Home / El experto  / Tratamiento de la hiperacusia

Tratamiento de la hiperacusia

en un caso de Síndrome de Ménière

Tratamiento de la hiperacusia en un caso de Síndrome de Ménière diagnosticado

Jesús Millán Molla
Técnico Superior en Audiología Protésica
Director Técnico de Centro Auditivo Jesús

PALABRAS CLAVE
Enfermedad de Ménière, hiperacusia, hipoacusia, acúfeno, TRT.

Resumen

La enfermedad de Ménière (en adelante EM), descrita por primera vez por Prosper Ménière en 1861, es una afección del oído interno. La EM es una enfermedad idiopática y se trata de un trastorno multifactorial que puede cursar con mareos severos, vértigos acompañados de náuseas, vómitos, sensación de calor y cefaleas, acúfenos, pérdida de audición fluctuante, sensación de oclusión y autofonía, percepción de plenitud ótica y de presión y/o dolor en el oído. A pesar de que no se conoce claramente la causa de esta, se cree que su origen se encuentra en el desequilibrio que se produce entre la producción y reabsorción del líquido endolinfático en el oído interno, aunque el aumento de presión en la cóclea y los órganos vestibulares por acumulación de la endolinfa por sí solo no sería suficiente para darle respuesta a las características de esta enfermedad (1).

Aunque suele afectar a un solo oído, hay pacientes que desarrollan hipoacusia neurosensorial bilateral, como es el caso de la paciente que se trata en este texto.
El objetivo de este artículo es dar a conocer el caso de una paciente joven, diagnosticada recientemente de EM, el modo de proceder y el resultado obtenido en el corto plazo.

Anamnesis

Mujer de 33 años, acude al centro auditivo recomendada por su padre para tratar los acúfenos, la hiperacusia y la pérdida de audición.
La paciente fue diagnosticada de EM en Diciembre de 2017, después de sufrir tres crisis agudas de vértigos en una sola semana, y tras nueve años mostrando posibles síntomas de EM que habían aparecido en 2009 durante su primer embarazo (en este tiempo comenzó a percibir acúfenos en OD y fuertes mareos a diario). Durante dichas crisis sufrió mareos intensos con náuseas y vómitos que le impedían mantenerse erguida, junto con un aumento en la «sensación de pérdida de audición» en ambos oídos (no se le realizaron audiometrías en ningún momento) y un gran incremento en la intensidad de los acúfenos. Refiere que su acúfeno pasa de un oído a otro.

Desde que se le diagnosticó EM, está siendo tratada con fármacos para los problemas vestibulares, mostrando una gran mejoría. En nuestro caso comenzamos a tratar la pérdida de audición con audioprótesis (ORL recomienda adaptación monoaural en OI) y la hiperacusia y los acúfenos mediante TRT.

Estudio auditivo

El primer paso consiste en realizar un estudio completo. La paciente presenta una hipoacusia neurosensorial simétrica severa de primer grado, según BIAP, en ambos oídos. Acúfeno en OI de 20 dBHTL en 8 KHz (Umbral auditivo en 8 KHz = 70 dBHTL; Intensidad del acúfeno = 90 dBHTL). Y también presenta hiperacusia. La hiperacusia es tan intensa que apenas existe rango dinámico entre el umbral auditivo y el UCL (ver Tabla 1).

En el test THI obtiene una puntuación de 48 (Grado 3, afectación moderada) y en el test THS una puntuación de 21 (Grado 3, incapacidad severa). Nosotros insistimos en la necesidad de una adaptación binaural junto con terapia TRT y estimulación sonora, pero finalmente la paciente se decanta por una adaptación monoaural en OI además del tratamiento mediante TRT. El principal factor que influye en su decisión es el económico.

Adaptación audioprotésica y TRT

Durante la primera sesión se le adapta el audífono en OI, se dan indicaciones de manejo del audífono y la estimulación sonora mediante el programa específico y se realiza la primera sesión de asesoramiento. En el caso de un paciente con acúfeno e hiperacusia como este, el tratamiento de la hiperacusia es la prioridad, de ahí que las primeras medidas vayan encaminadas a que mejore durante los primeros días la tolerancia al sonido. El sonido le rodea y no tiene control sobre su entorno, por lo que tiene que aprender a habituarse, en primer lugar, a oír lo que no oía sin audífono y después a percibir los sonidos tal y como son, diferenciando qué sonidos son señales de amenaza y cuáles no lo son. Durante el asesoramiento se le hace ver a la paciente que aunque los sonidos le molesten (a cualquiera le molestan los sonidos fuertes pero no indistintamente de su intensidad), tiene que dejar de clasificarlos como «molestos» o «no molestos» para hacerlo como «amenazas» o «neutros». Además, forma parte del asesoramiento, una vez ha sido diagnosticada por el ORL, explicarle en qué consiste la EM, informar sobre cuáles son o pueden ser las causas de sus problemas auditivos, infundirle tranquilidad y desechar las ideas erróneas que haya podido crearse durante el tiempo en que ha estado sufriendo crisis incontroladas.

En la siguiente revisión tras dos días, la paciente nota un alivio, especialmente, en la audición. Comprobamos el tiempo de uso del audífono y del programa específico para estimulación sonora. Ella indica que le siguen resultando muy molestos los ruidos fuertes (lo cual es normal), pero se siente más segura y evita en mayor medida las situaciones desaconsejadas para su estado como aislarse del sonido o buscar lugares silenciosos. Solo han pasado dos días, pero con una primera sesión adecuada de asesoramiento y una adaptación audioprotésica apropiada nota mejoría. Debido a que el principal problema en este momento es la hiperacusia, se le insta a que vuelva a revisión después de unos días más para vigilar el proceso con cautela y se le recomienda que siga utilizando el audífono como hasta el momento.

En una tercera revisión se realiza una audiometría tonal liminar para ver si ha habido un cambio, ya que una de las características de la EM es la hipoacusia fluctuante, y una acufenometría. La audiometría muestra pequeños cambios, una caída de entorno a 10dBHTL entre 125HZ y 1KHz respecto a la inicial y una «mejoría» de entorno a 5dBHTL entre 2KHz y 8KHZ en ambos oídos, mientras el acúfeno sigue teniendo una intensidad de 20dBHTL. Durante esta revisión que tiene lugar solo nueve días después de la primera, la paciente se encuentra mucho más cómoda, utiliza el audífono un promedio de once horas diarias y, a pesar de que dispone de control de volumen, solo en contadas ocasiones lo utiliza. Ciertamente ha mejorado en general en todos los aspectos en solo tres sesiones muy próximas en el tiempo. Debido a la constatación de estos resultados, se decide que la siguiente sesión sea cuatro semanas después.

La paciente, en tan solo tres sesiones de TRT, ha mostrado una mejoría innegable. El tratamiento farmacológico está dando resultados desde el primer día y pese a que es poco tiempo verdaderamente, bien es cierto que la evolución que presenta hasta el momento sí que nos permite ofrecer un pronóstico muy positivo sobre cuál será la evolución de esta persona.

BIBLIOGRAFÍA

(1)
Pérez Carpena, P. y López-Escámez, J. A. Manejo del Paciente con Acúfenos 1ª Parte: Patología otoneurológica que cursa con acúfenos. Otras causas de acúfenos. Asociación Española de Audiología, 2017.

AUTOR

jesus-millan

Jesús Millán Molla

Técnico Superior en Audiología Protésica
Director Técnico de Centro Auditivo Jesús

revistagacetaudio@gmail.com

Revista Gaceta Audio

Puntúa
SIN COMENTARIOS

COMENTAR ARTÍCULO

Política de Confidencialidad y Uso de cookies

Aviso legal. Política de Privacidad y Seguridad. Para continuar es necesario ACEPTAR nuestra Política de Confidencialidad descrita en este AVISO, en vigor desde el 25/05/2018. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de Confidencialidad y cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies