciente, podemos prevenir un buen número de devoluciones y al mismo tiempo tener pacientes más satisfechos. Las devoluciones se verán significativamente reducidas haciendo un ajuste apropiado de las expectativas del paciente […] y proporcionando el mejor counseling posible tras la adaptación».

La relevancia del counseling tras la adaptación es tan importante como el inicial para gestionar las expectativas si queremos evitar la devolución del audífono. Entidades como la ASHA y la BSA introducen este proceso de asesoramiento como parte imprescindible del protocolo de adaptación. Este asesoramiento debe proporcionar al paciente:
— Información sobre el proceso de adaptación que va a afrontar, incluyendo
• Descripción sobre cuáles serán sus sensaciones iniciales y porqué se producirán.
— Autofonía
— Ruido de fondo
— Sonidos al masticar o tragar
— Audición metálica
• Explicación de cómo estas sensaciones irán perdiendo protagonismo con el uso del audífono.
• Protocolo de adaptación recomendado por el audiólogo. Es buena idea entregar una copia por escrito de este protocolo, adaptado a las características de cada paciente.
— Información sobre mantenimiento y limpieza de los audífonos. Es preciso instruir al paciente en la limpieza y mantenimiento para evitar experiencias negativas durante el período en el que está decidiendo. Un filtro obstruido durante ese tiempo de prueba, sin haber recibido las instrucciones para solucionarlo, puede generar sensación de inseguridad sobre la eficacia del audífono.
— Explicación sobre por qué una vez finalizado el proceso de aclimatación, es importante usar los audífonos tanto como sea posible. El paciente debe entender que un uso discontinuo de los audífonos prolongará de forma indefinida el periodo de adaptación hasta el punto de impedir que finalmente se adapte a ellos. Solo con su uso continuado podrá conseguir los mejores resultados.
La prueba de los audífonos es una práctica muy extendida. Esta revisión de los motivos principales que fundamentan las devoluciones propone una toma de conciencia sobre la relevancia de acompañar estas pruebas con la información apropiada dedicando el tiempo necesario de información y formación al paciente para asegurar el éxito del proceso.

©Oticon

A la vista de lo expuesto en los estudios aludidos, como audiólogos debemos replantearnos prácticas ampliamente extendidas, como pruebas a primeros usuarios a los que se invita a salir del centro con los audífonos puestos o dejar a criterio del paciente el uso que realice de los audífonos durante la prueba. Quizás sea conveniente revisar nuestros protocolos de anamnesis para asegurarnos de que nos permiten investigar de forma exhaustiva lo que esperan los pacientes de la adaptación para poder gestionar correctamente las expectativas.

También cabe revisar los protocolos de aclimatación que proponemos tras la adaptación, a la vista de su relevancia para el éxito de la prueba. No podemos olvidarnos de la excelente información que el registro de datos de los audífonos nos brinda para conocer la manera en que los usuarios han realizado ese proceso de adaptación.

©MED-EL

Finalmente, no puedo dejar de compartir una reflexión importante sobre la «prueba de audífonos» de Kasewurm. Muchos audiólogos ofrecemos un periodo de prueba o hablamos a los pacientes de «probar» los audífonos durante un tiempo determinado. Para ella, este tipo de discurso puede sentar las bases de la devolución. Si hablamos de «probar» implícitamente asumimos la posibilidad de que el paciente no mejore con la adaptación de los audífonos.

Durante las «pruebas» el paciente no se implica económicamente y puede que tampoco haya un compromiso real para intentar oír mejor. Quizás sólo quieran poder decir que lo han intentado, sin que haya habido en ningún momento un compromiso emocional real para intentar mejorar su situación auditiva.

Al mismo tiempo estas pruebas «sin costo» pueden trasladar la creencia de que nuestro trabajo y esfuerzo no tienen valor.
Kasewurn promueve sustituir estos periodos de prueba por «garantías de satisfacción». De esta manera el compromiso del paciente con el proceso será firme. También sugiere establecer un cargo en caso de devolución por el tiempo empleado y los instrumentos utilizados. Al informar al paciente de los motivos del cargo, estaremos poniendo en valor nuestro trabajo.


Referencias bibliográficas

Dawes P, Munro KJ, Kalluri S, Edwards B. Acclimatization to hearing aids. Ear Hear. 2014 Mar-Apr;35(2):203-12. doi: 10.1097/AUD.0b013e3182a8eda4. PMID: 24351612.
Victory, Joy. FAQ´S Hearing Aid Adjustment Period. 2020 ttpps://www.healthyhearing.com/ report/53210-New-hearing-aids-faq
Kasewurm, Gyl. «Only you can prevent hearing aid returns: how to cut down on returns while improving customer satisfaction.» The Hearing Review, vol. 19, no. 5, May 2012, pp. 38+. Gale AcademicneFile, link.gale.com/apps/doc/A350601392/AONE?u=googlescholar&sid=sitemap&xid=f0c47d5d. Accessed 2 Mar. 2022
Hong JY, Oh IH, Jung TS, Kim TH, Kang HM, Yeo SG. Clinical reasons for returning hearing aids. Korean J Audiol. 2014;18(1):8-12. doi:10.7874/kja.2014.18.1.8
American Speech-Language-Hearing Association (n.d.). Hearing Aids for Adults (Practice Portal). Retrieved month, day, year, from www.asha.org/Practice-Portal/Professional-Issues/Hearing-Aids-For-Adults/


sonia-bajo-autor-GA

CV Autor:
Sonia Bajo
Audióloga y Audioprotesista
Diplomada en Logopedia.
Habilitación Tinnitus & Hyperacusis Therapy MC.
Experta en Acúfenos e Hiperacusia, tratamiento TRT, Audiología Infantil y Tercera Edad en RV ALFA Centros Auditivos y Logopedia.
Docente en el Máster de Audiología de la Universidad Europea Miguel de Cervantes.

Publicado en:
GA #43

1 comentario en “Devolución de audífonos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

DANAVOX lanza Boreal, la nueva dimensión de audífonos para ambientes ruidosos

El proyecto DANAVOX está en el foco del mercado. Un año después de su presentación en Madrid, audioprotesistas de toda España han apostado por la marca. Uno de los compromisos DANAVOX con los profesionales de la audición es el de acercar el producto de última generación al profesional, con audífonos recargables y no recargables a medida, con diferenciación en algunos formatos, aplicaciones de manejo, teleaudiología y software propio. Así, DANAVOX cuenta con cuatro gamas de audífonos y, consecuentemente, con una segmentación de prestaciones y precios: Alya, Barani, Anthe y klar, a la que ahora se va a añadir la marca Boreal. En el primer trimestre de 2023, Alya va a implementar los nuevos DANAVOX Alya intras y BTE. Estos nuevos intras recargables han sido concebidos para un uso diario prolongado del paciente. Su carcasa, fabricada a medida del canal auditivo del usuario, cuenta con una conectividad fácil, incluido el teléfono manos libres, llamadas FaceTime para iPhone y iPad, y transmisión directa del sonido a iPhone y iPad o smartphones Android™. Sus baterías tienen una gran capacidad, de manera que incluso los usuarios más conectados se pueden olvidar de cargar sus audífonos durante todo un día de uso. Con un nuevo y potente microprocesador, Boreal aporta mejores prestaciones en inteligibilidad de las conversaciones en ambientes ruidosos. Y, para quienes quieren volver a oír como antes de usar audífonos, pero que nadie sepa que los llevan, la marca danesa extiende esta tecnología a un formato CIC. El nuevo DANAVOX Boreal La nueva ayuda auditiva de DANAVOX se llama Boreal. Ha sido diseñada para que, ya desde el primer ajuste, los pacientes tengan la mejor atención auditiva que hoy es posible. Con un nuevo y potente microprocesador, Boreal aporta más y mejores prestaciones en cuanto a inteligibilidad de las conversaciones en ambientes ruidosos, además de una notable reducción del ruido. La ayuda auditiva cuenta con el soft-ware de ajuste propio Be More, que acaba de estrenar su versión 1.15 y con la app homónima que permite diferentes funcionalidades, como la teleaudiología o el control de los audífonos. Otra de las grandes bazas de DANAVOX es la exclusividad territorial, que evita al audioprotesista las molestas comparaciones con otros centros, favoreciendo la explotación comercial y propiciando, a través de diferentes ventajas, una experiencia de compra distinta para los usuarios, como por ejemplo con al programa Happy Users. La política de precios DANAVOX es coherente además de disruptiva en su aplicación al usuario final, e incluye súper-garantías de hasta cinco años. También como beneficio, el nuevo DANAVOX ofrece formación para el audioprotesista en áreas clave: sobre el negocio, Audiología Clínica o producto y software. Todas estas propuestas le dan forma a una marca diferente, y se complementan con el programa DANAS, único en el mercado y que ningún otro competidor ofrece, consistente en la moneda virtual de DANAVOX para reinvertir en el crecimiento del cliente. «Contamos con una tecnología puntera, respaldada por el Grupo GN, y con todo el dinamismo, la versatilidad y la flexibilidad que una marca pequeña, pero muy viva, es capaz de aportarle al profesional de la audición», concluye Alfonso Ríos, director comercial de DANAVOX.

Todo lo que pensabas sobre los audífonos, ha cambiado

¿Qué pasa si cogemos lo mejor de los audífonos de ReSound y los auriculares Jabra más modernos? Ahora, nuestra tecnología auditiva más avanzada, en forma de audífono recargable, hecho a medida. Que tenemos como resultado el nuevo diseño de ReSound, que fusiona la tecnología más avanzada de ReSound con una nueva forma que hace que no se parezca al resto de audífonos, pero que sí se adapta al oído de cada paciente. Comodidad durante todo el día Se ajusta a las necesidades de cada paciente y podrá llevarlo todo el día sin molestia alguna. Impermeable y a prueba de sudor Diseño con certificación IP68 y con nano protección, por dentro y por fuera, para facilitar la limpieza y el mantenimiento. Gracias a que cuentan con la máxima protección posible los audífonos están protegidos del sudor, polvo, lluvia… Diseño y estilo para cada forma de vida Una de las mejores cosas de este audífono es que está hecho para que encajen perfectamente en el oído de cada persona. Con la impresión del oído de cada uno, ReSound fabrica un audífono personalizado. Tus pacientes podrán usar mascarilla, gafas, casco y cualquier otro objeto sin que sus audífonos se muevan o caigan. Diseño con certificación IP68 y con nano protección, por dentro y por fuera, para facilitar la limpieza y el mantenimiento. Escuchar en ambientes ruidosos ¿Por qué estos audífonos pueden ayudar a tus pacientes a escuchar mejor? Los micrófonos están situados al principio del canal auditivo, localizan el sonido y se adaptan automáticamente a cada situación para ayudar a la persona a escuchar mejor. Conectado con el mundo Transmisión de llamadas, música y más, desde iPhone, iPad y teléfonos Android. Ultra Focus Con el programa Ultra Focus, de la app ReSound Smart 3D, tus pacientes tendrán el control en lugares ruidosos y podrán escuchar mejor su propia voz. Gama de colores Antracita / Beige claro / Beige / Marrón medio / Marrón / Marrón oscuro

Beltone Achieve, la mejor opción para la escucha en ruido

«Oigo, pero no entiendo bien cuando me hablan en sitios con ruido». ¿Cuántas veces has oído a tus pacientes decir esto? Y es que la principal queja de los usuarios de audífonos es precisamente esa, que no escuchan bien en ambientes ruidosos. ¿Y qué ha hecho Beltone? Escuchar a los usuarios y trabajar intensamente para conseguir mejorar la escucha en ruido. ¿Qué convierte a Beltone Achieve en la mejor opción de escucha en entornos ruidosos? Todo este trabajo ha dado como resultado, Beltone Achieve. Su principal mejora, con respecto a su predecesor, Beltone Imagine, es, precisamente, la inteligibilidad en estas situaciones. La mejora es sustancial en tres aspectos: El sistema direccional Los audífonos del mercado actual cuentan con sistemas direccionales que escanean el entorno en 360º, pero en planos horizontales. El sistema direccional de Achieve, como el sentido natural del oído, abarca las tres dimensiones. El mapa acústico del usuario de Achieve es mucho mayor, y, por lo tanto, más fiel a la realidad. Velocidad de procesado instantánea La velocidad de procesado de Achieve es «simplemente instantánea», explica Manuel Yuste, director de producto de Beltone. Las decisiones que adopta el audífono en cuanto a reconocimiento del entorno son inmediatas, favoreciendo una mejora en la audición. El foco de la conversación Beltone Achieve cierra tanto el foco de la conversación, que le permite al usuario localizar exactamente a qué persona quiere escuchar, y, a continuación, atenuar el ruido ambiental con una mejora en la relación señal / ruido de 4,5 dB con respecto a las generaciones de audífonos anteriores. Beltone Achieve cierra tanto el foco de la conversación, que le permite al usuario localizar exactamente a qué persona quiere escuchar. Patrón Direccional Adaptable Bilateral Avanzado (AABB) Gracias al nuevo Direccional Adaptable Bilateral Avanzado se mejora la fuente de sonido frontal al adaptarse a las fuentes de sonido estacionarias. Se aplica, de manera automática, cada vez que la estrategia de escucha del paciente utiliza un foco direccional binaural, es decir, que se sirve de ambos oídos. El programa Ultra Foco 2, de Beltone Achieve, está disponible en la app Beltone HearMax.

Cómo tratar con éxito la hiperacusia unida a la hipoacusia

En numerosas ocasiones hemos hablado sobre la importancia del counseling a la hora de realizar adaptaciones. Se trata de un recurso que nos ayuda a ganarnos la confianza del paciente en nuestro trabajo y en el tratamiento que le estamos ofreciendo. Vamos a partir de un caso real en el que logramos revertir la situación de escepticismo generada en un afectado al mismo tiempo por hiperacusia e hipoacusia, después de varios años de infructuosa búsqueda de una solución para su dolencia. Si la adaptación de audífonos en pacientes con hipoacusia plantea grandes retos, cuando incluimos en la ecuación hiperacusia, el audiólogo posiblemente se pregunte si el proceso finalizará de forma satisfactoria o tan solo va a generar muchas horas de trabajo, para lo que, a todas luces, será una devolución. Sin embargo, esta combinación no es una situación poco común. En 2021 Jing Reng et al. publicaron una revisión de datos de prevalencia de la hiperacusia analizando estudios de los últimos 30 años. En ella, encontramos que la incidencia de la hiperacusia en la población general es del 6,8 % frente al 19,4% en pacientes con hipoacusia. Si nos centramos en la población que presenta hiperacusia, encontramos que el 83% padece hipoacusia. En resumen, un 19,4 % es un porcentaje notable. A continuación, se analizará un caso complejo de estas características con el fin de revisar las claves para afrontar estas adaptaciones con confianza. En abril de 2022 L.S. acudió a consulta con una carta de derivación de su ORL que resumía la situación: hipoacusia neurosensorial moderada asociada a la edad, acúfenos-no problema e hiperacusia con afectación severa de dos años de evolución. La hipoacusia había sido diagnosticada en 2018 si bien nunca se había tratado ya que no suponía un problema a juicio del paciente. El objeto de la consulta era el tratamiento de la hiperacusia por ser el síntoma más incapacitante: no salía de su casa desde hacía meses y la convivencia con su propia familia resultaba complicada. La TRT establece un orden de actuación: primero se trata la hiperacusia con terapia sonora para desensibilizar la vía auditiva y tras esto se realiza la adaptación. Se realizaron las pruebas de evaluación pertinentes en un caso de estas características: Anamnesis: tras la revisión de los aspectos de la anamnesis convencional, se pasó anamnesis específica de TRT para hiperacusia. Audiometría tonal y umbrales de molestia (UCL). THI Inicial (Tinnitus Handicap Inventory). Puntuación: 6. Afectación leve - no afectación THS (Test de Hipersensibilidad al Sonido- GÜF): Puntuación: 34. Grado muy severo. Categorización del paciente de acuerdo a la TRT: Categoría 4: hiperacusia como síntoma más incapacitante, con acúfenos-no problema (por lo que no deben ser tratados) e hipoacusia. Exacerbación de los síntomas tras exposición al sonido. COSI (The Client Oriented Scale of Improvement). COSI es un cuestionario de evaluación que permite documentar las necesidades de la persona con relación a su capacidad auditiva. Se pidió al paciente que enumerara las situaciones más relevantes en su vida que se veían condicionadas por su dificultad auditiva. Las situaciones descritas fueron: 1. «Cuando me hablan y hay otros ruidos además de la voz». 2. «La TV. Los propios ruidos que se oyen de la TV me tapan la voz que me interesa (presentador etc.)». 3. «Cuando estamos comiendo en casa, los ruidos de los platos, los cubiertos, son tan molestos que me impiden entender lo que habla mi familia». Al contestar al COSI, el paciente expresó que los problemas indicados en el cuestionario no se los generaba su hipoacusia sino que, en las situaciones escogidas, su molestia a los sonidos le impedía entender. Tras realizar la evaluación, se percibía al paciente alterado e irritado. Comentó que estaba en la consulta arrastrado por su familia, porque no podía seguir así y les estaba afectando también a ellos. Sin embargo, se mostraba convencido de que no se podía hacer nada para ayudarle, ya que así se lo habían confirmado algunos especialistas. Solo el último le había explicado que existía la posibilidad de tratarlo y por ello había accedido, aunque dudaba que fuera posible, pues llevaba dos años así y cada vez estaba peor. La revisión de los informes ORL aportados por el paciente revelaron que desde 2018 se le había prescrito adaptación protésica y en la mayoría se le daban indicaciones para el manejo de la hiperacusia. La TRT establece un orden de actuación en los casos de estas características: inicialmente tratar la hiperacusia con terapia sonora para desensibilizar la vía auditiva. Una vez se observe mejora de los umbrales de molestia, realizar la adaptación de audífonos para corregir la hipoacusia. No se contempló tratar los acúfenos pues el paciente estaba habituado a ellos y no eran un problema. ¿Cómo se le explica a una persona con hiperacusia que la solución a su problema pasa por la amplificación de los sonidos con audífonos? Como comentábamos al inicio, este tipo de adaptaciones suponen un desafío. Se trata de pacientes complejos, que habitualmente se encuentran en un estado emocional delicado por lo que están padeciendo. Se muestran escépticos si, como en este caso, han realizado múltiples consultas esperando «una solución médica» que no ha llegado. Añadido a esto, si los pacientes con hipoacusia muestran reticencia a la adaptación ¿cómo se le explica a una persona con hiperacusia que la solución a su problema pasa por la amplificación de los sonidos con audífonos? La clave para el tratamiento de estos pacientes es realizar la anamnesis con especial énfasis en obtener la información que permita hacer el counseling necesario. La primera clave para el tratamiento de estos pacientes es realizar la anamnesis con especial énfasis en obtener la información que permita hacer el counseling necesario para que confíe en nosotros y en nuestra propuesta de tratamiento. Esto ya supone un reto en el día a día, cuando se pretende que confíen en nuestra indicación sobre audífonos. En esta situación, además, es fundamental detectar los argumentos no reales comentados por el paciente, sus necesidades específicas y los pensamientos irracionales que, dada la situación, ha desarrollado. En el caso expuesto, fue fundamental proporcionar a L.S. información clara y entendible que explicara: — Por qué se desarrolla hiperacusia y su relación con la lesión que le produjo hipoacusia. —Cómo las medidas que había adoptado de aislamiento de los sonidos con el uso de tapones y su encierro en casa estaban perpetuando el síntoma. —La relación entre la molestia específica que siente ante sonidos agudos y su hipoacusia con caída en frecuencias agudas de años de evolución. — De qué manera la hipoacusia no tratada estaba empeorando la situación. En este caso fue clave revisar sus respuestas al cuestionario COSI y aclarar que era su hipoacusia la que generaba los problemas de comunicación y no su menor tolerancia a los sonidos. — El papel que jugaba la intervención del sistema nervioso autónomo en las respuestas de molestia y dolor que percibía, poniendo el énfasis en los motivos por los cuales los sonidos del día a día, aun cuando los percibiera como molestos, no lesionarían su oído ni su cerebro. Estos argumentos son comunes a la mayoría de los pacientes de hiperacusia e hipoacusia. La segunda clave será, entonces, transmitir esta información de forma efectiva, entendible y ajustada a las características de cada persona para que confíe en nosotros y en el proceso. Tenemos que ser capaces de contrarrestar sus dudas, desconfianzas y reticencias con nuestra información y argumentos, mostrando seguridad en lo que hacemos y explicamos. El paciente será capaz de dar los pasos que le proponemos solo si logramos que confíe en nosotros. En esta sesión inicial se dieron pautas para que realizara enriquecimiento sonoro (tener alguna fuente de sonido constante, eludiendo el silencio total y evitando el uso de tapones) y se propuso la adaptación de dos audífonos pasadas tres semanas, inicialmente para realizar terapia sonora de desensibilización y, posteriormente, cuando fuera posible, para proporcionar amplificación y corregir la hipoacusia. Pasadas tres semanas, asistió a la consulta para comenzar, en principio, la terapia sonora de sensibilización con programa de generador con audífonos sin amplificación y en adaptación abierta. Al preguntarle sobre la evolución en esas semanas, explicó que había dejado de usar tapones, había hecho enriquecimiento sonoro con varios dispositivos e intentado no aislarse en su cuarto. Le había sorprendido la facilidad para llevar a cabo estas medidas si bien al inicio lo había pasado muy mal. Sin embargo, planteó de nuevo su frustración al no ser capaz de entender y repetía argumentos como «yo no entiendo por la hiperacusia, si no la tuviera oiría bien». Tras repasar de nuevo parte del contenido del consejo terapéutico del inicio, se programaron los audífonos con función de generador, utilizando adaptadores estándar abiertos. En el momento en que se adaptaron, expresó dudas sobre la capacidad para comunicarse en presencia del sonido del generador. Concluimos que la angustia por no entender iba a interferir en el proceso que pretendíamos implementar (desensibilización) por lo que finalmente se optó por un adaptador más cerrado para proporcionar amplificación, que aun lejos de los objetivos, ayudara a contrarrestar la hipoacusia. Se puso especial énfasis en realizar un uso progresivo durante la primera semana hasta alcanzar el uso continuado durante todo el día. Criterios de hiperacusia:Umbrales de disconfortal sonido.Goldstein 1996< 90dBHLen 2 ó másfrecuencias entre 0,25-8 kHz.Jastrebof. 2000< 100dBHL en 2 ó másfrecuencias entre 0,25-8 kHz En este momento, el paciente volvió a mostrarse irritado y escéptico sobre el papel que «su pequeña hipoacusia» podía jugar en no entender, por lo que se le pidió que entrara en la cabina para realizar pruebas verbales a campo libre con y sin audífonos. Tras comprobar la ayuda que obtenía, su actitud hacia los dispositivos cambió y a partir de este momento mostró absoluta confianza en el proceso. Fueron necesarias tres citas de seguimiento en las cuales, de forma paulatina, el paciente dejó de centrar su discurso en la molestia por los sonidos y pasó a hablar de las mejoras que necesitaba en la amplificación. Una vez realizada la adaptación, se le instó a recuperar sus salidas fuera de casa al ritmo que él marcara para que no le produjera malestar y se sintiera confiado. En los contactos telefónicos que se mantienen entre citas con los pacientes de este perfil, él mismo propuso dejar de usar el programa de amplificación y generador al sentirse cómodo con los sonidos de alrededor y centrarse en escuchar todo. Hay que contrarrestar las dudas del paciente y su reticencia con nuestros argumentos, mostrando seguridad en lo que hacemos y explicamos. Nos encontramos pues, ante la tercera clave de este tipo de adaptaciones: hay que hacer un seguimiento exhaustivo y ser flexibles, adaptando los pasos generales a la particularidad de cada caso. De nuevo la escucha activa al paciente nos dará información sobre cómo conseguir el objetivo. En julio de 2022 L.S. asistió por última vez a consulta para revisión y evaluación (ver gráficas superiores): – Umbrales de molestia (UCL): – Marca gris: UCL abril 2022.Marca azul/roja: UCL julio 2022. Es clave hacer un seguimiento exhaustivo del paciente y ser flexibles, adaptando los pasos generales a la particularidad de cada caso. COSI: el paciente clasificó la mejoría en las tres situaciones descritas como «mucho mejor», indicando que entendía correctamente en un 95%, tras la adaptación de los audífonos. Había retomado sus actividades deportivas y poco a poco se animaba a practicar actividades sociales que no realizaba hacía tres años. A la vista de los resultados se le propuso continuar con el plan de revisiones convencional para pacientes de hipoacusia. Es cierto que estas adaptaciones nos hacen afrontar desafíos que pueden generar estrés e inseguridad en determinados momentos, pero todo queda recompensado cuando uno comprende de qué manera la vida del paciente ha mejorado con nuestra intervención. La escucha activa al paciente nos dará información sobre cómo conseguirel objetivo. Referencias bibliográficas Prevalence of Hyperacusis in the General and Special Populations: A Scoping Review. Jing Ren, Tao Xu, Tao Xiang, Jun-mei Pu, Lu Liu, Yan Xiao and Dan Lai*. Front. Neurol.03-September-2021. Sec. Neuro-Otology.https://doi.org/10.3389/fneur.2021.706555 Evaluación de la incapacidad en pacientes con acúfenos. C. Herráiz, J. Hernández Calvín, G. Plaza, M.C. Tapia, G. De los santos. Acta Otorrinolaringológica Española,Volumen 52, Issue 6,2001, Evaluación de la hiperacusia: Test de hipersensibilidad al Sonido. C. Herráiz, G. de los Santos, I.Diges, R. Díez, J.M. Aparicio. Acta Otorrinolaringológica Española, Volumen 57. 2006. Dillon H, James A, Ginis J. Client Oriented Scale of Improvement (COSI) and its relationship to several other measures of benefit and satisfaction provided by hearing aids.J Am Acad Audiol. 1997 Feb;8(1):27-43. PMID: 9046067. Sonia Bajo CV Autor: Audióloga / Audioprotesista Diplomada en Logopedia. Habilitación Tinnitus & Hyperacusis Therapy MC. Experta en Acúfenos e Hiperacusia, tratamiento TRT, Audiología Infantil y Tercera Edad en RV Alfa Centros Auditivos. Docente en el Máster de Audiología de la Universidad Europea Miguel de Cervantes.